Compartir
Publicidad
Ryzen 5 1600 y 1400, análisis: si quieres pasarte a Ryzen, llega la mejor elección
Componentes

Ryzen 5 1600 y 1400, análisis: si quieres pasarte a Ryzen, llega la mejor elección

Publicidad
Publicidad

La segunda familia Ryzen de AMD que llega al mercado es la Ryzen 5, modelos que compiten directamente con los Core i5 de Intel e incluso algunas versiones de los Core i7. Los nuevos modelos que hemos probado ya en Xataka son los Ryzen 5 1600 y Ryzen 5 1400. Se trata de procesadores con 6 y 4 núcleos respectivamente, el doble de hilos y unos precios que no superan los 250 euros. Aquí tienes su análisis completo.

La familia Ryzen 5 al completo

Tras plantar cara a Intel en la gama más alta de procesadores, AMD presentaba hace unas semanas su propuesta para equipos domésticos de trabajo multidisciplinar y también gaming. Sus rivales directos son los Core i5 de Intel, a los que pretenden plantar cara jugando la misma baza que con los Ryzen 7: la relación calidad-precio.

La familia Ryzen 5 al completo destaca por ese aspecto al haber puesto sobre la mesa procesadores con seis núcleos y doce hilos por solo 230 euros, que es lo que cuesta el modelo Ryzen 5 1600 que hemos probado.

Los Ryzen 5 1600 y 1400 vuelven a plantear un reto al mercado: 6 y 4 núcleos con 12 y 8 hilos por un precio muy atractivo

La diferencia entre los dos modelos analizados, el 1600 y 1400, la encontramos tanto en el TDP, que en ambos casos es bastante reducido, como en el número de núcleos o la frecuencia Boost. En frecuencia base andan casi a la par.

Denominación

Núcleos

Hilos

Frecuencia base

Frecuencia Boost

Caché L3

TDP

Precio

Ryzen 5 1600X

6

12

3,6 GHz

4 GHz

16 MB

95

281,9 euros

Ryzen 5 1600

6

12

3,2 GHz

3,6 GHz

16 MB

95

247,9 euros

Ryzen 5 1500X

4

8

3,5 GHz

3,7 GHz

16 MB

65

213,9 euros

Ryzen 5 1400

4

8

3,2 GHz

3,4 GHz

8 MB

65

191,9 euros

Si miramos el precio, con el Ryzen 5 1400 a 177 euros, doblar núcleos e hilos supone desembolsar solo unos 50 euros más. Tenlo en cuenta. En esta review nuestro objetivo es, entre otros, comprobar si hay mucha diferencia de rendimiento entre ellos que compensen esa variación de coste.

Ryzen 5 en caja

Si comparamos precio y especificaciones con los Core i5 Kaby Lake, como rivales de los Ryzen 5 más sencillos, los 1400, hay varias posibilidades muy potentes gracias a la bajada de precio que Intel está aplicando. Tanto el i5-7400 como el i5-7500, que cuentan con 4 núcleos (pero no multihilos), con frecuencias base de 3 y 3.4 Ghz respectivamente, se pueden conseguir ahora mismo por menos de 200 euros.

Socket AM4 y SenseMI

Como ya te adelantamos en la prueba de los Ryzen 7 1700X y 1700, toda la familia de nuevos procesadores de AMD usan el nuevo socket AM4. Su principal ventaja y donde AMD ha puesto el listón bastante alto, tiene que ver con el hecho de que es compatible con toda la nueva familia Ryzen, y que está previsto que dure varias generaciones, tal y como se ha comprometido AMD.

Esto significa que en caso de querer cambiar de familia de procesadores o incluso generaciones futuras, la inversión en la placa base y otros componentes es amortizable.

Socket AMD AM4

Los Ryzen 5 se basan en la arquitectura ZEN, de 14 nm, apostando por la eficiencia y multihilo. También tienen en sus genes la tecnología SenseMI, la cual se vale de sensores que controlan temperatura y consumo para poder ofrecer un TDP bastante bajo y adaptar las tareas del procesador de manera más eficiente.

Un punto a tener en cuenta: la plataforma AM4 sirve para cualquier familia de procesadores Ryzen y se mantendrá varias generaciones, por lo que facilita mantener muchos componentes importantes del PC en caso de querer mejorarlo

También esta familia Ryzen 5 incluye el modo boost, ajustando la velocidad en incrementos de 25 MHz. Y para los que quieren experimentar con el overclocking, aunque como veremos no hay mucho margen de trabajo, Ryzen 5 tiene el multiplicador desbloqueado de serie.

Equipo y configuración de prueba

Para la prueba de los nuevos procesadores Ryzen 5 1600 y 1400 hemos usando el mismo equipo base que con el modelo de gama más alta. Así podemos comparar directamente con los Ryzen 7 y también con los datos que ya tenemos de varios procesadores de referencia de Intel.

Para esta prueba hemos montado los Ryzen 5 1600 y 1400 en una placa base Gigabyte GA-AX370-Gaming 5. La memoria RAM es una Corsair 2x8 GB DDR4-3000 configurada para la prueba a 2400 MHz.

Todos los componentes han sido actualizados a los últimos drivers, incluida la placa base de prueba. Como sistema operativo hemos usado Windows 10 desde una instalación limpia con las últimas actualizaciones disponibles en el momento de la prueba.

