Publicidad

20.000 GPUs y un consumo de 20 megavatios: así es el proyecto que quiere construir un "gemelo digital" de la Tierra para simular el clima del mundo en tiempo real

20.000 GPUs y un consumo de 20 megavatios: así es el proyecto que quiere construir un "gemelo digital" de la Tierra para simular el clima del mundo en tiempo real
28 comentarios

El 29 de diciembre de 1972, Edward Lorenz tomó la palabra en la reunión anual de la Asociación Americana para el Avance de la Ciencia y pronunció una frase que nos ha perseguido desde entonces: «El aleteo de una mariposa en Brasil puede producir un tornado en Texas». Un década antes, mientras trataba de encontrarle algún sentido a un puñado de modelos meteorológicos, había descubierto que hay cosas que pueden comportarse de forma impredecible.

Es decir, Lorenz había descubierto la "esencia del caos" y lo había hecho, precisamente, con la meteorología porque, en fin, el tiempo es complicado. Tan complicado que un equipo de investigadores de la ETH de Zurich está convencido que la única forma de conseguir simular las dinámicas climáticas y las variaciones atmosféricas de la Tierra es creando un "gemelo digital" de ella.

El mainstream de los gemelos digitales

fddf

La idea no es nueva y, de hecho, ya se utiliza en fisiología e inmunología para crear "gemelos digitales" de los pacientes que ayuden a los médicos a simular distintos tratamientos con modelos muy precisos actualizados a tiempo real con decenas de datos clínicos. Sin embargo, lo que quiere hacer el equipo suizo va mucho más allá.

El gemelo terrestre sería un sistema informático mucho más sofisticado. No solo porque el objetivo (simular el clima y el tiempo atmosférico en toda la Tierra), sino porque la cantidad de datos a tiempo real que tendría que integrar el modelo no tienen parangón en nada que se haya hecho hasta ahora en el campo: los investigadores calculan que se necesitarían 20.000 GPUs y consumiría 20 megavatios de energía.

El proyecto cuenta con el apoyo de instituciones como la Agencia Espacial Europea, la Organización Europea para la Explotación de Satélites Meteorológicos o el Centro Europeo de Pronósticos Meteorológicos a Mediano Plazo y si finalmente viera la luz podría convertirse en un proyecto científico de gran envergadura porque conllevaría el desarrollo conjunto del hardware y los algoritmos necesarios para llevar a cabo una simulación de altísima resolución. Es decir, una oportunidad de oro para romper el relativo estancamiento que viven los procesadores convencionales.

Sin embargo, también alberga muchas incertidumbres. La principal es que no sabemos si servirá de algo. Es decir, sí, podemos construir el modelo más complejo y preciso del clima y la meteorología terrestres, pero no sabemos si nuestras predicciones sobre él realmente merecerán la pena o esa mariposa brasileña seguirá jugando con nosotros. Pero supongo que precisamente por eso es un proyecto científico: porque nos abre puertas que no sabemos ni que puedan existir.

Imagen | ESA

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio