ITER aplaca la desconfianza: así va el ensamblaje del reactor de fusión tras las exigencias de la Autoridad de Seguridad Nuclear
Energía

ITER aplaca la desconfianza: así va el ensamblaje del reactor de fusión tras las exigencias de la Autoridad de Seguridad Nuclear

A finales del pasado mes de febrero saltaron las alarmas. En ese momento vio la luz un comunicado oficial enviado varias semanas antes por Bernard Doroszczuk, que es el máximo responsable de la Autoridad de Seguridad Nuclear francesa (ASN), a Bernard Bigot, el director general de ITER, en el que le pedía no llevar a cabo el ensamblaje de los dos primeros sectores de la cámara de vacío en el interior del foso en el que irá alojado el reactor.

La cámara de vacío es un recinto de acero inoxidable gigantesco (pesará 8000 toneladas cuando esté terminada), y en cuyo interior tiene lugar la fusión de los núcleos de deuterio y tritio. Una de sus funciones más importantes consiste en actuar como primera barrera de contención de la radiación residual que no podrá ser retenida por el manto que recubre su interior. Es evidente que es un elemento crucial del reactor de fusión nuclear, por lo que su ensamblaje debe ser extremadamente minucioso.

Las primeras informaciones que vieron la luz defendían que la petición de Doroszczuk había sido motivada por la identificación de una deformación estructural en los dos sectores de la cámara de vacío. Esa alteración parecía haber sido ocasionada durante la manipulación de los sectores en las fábricas de Corea del Sur e Italia en las que fueron producidos, y, según el máximo responsable de ASN, debía ser corregida antes de llevar a cabo su ensamblaje en su ubicación definitiva.

Este paso es irreversible, por lo que es vital que los sectores de la cámara de vacío se amolden escrupulosamente a las especificaciones para garantizar que la radiación será confinada tal y como han previsto los diseñadores de ITER. Cuando nos hicimos eco de esta noticia Fusion for Energy (F4E), que es la organización de la Unión Europea que se responsabiliza de administrar la aportación de Europa a ITER, se puso en contacto con nosotros para ofrecernos su versión de lo sucedido. Y no refleja una realidad tan dramática como la que pudimos percibir en un principio.

Según F4E la alteración de los sectores de la cámara de vacío es de naturaleza técnica, y no el resultado de un accidente durante su manipulación. Además, de nuevo según esta organización estrechamente vinculada a ITER, la carta de ASN ha desencadenado la constitución de un grupo de trabajo que persigue resolver las peticiones de la Autoridad de Seguridad Nuclear francesa para seguir adelante con el ensamblaje del reactor experimental de fusión nuclear.

Ya ha transcurrido casi un mes desde nuestra conversación con los responsables de F4E, por lo que hemos vuelto a ponernos en contacto con ellos para averiguar en qué estado se encuentra actualmente ITER y si realmente el ensamblaje del reactor de fusión nuclear sigue avanzando. Nuestro interlocutor ha sido Aris Apollonatos, el portavoz de comunicación del departamento de administración de F4E, y lo que nos ha contado es muy interesante porque refleja no solo cuál es el estado actual de ITER; también desvela algunos de los desafíos que este proyecto tiene por delante.

El ensamblaje del reactor de fusión nuclear sigue adelante

Hace pocos días, a mediados de este mes de marzo, los técnicos de ITER completaron la instalación en su ubicación definitiva de la columna central que, entre otras funciones, actúa como soporte estructural al que van fijados los sectores de la cámara de vacío. En la imagen de portada de este artículo podéis verla alojada en el interior del recinto en el que estará instalado el reactor de fusión nuclear. No cabe duda de que es una buena noticia que este importante componente ya esté instalado; no obstante, Aris nos ofrece información de contexto para indicarnos cómo va el proyecto:

«El ensamblaje continúa para todas las acciones consideradas reversibles, como, por ejemplo, la instalación de la columna central dentro del pozo del reactor tokamak. También siguen adelante los trabajos de montaje de las bobinas que deben corregir la potencia del campo magnético, y aproximadamente dentro de un mes entrará en la fase de montaje el primer módulo del solenoide central. Además, seguimos adelante con la fabricación de varios componentes esenciales, como los imanes toroidales. Uno de ellos llegó la semana pasada procedente de Japón, y otro fabricado en Europa llegará en abril».
Itermagnet
Los técnicos de ITER continúan trabajando en la instalación de las dieciocho bobinas de corrección que tienen la responsabilidad de ajustar con una precisión extrema la jaula magnética generada por los tres grandes imanes del reactor.

