'El encuentro': el nuevo éxito sorpresa de Amazon usa elementos de la ciencia-ficción de invasiones en una curiosa historia intimista

'El encuentro': el nuevo éxito sorpresa de Amazon usa elementos de la ciencia-ficción de invasiones en una curiosa historia intimista
27 comentarios

Es inevitable arrancar una crítica de 'El encuentro', que se ha colado esta semana en el top de lo más visto de Amazon Prime Video, con una advertencia previa: aunque este film de Michael Pearce usa elementos de la ciencia-ficción de invasiones alienígenas, variante ultracuerpos ocultos bajo la apariencia de humanos normales, la película no es cine de género al uso. Su secreto se desvela a mitad de la película, pero es inevitable hablar de él, así que SPOILERS MODERADOS A PARTIR DE AQUÍ.

Pierce arranca su historia con estimulantes imágenes de lluvias de cuerpos estelares en la tierra, y parásitos de origen alienígena que se introducen en organismos de los insectos. Y de ahí al cuerpo humano. No han pasado ni cinco minutos y ya conocemos la naturaleza de la invasión, lo que sienta rápidamente la diferencia de 'El encuentro' con otras películas con argumentos similares, donde las revelaciones suelen ser mucho más progresivas.

Desde los tiempos de 'Invasores de Marte' o 'La invasión de los ladrones de cuerpos' en los años cincuenta, la narración de las historias de ultracuerpos arranca con sospechas, con pequeñas pistas donde los humanos se percatan de la invasión y de su alcance, e intentan atajarla. Aquí desde el minuto uno conoceremos a Malik (Riz Ahmed), marine consciente de que los insectos invasores se están adueñando de la humanidad. De hecho, entra en la casa de su ex-mujer en plena noche y se lleva a sus dos hijos pequeños, ya que la madre de estos también se ha convertido en uno de ellos.

Y así, padre e hijos inician un viaje en coche en dirección a una base donde los pequeños estarán protegidos y se busca una cura. Durante más de media hora, la huída se encuentra puntuada por las convenciones del género: todo el mundo es sospechoso, cualquiera puede ser un invasor. Un policía les detiene: ¿obstáculo inconsciente del riesgo que corre su especie o invasor haciendo uso de la fuerza? Hasta que hace su aparición un personaje muy especial: Malik dice que va a llamar a la base, pero en realidad llama a la supervisora de su libertad condicional, interpretada por Octavia Spencer.

Invasión interior

Antes de esta película exclusiva para Amazon, Michael Pearce había rodado un drama de suspense opresivo, 'Beast', un espléndido estudio de las comunidades cerradas y sus vicios, y que en todo momento mantenía una ambigüedad que brilla en los mejores momentos de 'El encuentro'. Hay un tramo central en la película en el que el espectador sospecha qué está sucediendo y Pearce cambia continuamente el punto de vista de la narración.

Así, éste salta de la aterrorizada perspectiva de los hijos de Malik -que se fían a ciegas de lo que cuenta su padre y que aunque se ven forzados a madurar a trompicones, viven el viaje sospechando de todos los extraños con los que se cruzan- a la del propio Malik -al que Ahmed inyecta de un humor amargo muy especial, como cuando dice a sus hijos que están infectados con total seguridad por escuchar K-pop-. Y todo ello puntuado por la perspectiva fría y realista de las fuerzas del orden y la cordura, entrando poco a poco en el relato... ¿o son invasores camuflados?

Es en estos momentos ambiguos donde la película encuentra una personalidad muy singular, que se ve parcialmente estropeada en un tramo final algo ramplón y perezoso. Hasta entonces, la película ha coqueteado con el body horror (los planos de insectos pataleando detrás de los globos oculares, la pesadilla con el policía, el arranque propio de documental sobre los espantos cotidianos de la naturaleza) y hasta con películas de culto como la increíble 'Bug' de William Friedkin, con la que comparte momentos de aterradora paranoia picajosa en moteles de mala muerte.

Seguramente habrá quien encuentre 'El encuentro' decepcionante e indigna de ser tratada como cine de género. Pero por el camino deja caer algunas reflexiones estimulantes sobre la paranoia colectiva y los miedos más íntimos como auténtico motor de las ficciones que han marcado la cultura pop. En esos momentos, intuitivos y nada discursivos, la película encuentra una personalidad que la convierten en una de las propuestas más inclasificables y atrevidas del catálogo de Prime Video.

Temas
Inicio