Compartir
Publicidad

El futuro de SLI y CrossFire se complica: las configuraciones multi-GPU en peligro

El futuro de SLI y CrossFire se complica: las configuraciones multi-GPU en peligro
Guardar
24 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La reciente presentación de las AMD Radeon RX Vega ha servido para que por fin conozcamos a las nuevas rivales de las NVIDIA GeForce GTX 10x0, y aunque las cosas se animan gracias a los esfuerzos de ambas empresas, hay un área con noticias menos prometedoras.

Se trata de las configuraciones multi-GPU, para las que ni Vega ni Pascal parecen estar especialmente orientadas. Las tecnologías CrossFire y SLI llevan años proporcionando una solución interesante, pero tanto AMD como NVIDIA prefieren que si quieres más rendimiento no añadas otra tarjeta, sino que te compres una más potente.

AMD y NVIDIA se desmarcan de las configuraciones CrossFire y SLI

Los responsables de GamersNexus comentaban cómo en el lanzamiento de las nuevas gráficas de AMD habían notado la ausencia total de la mención de la tecnología CrossFire en esta nueva familia.

Rxvega

Aunque las AMD Radeon RX Vega 64 y RX Vega 56 soportarán CrossFire a nivel técnico, en AMD creen que la industria está dejando atrás las configuraciones multi-GPU. No queda claro cuál será la ventaja de tener dos de estas tarjetas en CrossFire, pero todo apunta a que la ganancia de rendimiento podría no compensar a no ser que los desarrolladores ofrezcan soporte específico en los juegos para este tipo de configuraciones.

En NVIDIA lleva tiempo ocurriendo lo mismo: cuando se lanzó la arquitectura Pascal y la familia de gráficas GTX 10x0 se debatió sobre el soporte SLI, y lo que fue sorprendente es que no hay ya soporte oficial de configuraciones con más de 2 tarjetas de esta familia en SLI.

Pagar por un SLI o CrossFire podría no salirte a cuenta

Los últimos análisis en los que se evalúa el comportamiento de estas configuraciones no hace sino confirmar esa percepción: en BabelTechReviews hicieron una prueba reciente con dos GTX 1080 Ti, y la sometieron a pruebas con 25 juegos tanto en DX11 como en DX12. De los 25, en 9 no había mejora de rendimiento, 2 de ellos mejoraban según la resolución, y otro necesitaba ser jugado en DX11 porque de hecho al jugarlo en DX12 acababa ofreciendo menores framerates.

Crossfire

Es cierto que en el algunos casos la mejora era notable (normalmente del 20%, había mejoras de hasta el 90%) sobre todo al jugar en resoluciones 4K, pero como explicaban los responsables del análisis, los juegos DX12 tienen problemas para comportarse como se espera en configuraciones SLI, y son los desarrolladores los que deben trabajar específicamente para que esas configuraciones tengan sentido real.

Nos encontramos pues ante una situación en la que recomendar configuraciones SLI es problemático: estos sistemas multi-GPU parecen aprovecharse solo si uno juega en 4K, y aun así no todos los títulos se benefician de esas configuraciones... o no lo suficiente para que compense económicamente.

A eso hay que unirle otra de las tendencias que parecen más prometedoras en el terreno de las tarjetas gráficas: el lanzamiento de soluciones multichip que imiten lo que ha ocurrido con el mercado de los procesadores multinúcleo.

En Xataka | Tres mejoras clave para actualizar tu PC de hace 4 años por poco dinero

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos