Elon Musk está un paso más cerca de hacerse con Twitter

Elon Musk está un paso más cerca de hacerse con Twitter
55 comentarios

Giro de acontecimientos. Hace días Elon Musk se ofreció a comprar el 100% de Twitter por 43.000 millones de dólares afirmando que esta era "mi mejor y última oferta" y prometiendo cambios importantes en la plataforma. El consejo de dirección pareció oponerse a la idea inicialmente, y de hecho puso en marcha un plan para evitar que la Musk se hiciera con la empresa. Ahora todo ha cambiado.

Qué ha cambiado. Según indican en The Wall Street Journal, todo cambió el pasdo viernes, cuando Musk se reunió con varios inversores privados a través de videoconferencias para convencerles de que debían aceptar la propuesta.

Esas conversaciones han acabado reactivando una negociación que parecía descartada: este domingo hubo una reunión de ambas partes, y aunque no hay garantías de que se llegue a un acuerdo, este es ahora factible. Entre los temas de la conversación se habló de la cantidad que Musk debería pagar en caso de que se llegara a un acuerdo y al final la operación no se consumase.

DInero contante y sonante. Musk ya tiene el dinero preparado para la operación. No lo pondrá todo de su bolsillo, sino que ha conseguido financiar 46.500 millones de dólares. Tiene garantizados  25.500 millones en deuda financiada a través de Morgan Stanley Senior Funding y otras compañías, y también ha garantizado unos 21.000 millones de dólares en financiación de su propio capital, que es el proceso de obtención de capital a través de la venta de acciones.

Oferta directa a los inversores. La negativa inicial del consejo de administración hizo que Musk planteara otra opción, y  declaró estar estudiando hacer una 'tender offer'. Esto es, una oferta de compra, generalmente pública, que permite a los accionistas vender a un precio marcado por quien la realiza (en este caso, Musk) y en la que normalmente el precio de las acciones es mayor que la del mercado.

Como señalan en WSJ, incluso si consiguiera un soporte significativo —algo difícil— necesitaría alguna forma de evitar esa "píldora venenosa" creada por Twitter, la maniobra legal que impide que ni él ni nadie pueda hacerse con más del 15% de las acciones.

Menos publicidad, más libertad de expresión. Musk lleva días apuntando a cambios que haría en la plataforma. Habló de cómo el algoritmo de Twitter debería ser público para poder ser auditado, pero además planteó al registrar su oferta en la SEC (Securities and Exchange Commission) que su interés principal es defender la libertad de expresión.

La duda es también saber qué haría Musk para reflotar la economía de una plataforma que nunca ha acabado de cuajar en este sentido. Para Musk Twitter debería depender menos de la publicidad y quizás más de un modelo de suscripción —como las cuentas de Twitter Blue— con más ventajas, como por ejemplo tener la marca de "cuenta verificada" para estos suscriptores.

Temas
Inicio