Publicidad

Cataluña quiere su propia NASA: 18 millones de euros, dos nanosatélites y muchas preguntas encima de la mesa

Cataluña quiere su propia NASA: 18 millones de euros, dos nanosatélites y muchas preguntas encima de la mesa
71 comentarios

En los próximos cuatros años, la Generalitat de Cataluña invertirá 18 millones de euros en poner en marcha el "programa espacial catalán". "Nuestro objetivo es convertir Catalunya en un país digital, no sólo como consumidor sino también como productor de tecnologías digitales", ha explicado Jordi Puigneró, el conseller de políticas digitales mientras anunciaba la nueva estrategia NewSpace.

Entre 2020 y 2021, la futura agencia espacial catalana intentará poner dos nanosatélites en el espacio e impulsar la industria aeroespacial en la comunidad. Ya hay 2,5 millones licitados que quieren ser el primer paso de la creación de "una constelación" de media docena en cuatro años.

La nueva economía espacial

newspace

Según ha planteado el Conseller, la intención de la Generalitat es crear un programa que provea datos que permitan "la observación y seguimiento de los incidentes meteorológicos", "el control de cultivos y rebaños situados en lugares de difícil acceso como el Pirineo", "el análisis de la contaminación atmosférica" o "la monitorización de la capacidad de los embalses". La música suena bien, aunque habrá que leer atentamente la letra pequeña.

Bajo unos números muy interesantes (unos 1.200 puestos de trabajo y un retorno de 300 millones de euros en los próximos años), no está nada claro cómo un programa espacial catalán podría mejorar tecnológicamente los desarrollos que lleva a cabo la Agencia Espacial Europea y los proyectos que como Copernicus, Galileo o EGNOS forman parte de la Política Europea de la UE.

Como política industrial, la situación es distinta. El conseller lleva razón en que la industria espacial está en pleno crecimiento. "En los próximos 5 años está previsto que se lancen más de 3.500 satélites de este tipo" y, ahora mismo, el sector "crece a un ritmo del 20% anual hasta alcanzar una facturación de unos 4.000 millones de euros en 2025". Es posible que la jugada permita impulsar la industria aeroespacial catalana, aunque en una coyuntura como la actual todo está en el aire.

Por lo demás, ahora empieza un proceso de tira y afloja con el Gobierno y la Unión Europea. El mismo Puigneró ha pedido al ejecutivo nacional que "no imponga restricciones" al proyecto. "Las competencias del espacio en la zona donde orbitan los nanosatélites no son exclusivas del Estado, son como aguas internacionales", ha defendido antes de asegurar que esperaba "tener el apoyo del Estado y que no nos pase como en el pasado, que nos pusieron palos en las ruedas".

Imagen | Xavier Renau

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios