Compartir
Publicidad
Publicidad

Europa sí ha sufrido huracanes: un fenómeno muy raro que, según los expertos, puede estar a punto de hacerse mucho más común

Europa sí ha sufrido huracanes: un fenómeno muy raro que, según los expertos, puede estar a punto de hacerse mucho más común
Guardar
16 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La pregunta que más me han hecho durante estos días es "¿Por qué no hay huracanes en Europa?" y la respuesta más sencilla es que eso no es cierto. El huracán Vince tocó tierra en Huelva a las 9 de la mañana del 11 de octubre de 2005. Sí, estoy hablando de hace solo 12 años. No es tanto, el último huracán en llegar a la península de Florida fue en el 92 (como dicen en comentarios, Wilma también afectó al sur de la península en 2005).

Evidentemente Vince no tuvo nada que ver con el poder destructivo de Irma. No causó grandes daños, ni produjo ninguna muerte. De hecho, Vince fue un huracán rarísimo, pero hablar de él nos va a ayudar a entender por qué huracanes y tifones solo se dan en algunos sitios concretos. Y por qué esas zonas pueden estar a punto de cambiar.

El gran mapa de los huracanes

Captura

En realidad, hay al menos dos grandes tipos de tormentas ciclónicas: los ciclones tropicales y las bajas polares. Se diferencian fundamentalmente en el mecanismo que las alimenta. Los ciclones tropicales utilizan la condensación del aire húmedo para crear un sistema tormentoso de circulación cerrada alrededor de un centro de baja presión.

Es decir, necesitan humedad en el aire. O sea, calor. Por eso son tropicales y por eso se dan sólo en cierta regiones del mundo: donde el sistema agua-aire está lo suficientemente caliente (e inestable) para crear una "maquinaria térmica horizontal" de este tipo.

El Atlántico norte: la fábrica de huracanes más estudiada del mundo

Global Tropical Cyclone Tracks Edit2

Lo habitual, si hablamos del Atlántico norte (el lugar más estudiado), es que las tormentas más potentes se empiecen a formar cerca de las costas de Cabo Verde y empujada por los alisios coja cuerpo en el Caribe, el Golfo de México y las zonas aledañas. De ahí, los huracanes suelen seguir la ruta que seguían los antiguos barcos mercantes (y la corriente del Golfo) para escalar por la costa este de Estados Unidos y virar hacia Europa.

Por eso, Vince es raro. A diferencia del huracán Gordon o la tormenta tropical Delta, Vince no era un ciclón tropical que volvía, ya debilitado, del Caribe siguiendo los vientos que conectaron durante siglos Europa y América. Vince nació al norte de Madeira, frente a las costas de Marruecos y enfiló hacia la península ibérica como alma que lleva el diablo.

No se tienen registros de algo así desde, por lo menos, 1842. No obstante, estamos hablando, como mucho, de categorías 1 y 2. Algo capaz de varar barco y causar algún destrozo, pero poco más.

¿Habrá más huracanes debido al cambio climático?

North Atlantic Hurricanes

2005 fue un año excepcional en el Atlántico norte con 28 ciclones tropicales (cuando la media suele estar entre 10 y 20 por temporada). Fue la temporada más activa de la que tenemos registro (esto es, desde 1851) y originó uno de los huracanes más famosos de los últimos años: el Katrina que asoló Nueva Orleans.

Por lo demás, no está claro si el resto de tormentas pseudociclónicas que han impactado Europa en los últimos años (incluso las que se han formado en el propio Mediterráneo) son tropicales o no. Las condiciones meteorológicas hacen complicado que un sistema así pueda mantenerse con temperaturas tan medias como las que son habituales en Europa. Hacen falta aguas a más de 26 grados y profundidades considerables para que la atmósfera pueda sostener la convección.

Esa es la razón que, como podemos ver en el mapa, las zonas más castigadas sean las regiones tropicales del Atlántico, el Pacífico y el Índico. Y la razón por la que el cambio climático hace más probables las catástrofes naturales de este tipo.

No es que estén provocados por el calentamiento global, claro; pero la subida de temperaturas medias del mar hace que las aguas tropicales se conviertan en lugares ideales para crear la tormenta perfecta. Cada vez más expertos sugieren que Vince puede ser solo el principio de una nueva dinámica de tormentas ciclónicas. Son solo estimaciones, pero lo suficientemente serias como para tomárnoslas muy en serio.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos