En medio de una escasez global de chips, Taiwan se enfrenta a una sequía que puede interrumpir la producción de procesadores

En medio de una escasez global de chips, Taiwan se enfrenta a una sequía que puede interrumpir la producción de procesadores
29 comentarios

La peor sequía en años está acechando a Taiwan, el país de los semiconductores. Esto tiene un efecto directo en la producción de procesadores también, donde el agua es un factor esencial. Taiwan asegura que tiene agua suficiente para mantener las fábricas operando con normalidad. Hasta mayo.

Durante décadas Taiwan no vio una sequía tan grande en esta época del año. Generalmente el país asiático experimenta una serie de lluvias tropicales, aunque no se han dado durante los últimos meses. Como consecuencia, ahora están esperando las lluvias monzónicas para remediar la situación. Mientras llegan, es momento de reducir el consumo de agua. Y eso es algo que incluye también a los fabricantes de semiconductores.

Según ha indicado el Ministro de Asuntos Económicos de Taiwán, Wang Mei-hua, la sequía de momento no ha afectado a TSMC (el mayor fabricante de chips del mundo) u otros fabricantes del país. Una fábrica de semiconductores puede llegar a consumir varios millones de litros de agua al día.

s

TSMC y otros fabricantes como United Microelectronics Corp indicaron a Bloomberg que se están preparando para lo peor. Actualmente hay reservas de agua suficientes para seguir operando con normalidad hasta mayo, esperando que las lluvias lleguen para entonces. De lo contrario habrá que reducir la producción debido a la reducción del consumo de agua. TSMC dice que están preparando para suministrar las fábricas con camiones de agua.

Sin chips para todos

Esta amenaza para los fabricantes de chips llega en el peor momento posible: cuando no están dando a basto con toda la demanda que hay. Con la llegada de la pandemia a principios del año pasado a nivel global, los fabricantes redujeron su producción y en consecuencia la disponibilidad de chips. Ahora que poco a poco todas las industrias vuelve a la normalidad, no se ven capaces de abastecer a todos los que piden procesadores.

Una de las industrias más afectadas por esto es la del automóvil, que ha visto cómo algunas marcas prácticamente han tenido que cerrar fábricas por falta de chips. Los fabricantes de procesadores no dan tanta prioridad a los chips para coches por ser una cantidad menor y venderse a un precio inferior que los chips para móviles u ordenadores por ejemplo. Igualmente, también hay retrasos en la producción de móviles y ordenadores.

Vía | SCMP

Temas
Inicio