Valencia se suma a la energía de las olas: en 2023 estrenará un generador que le permitirá ahorrarse 16 toneladas de CO2 cada año

Valencia se suma a la energía de las olas: en 2023 estrenará un generador que le permitirá ahorrarse 16 toneladas de CO2 cada año
30 comentarios

“En 2023 las olas de esta ciudad se podrán utilizar no solo para hacer surf y disfrutar, sino también para generar energía eléctrica”. La frase, de Alejandro Ramón, concejal de Emergencia Climática y Transmisión Ecológica de Valencia, es probablemente el mejor eslogan para el proyecto en el que acaba de embarcarse la urbe levantina: la instalación de un generador de energía eléctrica que aprovechará las olas del mar para generar 130.000 kilovatios al año, suficientes, aseguran sus responsables, para que la ciudad vea reducida su producción anual de CO2 en 16 toneladas.

La iniciativa, bautizada Wave Energy Cenverter (WEC), cuenta con respaldo comunitario. De hecho, estará cofinanciada al 50% por el Ayuntamiento y la Unión Europea. Los planes del Consistorio valenciano pasan por lanzar la licitación de forma inmediata —a lo largo de las próximas semanas—, que las obras arranquen después del verano y que para 2023 el generador esté ya operativo. El dispositivo se situará en la zona norte del puerto de Valencia, en el conocido como “martillo de la Marina”, con el fin de aprovechar la fuerza de olas. El Puerto de la ciudad ha dado ya su "ok" a la instalación del sistema. En total el generador costará unos 495.000 euros.

Una energía que "se pierde y no se gasta"

Como detalla el propio Puerto, el dispositivo se situará en una zona donde las olas impactan sin obstáculos. "Tanto por la orientación como por la morfología del espigón exterior (espigón vertical), la reflexión de las olas sobre el propio muro vertical aumenta la altura de ola y por tanto la energía del oleaje. El dispositivo ocupará una superficie total de 105 m2, correspondientes a 77 m2 de superficie de terreno y 28 m2 de superficie de agua", precisan desde el organismo portuario.

“Valencia es una ciudad costera y esperemos que, en un plazo medio o largo, esa energía que se pierde y que no se gasta, que es la energía de las olas del mar, se pueda aprovechar para que la ciudad tenga una nueva fuente de energía renovable”, explicaba el viernes el responsable municipal de Emergencia Climática y Transición Ecológica: “Lo más positivo de la energía undimotriz es que resulta constante. Las olas tienen diferentes intensidades en verano y en invierno, pero este dispositivo permite una generación continua de electricidad”.

Valencia
Punto en el que se ubicará el proyecto WEC en el puerto de Valencia.

El sistema incluye un dispositivo, similar a un flotador, que se conectará a su vez a un brazo hidráulico. Su desplazamiento constante y repetitivo por el vaivén de las olas es el que permitirá generar la electricidad. La conocida como energía undimotriz ofrece una fuente renovable que se puede obtener de diferentes maneras, como las columnas de agua oscilante, los convertidores oscilantes, los atenuadores de superficie, las boyas de punto de absorción o los dispositivos de desbordamiento, entre otros sistemas. Aunque ambas están ligadas al mar es diferente de la mareomotriz, que se nutre de las mareas, no de las olas generadas por el viento.

Desde el verano de 2011 España acoge la primera planta de olas de Europa que comercializa la energía que genera: la Planta de Mutriku, en Guipúzcoa, dotada de 16 turbinas de aire comprimido que funcionan con una tecnología de “columna de agua oscilante” y generan una potencia de 296 KW. En otros puntos del planeta también han empezado a sacar partido de la undimotriz. Durante la propia presentación de Valencia se apuntó que en el mismo proyecto de investigación —el marco es MAtchUP H2020— participan países como Portugal, Reino Unido o China. En Estocolmo CorPower ha construido también un amplio banco de pruebas tras un proyecto de varios años.

Imágenes | Candi... (Flickr) y Ayuntamiento de Valencia

Temas
Inicio