Compartir
Publicidad
'Hard Sun', una serie que prometía un brillo intenso pero que ha sido un eclipse total
Cine y TV

'Hard Sun', una serie que prometía un brillo intenso pero que ha sido un eclipse total

Publicidad
Publicidad

'Hard Sun' (disponible en HBO España) empezó este año como 'una de las series que no te puedes perder en 2018' para convertirse en 'una de las grandes decepciones de 2018'.

Las causas de ese eclipse total creativo de 'Hard Sun' las analizaremos aquí, tanto a nivel de estructura narrativa como de interpretación, tras defraudar las grandes esperanzas que muchos teníamos en la nueva serie de Neil Cross, el creador de 'Luther'.

Un thriller pre-apocalíptico

Charlie Hicks y Elaine Renko son dos detectives de la policía londinense encargados de la investigación de la muerte de un hacker informático. En sus primeras indagaciones encuentran pruebas irrefutables de un futuro apocalipsis terrestre que arrasará con toda la vida en nuestro planeta en apenas cinco años.

Ese descubrimiento les coloca en el punto de mira de una oscura organización gubernamental que les va a presionar de muchas maneras para guardar silencio absoluto sobre el tema

'Hard Sun' se plantea como un thriller en un escenario pre-apocalíptico, con dos ejes principales: la investigación policial del asesinato y la conspiración de las altas esferas gubernamentales para ocultarlo.

En todo momento planea la enorme animadversión y el enfrentamiento personal entre los dos agentes encargados del caso, con graves problemas y secretos entre ellos. Su puesta en escena tiene un tono bastante sombrío y mustio tanto desde el punto de vista del diseño de producción, como de las propias actuaciones.

Indefinición narrativa

Su creador Neil Cross había demostrado su enorme habilidad para mostrar personajes atormentados en los bajos fondos londinenses en las primeras temporadas de la maravillosa 'Luther', con un Idris Elba magistral. Por desgracia, la fórmula empezó a mostrar grandes signos de debilidad en las dos últimas temporadas de la serie, cuando se empezó a alejar de sus esencias iniciales.

Las creaciones posteriores de Neil Cross, como 'Crossbones', fueron un fracaso absoluto, por lo que existía bastante expectación para ver su nuevo trabajo que tenía bastantes reminiscencias de 'Luther'.

El piloto de 'Hard Sun' fue bastante desconcertante, porque no quedaba nada clara la dirección que iba a tomar la serie entre todas las alternativas que nos iban presentando.

En esa primera entrega la serie navegaba entre el procedimental criminal, la trama conspiranoica sci-fi y el drama de personajes. Todo ello desarrollado de una forma bastante confusa y sin encontrar el ritmo adecuado en ningún momento.

'Hard Sun' se decanta a partir del segundo episodio por el camino del procedimental criminal clásico, dejando el escenario preapocalíptico completamente aparcado y como una nota al margen. Por desgracia esa trama policial parece extraída de algún borrador rechazado en primera instancia por los productores de 'Line of Duty' y no consigue nunca levantar el vuelo.

Un reparto nada acertado

A pesar de esa falta de concreción dramática, era evidente que el principal problema venía del reparto, con una pareja protagonista pésimamente elegida. El protagonista Jim Sturgess, ha sido un claro error de casting como Charlie Hicks, confirmando las malas sensaciones que ya habia transmitido en 'Close to the Enemy'.

Sturgess hace una interpretación glacial de un detective que se comporta de una manera errática e incomprensible, por lo que es muy difícil tolerar a un personaje tan desagradable y tan pésimamente interpretado que nos hace añorar y mucho al gran Idris Elba

Sturgess Dean

A su lado poco puede hacer una esforzada Agyness Dean que se defiende con una cierta profesionalidad. Su personaje se encuentra en una encrucijada personal bastante complicada, pero su nula química con Jim Sturgess es un lastre insuperable para remontar la serie.

En el resto de actores secundarios vemos algunas caras conocidas de las series británicas, pero sin papeles de gran relevancia frente al protagonismo casi exclusivo de la pareja protagonista en su cruzada particular.

¿Posibilidades interesantes para el futuro?

Al final de la primera temporada, Neil Cross plantea las bases para un escenario futuro con posibilidades más interesantes, con un horizonte previsto de cinco temporadas. El problema es que es difícil determinar si merece la pena seguir apostando por 'Hard Sun', en especial con ese reparto.

Mi conclusión personal es que 'Hard Sun' es una serie que juega con el espectador al que le promete una historia de un género determinado, pero le da otra completamente diferente y de bastante peor calidad.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio