Compartir
Publicidad
Publicidad

El futuro de Intel y los problemas de Sandy Bridge con precoz solución

El futuro de Intel y los problemas de Sandy Bridge con precoz solución
Guardar
16 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Aquellos problemas con el chipset van a tener poca repercusión. Muchos fabricantes ya han informado sobre el protocolo de actuación en caso de que el usuario quiera cambiar su placa base afectada por una nueva, aunque la inmensa mayoría de ellos indicaban que sería a partir del mes de abril cuando se iniciasen los trámites, pues Intel necesitaría unos cuantos meses para preparar los nuevos productos y distribuirlos por todo el mundo.

A día de hoy sabemos que los tiempos se han recortado y será el próximo lunes 14 de febrero cuando Intel ya tendrá preparadas las nuevas placas base, las cuales no tendrán el fallo de diseño que, recuerdo, únicamente afectaba a determinados puertos SATA2 de la placa base. La nueva versión de las placa se conocerá como B3, nomenclatura interna que podremos conocer gracias a la lista de especificaciones técnicas indicada por cada fabricante.

El futuro Sandy Bridge

Sandy Bridge es, a día de hoy, la plataforma de Intel destinada a ofrecer un rendimiento bajo, medio y alto. Tenemos procesadores que van desde los 100 hasta los casi 300 euros, y está claro que Intel siempre ha ofrecido unos cuantos modelos aún por encima de los ya existentes. El futuro de Intel se llama Sandy Bridge E, y serán los sucesores de los actuales Core i7-900 que funcionan bajo el chipset Intel X58 y el socket LGA1366.

Podríamos decir que Sandy Bridge E serán los Sandy Bridge actuales con esteroides. Una gama puntera de procesadores que muy probablemente empezarán en los 250 o 300 euros y que también traerán diferentes características y especificaciones técnicas.

Intel Core i7

Quizá lo más reseñable será el nuevo socket LGA2011. Sí, otro más, diferente y totalmente incompatible con el LGA1155 de los ‘Sandy Bridge’ presentados hace unas semanas dentro de la feria CES. Este nuevo socket también vendrá acompañado por nuevos chipsets, cuyos nombres aún no han salido a la luz.

Estos chipsets mejorarán las características de los P67, H67 y compañía: hablamos de quad-channel de DDR3 como gran ganancia, amén de otras diferencias como una gestión independiente en las frecuencias del bus de SATA y USB, hyperthreading y procesadores que tendrán 4 o 6 núcleos, esto es, 8 o 12 hilos de ejecución en todos los casos con Turbo. Previsiblemente no incluirán GPU integrada: hacerlo debería ser considerado un delito.

Por ahora son pocos los detalles sobre los Sandy Bridge E, pero todo apunta a que serán la nueva gama muy alta de productos Intel para el mercado doméstico. Es prácticamente seguro que estarán enfocados al público más avanzado, más concretamente al mundo del overclocking. Su lanzamiento está previsto para el cuarto trimestre del 2011, aunque no descartaría que se retrasasen unas semanas para ser presentados dentro de CES 2012.

No olvidamos a Ivy Bridge

Aunque Sandy Bridge E sea una plataforma de gran interés, no tenemos que olvidar que hablamos de una gama muy alta con la que un equipo completo superará los 1.000 euros en las configuraciones más básicas. El futuro de Intel a medio plazo para el mercado doméstico con precios más comedidos seguirá siendo Ivy Bridge, una plataforma sobre la que ya hablamos hace unos días.

Intel CPU

Ivy Bridge será la evolución de los actuales Sandy Bridge, y se moverán de los 32 a los 22 nanómetros incluyendo GPU, Turbo e Hyperthreading. Una plataforma muy interesante que gracias a la evolución en el proceso de fabricación mejorará el rendimiento a la vez que mantendrá (o reducirá) otros datos como el consumo energético o la temperatura de funcionamiento.

Vía | SlashGear, NordicHardware, NordicHardware.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos