Publicidad

De Silk Road a la operación "Kampuzo": las incautaciones de criptomonedas más importantes para perseguir al crimen organizado
Criptomonedas

De Silk Road a la operación "Kampuzo": las incautaciones de criptomonedas más importantes para perseguir al crimen organizado

En marzo de 2018, la Policía española inauguraba su cuerpo especializado en la lucha contra el uso ilícito de las criptomonedas, con un equipo de 400 profesionales de distintos ámbitos. "Las monedas virtuales son una herramienta ideal para el blanqueo de capitales debido a su disponibilidad global, facilidad de acceso, confiabilidad e irreversibilidad de las transacciones, bajo coste, velocidad en las transacciones internacionales y, especialmente, por su potencial de ocultación de la verdadera identidad de sus propietarios", explicaban desde el cuerpo.

Si hasta hace no mucho las criptomonedas eran una herramienta para ciberdelincuentes, actualmente criminales de distintos ámbitos han adquirido la confianza suficiente para usar las criptodivisas como el Bitcoin o Ethereum para sus oscuras finanzas. Ante este avance, el Parlamento Europeo aprobó una serie de medidas en su Directiva contra el Blanqueo de Capitales con el objetivo de combatir el anonimato en el mercado de criptodivisas y así luchar contra las organizaciones que buscan utilizarlas en actividades ilícitas.

Otros cuerpos de seguridad como Europol también mantienen un equipo especializado en criptomonedas, creados para hacer frente a los distintos crímenes relacionados con las criptomonedas, unos que según un estudio de CipherTrace obtenido por Reuters "siguen creciendo consistentemente año tras año y no esperamos que cambie de la noche a la mañana".

Afortunadamente la lucha contra el crimen organizado tiene una larga lista de victorias, con operaciones que han finalizado en intervenciones e incautaciones de monederos virtuales valorados en millones de euros. Este es un repaso a las más importantes.

Hasta 55.000 euros con el "Virus de la Policía"

Virus Policia

La Policía española fue pionera en la lucha contra el crimen y el uso de divisas virtuales. Fue en el año 2013, cuando la Policía nacional se convirtió en el primer cuerpo europeo, y el segundo del mundo por detrás de los EE.UU (DEA), en incautar bitcoins. En la operación se detuvieron a dos informáticos ucranianos, responsables del conocido popularmente como "virus de la Policía".

En concreto, esta red había quebrantado la seguridad de 21.000 servidores de empresas ubicadas en 80 países. A través de su entramado de estafas blanqueaban hasta 10.000 euros diarios en monedas virtuales, que dificultaba la trazabilidad de la procedencia ilícita. Los agentes incautaron un total de 55.000 euros en distintas monedas virtuales y estimaron que pudieron blanquear un total de 600.000€ en dos meses.

Tres años más tarde, en 2016, la policía detuvo a 30 personas en Córdoba, Málaga, Valencia, Barcelona, Madrid, Palma de Mallorca y Lugo, en un operativo junto a la Europol y Eurojust en los que se incautaron seis centros de minería bitcoin, con 48.800 decodificadores y 78,3 bitcoins, valorados en unos 31.320 euros. Algo que supuso una de las mayores confiscaciones hasta el momento.

El caso británico: devolviendo las criptomonedas a la ciudadanía

Curioso es el caso británico, donde Wilsons Auctions llevó a cabo la primera subasta pública mundial de bitcoins en colaboración con la Unidad de Operaciones Especiales de la Región Oriental, que previamente fueron incautados en una operación policial. Por un valor de 300.000 libras, estas criptomonedas fueron puestas de nuevo en circulación. No fue la única subasta, ya que previamente subastó hasta 315 bitcoins incautados por el gobierno belga.

Hasta 250.000 euros en bitcoins intervenidos por las estafas online

Estafas

En agosto de este 2019, agentes de la Policía Nacional desarticulaban un grupo criminal dedicado a la comisión de estafas y el blanqueo de capitales. Sus miembros eran de Palma de Mallorca y Barcelona y se dedicaban a la compraventa de productos electrónicos. Además de diversas cuentas bancarias, se intervinieron unos 250.000 euros en bitcoins, distribuidos en numerosas carteras virtuales y casas de cambio.