Ryzen 5 en mano

La configuración la completan la gráfica Nvidia GTX 1080 y un SSD M.2 de Samsung de 1 TB de capacidad. Para la refrigeración hemos usando la solución de Noctua para los nuevos Ryzen. En el caso de los procesadores Intel, salvo la placa base y procesador, el resto de componentes han sido los mismos.

Temperatura de funcionamiento y consumo

Con una diferencia en núcleos e hilos, el TDP de los dos chips Ryzen 5 que hemos probado arrojan cifras diferentes. El modelo con 6 núcleos y 12 hilos tiene un TDP de 95 W mientras que el Ryzen 5 1400, con 4 núcleos y 8 hilos, nos indica que su TDP es de 65 W. En ambos casos son datos bajos pero que no representan el consumo máximo que pueden alcanzar.

Para comprobar el consumo real de estos chips en nuestra configuración nos valemos de mediciones medias en modo reposo (PC solo encendido y realizando las tareas en segundo plano de Windows 10), uso ofimático y de navegación con un 30-40% de carga de CPU, y por último, una intensiva donde realizamos una conversión de vídeo 4K con Handbrake poniendo la CPU cerca del 100% de carga de trabajo.

Una máxima que he visto en los análisis de la familia Ryzen, tanto en los más exigentes 1800X como en los nuevos Ryzen 5, es el buen trabajo con las temperaturas. En esta familia apenas superamos los 50 grados, y hay que tener en cuenta los teóricos 20 grados que AMD dice elevar de forma automática para permitir un control más fiable del overclocking automático.

En reposo también hay muy buenas temperaturas de funcionamiento, con el Ryzen 5 1400 superando por muy poco los 30 grados. Además de por seguridad, este funcionamiento controlado en temperatura permite que los disipadores no tengan que trabajar de forma intensiva, y eso se agradece en el ruido generado, imperceptible en ambos modelos.

Pruebas de rendimiento del Ryzen 5 1600 y 1400

Nuestros primeros test de rendimiento con los procesadores tiene a diferente software sintético y pruebas concretas como protagonistas. Los resultados de los Ryzen 5 1600 y 1400 los enfrentamos tanto a los que obtuvimos con la familia Ryzen 7 al completo como con los Intel que hemos podido probar en las mismas condiciones: i7-7700K (referencia para jugadores en la actualidad) y Core i7-6900K. Por ahora no incluimos modelos Core i5 al no haber podido hacer las pruebas con ellos en estas condiciones.

Pruebas sintéticas y con aplicaciones

La comparativa la iniciamos con dos pruebas de Javascript que nos van a proporcionar una idea del rendimiento del equipo en tareas de navegación web y HTML5, todas ellas poco exigentes.

A la vista de estos resultados, la diferencia entre los Ryzen 5 y los Ryzen 7 apenas es significativa, y el rendimiento en tareas habituales y de ofimática básicas no se resentirá por escoger estos modelos más asequibles y con menos núcleos. Un primer dato para reducir presupuesto.

Si pasamos al test con CineBench R15, cuando el número de núcleos no es primordial, los nuevos Ryzen 5 no quedan muy rezagados gracias a la alta frecuencia de trabajo de sus núcleos. Es cuando exigimos núcleos e hilos cuando los Ryzen 7 ya le sacan clara ventaja.

Otra de las suites para medir el rendimiento de forma sintética es PCMark8, con test como el Work donde la frecuencia destaca como elemento más importante, mientras que en Home o Creative los núcleos e hilos toman ventaja. El comportamiento de los nuevos Ryzen 5 sigue la lógica que estamos viendo en estas primeras pruebas.

Si nos centramos ahora en 3DMark, con sus test Time Spy, Firestrike Ultra y FireStrike, así es como quedaría la lucha concreta entre los nuevos Ryzen 5 1600 y 1400 comparado con nuestras pruebas previas.

Otro test donde podemos valorar el nivel de competencia del Ryzen 5 1600 y 1400 en el trabajo usando un solo núcleo o todos ellos, es el CPU-Z Benchmark.

En cuanto al test con vídeo, recurrimos a Handbrake para convertir un vídeo de 15 minutos UHD H.265 a H.264 MKV. En este test las diferencias, medidas en fps, son más reducidas entre los tres procesadores principales que estamos comparando.

Ryzen 5 1600 y 1400 para jugar, pruebas de rendimiento

Ya preveíamos en el análisis de los Ryzen 7 dos consecuencias de la llegada de los Ryzen 5. Por un lado la evolución de la plataforma, aunque todavía nos da problemas con la frecuencia de las memorias DDR4, junto con mejor optimización de juegos. En segundo lugar, que los Ryzen 5 serían casi mejores opciones para jugadores. Y así lo ha demostrado en nuestras pruebas, con algunos juegos donde incluso el Ryzen 5 más básico supera a los Ryzen 7, aunque en ese caso son datos de la review inicial de estos chips que no recogen una posible optimización en estos meses.

Si en los test anteriores donde se primaba el rendimiento bruto del procesador los núcleos e hilos son clave para tareas intensivas, en juego, la diferencias entre familias apenas es relevante y nos parece que, con un perfil de uso mixto (productividad y juego), los Ryzen 5 son incluso más interesantes que sus hermanos mayores si tenemos en cuenta la diferencia de precio.

Respecto a los Core i7 de referencia para el juego en Intel, todo se estrecha algo más. Eso sí, con DX12 y Vulkan evolucionando, la diferencia todavía apunta a ser menor. Veremos los movimientos de Intel en los próximos meses.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos