VPN vs Proxy: en qué se diferencia y cuál tienes que usar en función de cada caso

Vamos a explicarte que son estas dos tecnologías, en qué se diferencian y cuáles es más recomendable utilizar en cada caso.

Vpn Proxy
Sin comentarios Facebook Twitter Flipboard E-mail

Vamos a explicarte cuáles son las diferencias entre una VPN y un servidor proxy, de forma que puedas saber cuál es mejor utilizar en cada ocasión. Se trata de dos conceptos ligeramente parecidos, pero que es útil diferenciar en el caso de que tengas que decidirte por uno o por otro.

Empezaremos el artículo explicándote de una manera resumida qué es cada una de estas dos tecnologías. A continuación, vamos a especificar las principales diferencias entre ambas, y terminaremos aconsejándote para qué casos es mejor utilizar cada una de ellas.

Qué es una VPN

El nombre VPN viene de las siglas Virtual Private Network , que en español significa Red Privada Virtual. Fueron diseñadas inicialmente para el ámbito empresarial, para que los ordenadores de una oficina o negocio pudieran conectarse entre sí a través de Internet. Sin embargo, en el tiempo fueron evolucionando y permitiendo otras posibilidades para los usuarios domésticos.

A día de hoy son populares sobre todo por su capacidad de ayudarte a ocultar desde dónde te estás conectando a una página web. De hecho, la mayoría de servicios ofrecen esta como su función principal. Con esto, puedes evitar que te rastreen al navegar, pero también puedes saltarte bloqueos regionales de webs, o entrar en las versiones de otros países de páginas concretas para visualizar contenidos locales.

Cuando te conectas a Internet, lo haces con el router de tu casa, que te conecta a  tu proveedor de Internet, y utilizas una IP que este te otorga. Con una VPN puedes cambiar tu IP por otra distinta, y eso hace que las webs que rastrean tu IP para generar perfiles con tus gustos no puedan hacerlo. La IP de tu VPN puede ser de tu país o de otro, pudiendo ocultar dónde estás físicamente conectado.

NordVPN con descuento del 69% y 3 meses extra

Pero no todas las VPN son iguales. Por un lado tienes las VPN gratis, que son muy populares para cambiar rápidamente desde qué país te conectas, tanto con apps como con extensiones VPN. Pero son muy malas a la hora de guardar tu privacidad, y es importante tener en cuenta que pueden delatarte antes de apostar por ellas. Aun así, muchas VPN de pago tienen versiones gratis que suelen ser más seguras.

Y luego tienes las VPN de pago, como NordVPN. Estas suelen ser más seguras, aunque también hay diferencias porque cada empresa ofrece características diferentes. Tienes tantas opciones que nosotros tenemos una guía de mejores VPN de 2023, para que elijas la que más te conviene, así como el cómo configurar una VPN en Android.

Qué es un servidor proxy

Proxy

Los proxys son equipos informaticos que hacen de intermediarios entre tu conexión y un servidor de destino. Al hacerlo, puede filtrar los paquetes que se intercambian entre ambos. Vamos, que tú le dices al servidor proxy que te quieres conectar a una web, y él se lo envía al servidor donde está alojada la página para ocultar que lo haces tú.

Con esto, lo que consigues es que la página web no sepa tu dirección IP, ya que no sabe quién ha entrado a ella. Los datos también los recibes a través de este proxy, por lo que no va a haber una conexión directa.

Uno de los beneficios de los proxys es poder ocultar el país desde el que te conectas, pudiendo fingir que lo haces desde otro para evitar bloqueos regionales o acceder a contenidos de países específicos. En esto se parece a las VPN.

Otras de las opciones que suelen ofrecer los servicios de proxy es bloquear cookies, scripts y otros elementos que pueda haber en las páginas y con los que se te puedan rastrear. Por lo tanto, puedes conseguir navegar de una manera un poco más privada.

También en los proxys vas a tener servicios gratuitos y servicios de pago. Aquí, ten en cuenta que tus datos y todo lo que haces en Internet pasa por los servidores de las empresas de proxys, por lo que es mejor optar por empresas de seguridad, y evitar servicios gratis de empresas anónimas o que muestren demasiada publicidad.