Otro caso es la desarticulación de una organización de narcotraficantes asentada en Algeciras y Barcelona, que ocultaba sus beneficios minando criptomonedas. En la operación se detuvo a siete personas, se confiscaron 52 kilogramos de marihuana y se recogió material informático por valor de 115.000 euros por sus inversiones en criptomonedas.

También es conocido el caso de Bitchain, una sociedad especializado en cajeros automáticos que convertían euros a bitcoins. Una estafa para que la finalmente fueron condenados a devolver 180.000 euros defraudados a tres víctimas. No se trata de una incautación como tal, pero sí se ha logrado, mediante los Tribunales, devolver el dinero invertido en criptomonedas a sus dueños.

El cierre de las "nuevas Silk Road"

Alpha Bay

En 2013, agentes del FBI cerraban Silk Road, un mercado negro que permitía comprar armas y drogas con bitcoins. Se detenía así a Ross William Ulbritch, conocido como 'Dread Pirate Roberts'. Durante la operación, se llegaron a requisar bitcoins por un valor (con los datos de entonces) de 3,6 millones de dólares.

Fue una cantidad récord para la época y una detención que marcaría un punto de inflexión en la lucha contra las criptomonedas. Poco después sucedía la operación 'Onymous', una ciber-redada organizada por la Europol, el FBI y el Departamento de Seguridad Nacional de los Estados Unidos para cerrar la llamada Silk Road 2.0. Y es que con el auge del valor del Bitcoin, también aparecieron numerosos portales para blanquear dinero como Cash Machine, Cash Flow, Golden Nugget o Fast Cash. En esta operación, los agentes arrestaron a 17 personas e incautaron en total más de 1 millón de dólares en forma de bitcoins.

Meses de coordinación y preparación llevaron a la Europol en 2017 hacia AlphaBay y Hansa, dos mercados negros de la Dark Web. Durante el arresto de los administradores, se decomisaron cuatro Lamborghinis, propiedades por un valor cercano a los 11,7 millones de dólares y un valor cercano a los 9 millones de dólares en criptomonedas, según la nota publicada entonces por el Departamento de Justicia. En total 1.605,05 BTC, 8.309,27 ETH, 3.691,98 ZCASH y una cantidad desconocida de Monero.

En comparación, poco parecen los 1,5 millones de dólares en criptomonedas incautados recientemente por la Fuerza Fronteriza Australiana mientras arrestaba a un traficante de drogas,

Operación "Dryer"

Guardia Civil

En junio de 2018, la Guardia Civil daba por desmantelada una organización criminal dedicada a la distribución de nuevas sustancias psicoactivas. Las sustancias se distribuían a través de páginas webs especializadas y el medio de pago preferido de la organización era a través de BTC. En total se detuvieron a 8 personas en diversas localidades de Granada, Valencia, Madrid y Seitzersdorf (Austria), confiscando un total de 509 BTC, lo que suponía al cambio unos 4.5 millones de euros, siendo hasta entonces la intervención de mayor valor en Europa. Junto a ello, también se recuperaron 137.000€ en IOTA y 30.000€ en LUMEN.

Otra conocida operación fue "Tulipán Blanca", donde la Guardia Civil coordinada por Europol, logró desarticular una organización que operaba en España y Colombia. Se calcula que mediante métodos tradicionales y compraventa de Bitcoins, los narcotraficantes bancarizaron un total de casi 8.4 millones de euros. Gracias a la colaboración judicial con las autoridades de Finlandia, país de la sede social de la casa de cambio utilizada, se pudo determinar el origen y destino del dinero.

Operación "Guatuzo" y "Kampuzo"

Guardia Civil

A mediados de 2018, la Guardia Civil también llevaba a cabo la operación "Guatuzo". La investigación se inició a raíz de una información de la DIJIN de Colombia y quedó acreditado el blanqueo de cerca de 2.5 millones de euros mediante distintos métodos como el "pitufeo" o la compra-venta de criptomonedas. En total se detuvieron a 23 personas en los 12 registros que se realizaron en ciudades como Madrid, Zaragoza y Toledo. Se intervinieron ordenadores, teléfonos, documentación bancaria y un gran número de billeteras virtuales.

Pero no fue hasta casi un año después cuando, con la operación "Kampuzo", la Guardia Civil logró detener a 9 personas y desarticular a esta banda que había blanqueado hasta 9 millones de euros a través de criptodivisas. Entre el material confiscado se tuvieron dos cajeros automáticos de criptomonedas, 4 billeteras frías y otros 20 monederos con los que consiguieron identificar el equivalente a más de 9 millones de euros en movimientos.