Las fotografías que ilustran este artículo demuestran que, efectivamente, el ensamblaje de ITER sigue adelante. No obstante, es importante que no pasemos por alto que Aris nos indica que lo que continúa es la instalación de los elementos cuya implantación se considera reversible. La instalación de los sectores de la cámara de vacío en el interior del foso del reactor es un paso irreversible, de ahí que ASN haya pedido a los responsables de ITER no acometer esta fase del proyecto hasta que estén completamente seguros de que cada uno de los sectores satisface escrupulosamente las especificaciones de diseño.

ITER defiende que las exigencias de ASN no amenazan su calendario

Una de las consecuencias que a priori podrían tener los requisitos cuyo cumplimiento está siendo exigido por ASN a ITER consiste en que el esfuerzo en ingeniería que conllevan desencadene una demora inevitable de algunas de las fases del ensamblaje del reactor. Aris nos explica si el itinerario definido por EUROfusion puede o no verse amenazado por los trabajos adicionales que está siendo necesario acometer para garantizar la viabilidad del proyecto:

«El montaje del tokamak empezó el 28 de julio de 2020. De hecho, ya hay piezas instaladas dentro de la máquina. El trabajo de soldadura de los dos sectores no puede avanzar hasta que ASN mire la documentación adicional, pero estos meses de retraso no impiden el avance del montaje de otras piezas porque trabajamos en paralelo».

El pasado 28 de febrero, pocos días después de que conociésemos las peticiones que ASN ha hecho a ITER, esta última organización publicó un comunicado que está alineado con las declaraciones que ha compartido con nosotros Aris:

«[...] Los requerimientos de ASN no han tenido ningún impacto en la planificación del ensamblaje de ITER hasta ahora. El subensamblaje del primer sector ya ha sido completado, y será transferido al foso del tokamak durante las próximas semanas. Además, la fabricación de los elementos que permitirán el subensamblaje del segundo sector ya ha comenzado, pero tardará varios meses en ser completada y aún más tiempo hasta que pueda ser integrada en el foso del reactor [...]».

Suena tranquilizador. No obstante, Aris nos da una pista más que desvela algunas de las soluciones que está proponiendo el grupo de trabajo creado por ITER para dar una respuesta a los requerimientos adicionales de ASN:

«Hemos identificado una técnica para las soldaduras de los dos sectores de la cámara de vacío que persigue resolver la distorsión dimensional que tiene lugar en la interfaz de estos componentes. En cualquier caso, la organización de ITER considera que incluso con estos requisitos adicionales de ASN se puede mantener el calendario previsto para el montaje porque las soldaduras se iban a efectuar durante el mes de julio, como ha confirmado Bernard Bigot, el director general de ITER».
Top Lid Finalized 0a Small
El criostato es una descomunal cámara de acero inoxidable de 29 x 29 metros. Tiene la responsabilidad de proporcionar el alto vacío necesario para que se den en su interior las condiciones requeridas para que se produzca la fusión de los núcleos de deuterio y tritio. Una de sus secciones pesa 665 toneladas, y llegó a ITER en octubre de 2022.

De nuevo, las explicaciones de ITER y F4E suenan bien. Aun así, no podíamos dejar escapar la oportunidad de preguntar a los responsables de este proyecto si cabe la posibilidad de que las exigencias de ASN, que, por otro lado, son indiscutiblemente pertinentes, provoquen la demora de las primeras pruebas con plasma, que están previstas para el año 2025. De hecho, ese es el año en el que, si todo sigue su curso, ITER debería completar el ensamblaje del reactor de fusión nuclear. Esto es lo que nos ha explicado Aris:

«Durante este año el Consejo de ITER se pronunciará acerca del calendario del proyecto después de haber analizado el impacto de varios factores, como la pandemia de COVID-19, los imprevistos que están teniendo lugar en el ámbito de la logística y el transporte, los desafíos que plantea actualmente la cadena de suministros, etc.».

Parece razonable. Crucemos los dedos para que todo salga bien y este proyecto siga su curso sin más demoras. O asumiendo retrasos mínimos. Al fin y al cabo en la coyuntura actual la fusión nuclear es una de nuestras mejores bazas para dar una respuesta eficaz a nuestras necesidades energéticas.

Y, además, debería permitirnos hacerlo asumiendo unas repercusiones medioambientales mínimas. Eso sí, a corto plazo lo más importante es que los técnicos de ITER ofrezcan a ASN las soluciones necesarias para garantizar la viabilidad de este importantísimo proyecto.

Imágenes | ITER Organization

Temas
Inicio