Diferencias entre VPN y Proxy

Una de las principales diferencias entre ambas tecnologías es su funcionamiento. Las VPN permiten ocultar tu navegación a nivel de sistema operativo, mientras que un proxy funciona a nivel de aplicación. Vamos, que si te instalas la app de una VPN todo lo que hagas en el ordenador lo harás con tu conexión cambiada, mientras que una proxy puedes instalarla en un navegador para modificar desde dónde navegas solo desde ese navegador.

Otra de las grandes diferencias es que las VPN van a cifrar el tráfico de los contenidos, mientras que un proxy no lo hace. Vamos, que todos los datos que van desde tu ordenador a la página donde te conectas, las VPN las encripta para que si son interceptados no se pueda ver el contenido, y en un proxy viajan sin ocultar y a la vista, por lo que son generalmente más inseguros.

La principal ventaja de un proxy es que suele tener mayores velocidades de conexión, ya que guardan el contenido de las páginas que visitas en el caché, algo que por otra parte disminuye tu privacidad. Mientras, las VPN no guardan datos de las páginas a donde te conectas, por lo que siempre que entres en una web tendrás que volver a bajar todos los elementos, y la conexión va un poco más lenta.

Pero aquí es importante hacer una puntualización, porque con el tiempo los servicios VPN de pago también están ofreciendo una gran velocidad de conexión manteniendo su filosofía de privacidad. Por lo tanto, no va a ser una diferencia tan notable.

Y hablando de almacenamiento, las VPN de pago suelen tener todas una filosofía de no registrar nunca tu actividad. Son empresas que se dedican a proteger tu privacidad, por lo que es un servicio que guardan casi todas, aunque muchas gratuitas no lo hacen. Mientras, los servidores proxy no suelen apostar por estas filosofías.

En cuanto a pagos, en ambos casos nos encontramos con servicios de proxy o VPN gratuitos que son menos seguros, y otras opciones de pago con precios similares. Sin embargo, como las VPN suelen ser más populares, las empresas compiten ofreciendo planes a largo plazo con importantes descuentos.

Cuándo utilizar cada una de ellas

Para Que

Hay dos casos en los que usar un proxy puede ser una solución suficiente. Si solo quieres acceder a tu servicio de streaming para ver una serie que está disponible en un país desde ese en el que estés tú, no importa cuál de los dos servicios utilices, y con un proxy suele ser suficiente.

Aun así, muchos servicios pueden tener tecnologías anti-proxy, o sea que no siempre será la mejor opción. Por eso, aunque la solución fácil sea optar por un proxy, las VPN son más fiables para conseguir conectarte a contenidos fuera de tu área geográfica sin problemas.

El segundo caso es si utilizas un ordenador antiguo y obsoleto, y que tenga un sistema operativo anticuado para el que no haya una versión de la aplicación de servicios de VPN. En estos casos, puedes usar tipos de proxy que puedes instalar como extensiones de tu navegador.

Para casi todo lo demás es mejor usar una VPN. Si vas a conectarte desde una WiFi pública, que suelen ser poco recomendadas por su poca seguridad, puede ayudarte a que tu conexión esté cifrada y todo sea mucho más seguro. Vamos, para poder navegar con seguridad desde una WiFi pública. Un proxy no cifra tus datos, por lo que seguirá siendo insegura.

Para navegar en tu día a día por internet también es más recomendable optar por una VPN en el caso de que quieras maximizar tu privacidad, ya que cifra los datos para que un ciberdelincuente no pueda acceder a ellos si te intercepta. Y para evitar la censura en países donde se controle a qué páginas se puede acceder también suelen ser más útiles las VPN.

Al final, algo que puedes tener en cuenta es que los servicios VPN son bastante más populares y completos, además te ofrecen características extra como espacio de almacenamiento en la nube, una red Mesh o análisis de la Dark Web para buscar filtraciones. Y lo más importante, están enfocadas a la privacidad del usuario.

Imagen de portada | typographyimages
En Xataka Basics | Cómo evitar que tu operadora sepa a donde navegas: VPN, DNS y páginas con HTTPS

Inicio