Denis K., el "cerebro" de los 1.000 millones de dólares

Denis K

Todas las cantidades parecen pequeñas en comparación con la cuenta de 144.000 BTC, valorada entonces por el FBI en 28.5 millones de dólares, que dejó Ross Ulbricht tras el cierre de Silk Road. Pero con los años hemos tenido diversos casos de fraudes con criptomonedas por elevadas cantidades de dinero.

Estafas como las de Jon Barry Thompson, de la agencia de marketing digital StyleHaul, por valor de 7 millones de dólares o Jamie Bartlett, la mujer detrás de la estafa de OneCoin. Aún así, según los datos de la firma de seguridad CipherTrace, el tercer trimestre de 2019 ha significado una reducción en el valor total de criptomonedas relacionadas con el mundo criminal.

Pero si hay un caso en la que las cifras son mareantes, es la operación "Carbanak". En marzo de 2018, la Guardia Civil junto a la Policía Nacional y la Europol, anunciaba la detección de Denis K. en Alicante, un informático ucraniano que atacaba a centenares de bancos de todo el mundo mediante softwares maliciosos de su propia creación.

Según describe la Policía, Denis K era el "cerebro" de un grupo de cibercriminales cuyos sofisticados ataques habrían sustraído más de 1.000 millones de dólares. Solo en el caso de España, la organización atacó los cajeros del centro de Madrid por un valor de medio millón de euros. Los beneficios de su actividad ilícita eran transformados en bitcoins en casas de cambio de Rusia y Ucrania, donde llegó a acumular alrededor de 15.000 bitcoins. El detenido tenía un altísimo nivel de vida, lo que junto a la costosa infraestructura cibernética como las disputas con la mafia rusa, hacen sospechar a la policía que su patrimonio en moneda virtual habría disminuido considerablemente.

Mt. Gox, Alex Vinnik y los casos rusos y chino

Bitcoin

Mt. Gox era la página de cambio más popular en los primeros años del Bitcoin, llegando a manejar el 80% del total de esa criptomoneda. Pero se declaró en bancarrota y hubo 200.000 Bitcoins que "se perdieron". Mark Karpèles, CEO de la fallida Mt. Gox hizo público que había "encontrado" ese monedero perdido y prometió "intentar que todos recuperen los bitcoin que perdieron". Pero el lío fue tan grande que todavía perdura.

Las leyes japonesas exigían que los antiguos usuarios de su empresa fueran remunerados con el valor del Bitcoin en 2014 y no con el actual, algo en lo que Karpèles no estaba de acuerdo. Aunque las ramificaciones del caso se extendieron a otros países y operadores.

El ciudadano ruso Alexander Vinnik, "la mente criminal detrás de Mt. Gox" fue arrestado por blanquear el equivalente a 4.000 millones de dólares a través de BTC-e. Alexei Bilyuchenko, colaborador de BTC-e y cofundador de WEX, también fue arrestado por la policía rusa y nos deja una curiosa historia. Según el propio Bilyuchenko, dos agentes le incautaron sus discos duros con criptomonedas valoradas en 450 millones de dólares y le obligaron a traspasarlas a sus propios monederos. Una turbulenta historia de estafas, monederos, arrestos y dispositivos que ejemplifica la gran dificultad relacionada con las criptomonedas: seguir el rastro de las distintas transacciones para conocer quién está detrás en cada momento.

Quien conoce bien los problemas con las criptomonedas es China. En septiembre de 2017 prohibieron de forma inmediata las ICO y en abril de este año planteaban un veto a la "indeseable" minería de bitcoin.

Mientras desde la Unión Europea se regula para seguir las transferencias, desde el Banco Popular de China también se anuncia que se perseguirá duramente la compraventa de bitcoin y otras criptodivisas. En parte para luchar contra extrañas transacciones únicas de hasta 46.000 BTC, lo que equivalen a casi 340 millones de dólares de una tajada. Una lucha contra el uso ilícito de las criptomonedas que se realiza desde la justicia y desde la acción policial, con intervenciones como las del cuerpo de Guangdong y la incautación de hasta 10.000 millones de yuan, unos 1.500 millones de euros, en múltiples redadas contra las apuestas ilegales.

Imagen | Aleksi Räisä

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios