Compartir
Publicidad
¿Un Tesla Model S de ocasión? Elon Musk quiere controlar el mercado y monta una tienda en la red
Automóvil

¿Un Tesla Model S de ocasión? Elon Musk quiere controlar el mercado y monta una tienda en la red

Publicidad
Publicidad

A estas alturas de la película creo que todos conocemos a Tesla Motors, ese fabricante que apostó todo por crear coches eléctricos en 2003, y desde entonces no encontramos un rival que pueda ofrecer tanta tecnología en su propuesta. Dos criaturas han parido en este tiempo: Roadster y Model S, en diferentes versiones y actualizaciones.

Si no tenían suficiente con el estatus conseguido en la industria, la empresa de Elon Musk quiere tener un mayor control sobre el mercado de segunda mano de sus vehículos eléctricos. La idea pasa por montar una tienda alojada en la red que permite ofrecer vehículos usados, gestionada por la propia Tesla Motors.

El programa, web, o como queramos llamarlo, fue lanzado la semana pasada sin hacer el mínimo ruido. Si accedemos, se listan una serie de vehículos Model S disponibles en nueve ciudades norteamericanas: Atlanta, Nueva York, Chicago, San Francisco, Los Ángeles, Denver, Cleveland, Seattle, Washington. También en los estados de Florida y Hawaii.

2

Ahora mismo solo vemos al modelo más moderno - nada sobre el valorado Tesla Roadster -, se pueden encontrar ejemplos bastante nuevos, como un Model S P85 de 2014, con solo 6.800 kilómetros, por el que nos piden 86.000 dólares.

Para hacernos una idea, el modelo actual P85 con tracción integral sale por 105.000 dólares, a estrenar. Parece que con el interés y valor de reventa de los vehículos, no vamos a encontrar ninguna ganga en esta iniciativa, pero sí un control y responsabilidad por parte de la empresa creadora.

Certificados por Tesla

El mercado de segunda mano siempre ha sido importante en el mundo del automóvil, por qué no iba a serlo en un bien tan preciado como son los vehículos eléctricos de Tesla. Un mercado goloso y en crecimiento, en el que nos encontramos un interés especial de los compradores por tener siempre una versión más moderna.

De la posibilidad que os presentamos ya se habló a finales del año pasado: coches de segunda mano con el OK de Elon Musk.

Con modelos pasando los tres años de edad, es normal que haya clientes queriendo cambiar, entregando los coches a la marca, o encontrarnos a la propia Tesla interesándose por ellos al pasar ese periodo. Lo más interesante del asunto es que se pasa una certificación por parte de la marca: Tesla CPO (Certified Pre-owned).

Un detalle que no podemos responder es si la propia Tesla es la que va a reclamar los coches cuando se hacen mayores, ofertando un modelo nuevo, o van al mercado de segunda mano a buscarlos.

Lo dicho, no ha habido un anuncio oficial por parte de Tesla - al menos que yo haya visto -, pero en la web preparada para la ocasión tenéis una lista de vehículos que cumplen los características que os hemos descrito. Podéis dar un paseo por ella, aunque difícilmente comprar desde España.

A todo esto, mientras las reservas de Tesla Model S van viento en popa, y en el horizonte hay un tercer modelo más "democrático" en desarrollo, no sabemos nada del atractivo todocamino que ya debería estar cerca de ser una realidad: Tesla Model X.

¿Qué le hacen a los vehículos?

Cada vehículo Model S de segunda mano que pasa por Tesla, recibe una inspección completa, incluido el estado de la batería actual - parece que no se cambia por otra -, y se amplía la garantía cuatro años o 50.000 millas, a lo que hay que añadir asistencia en carretera las 24 horas del día.

¿Es más caro de segunda mano?

No voy a descubrir nada, muchas empresas especializadas en la venta de vehículos de lujo de segunda mano han realizado informes sobre el precio de los modelos Tesla. Encuestas y operaciones determinan que compradores pagarían más por un modelo usado, que esperar una larga cola para conseguir el suyo nuevo.

650 1200

Las dificultados para producir el vehículo y las prisas de los compradores pueden conseguir que los precios de segunda mano suban considerablemente. Un ejemplo contrario lo podemos encontrar en el paraíso de los coches eléctricos, Noruega, donde la llegada del modelo con tracción total a comienzos de año ha hecho bajar el precio de venta.

En el país nórdico se ha movido bastante el mercado, triplicándose la oferta de vehículos usados a la venta, con la intención de adquirir el nuevo. La propia Tesla debe ser consciente de este interés, y controlar el mercado de primera mano podría reportarle interesantes beneficios. Por lo pronto la web, y el programa de certificación, ya los tienen montados.

Más información | Tesla Pre-Owned

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio