Compartir
Publicidad

¿Quién tiene la culpa si un coche autónomo tiene un accidente? En Volvo lo tienen claro: es de ellos

¿Quién tiene la culpa si un coche autónomo tiene un accidente? En Volvo lo tienen claro: es de ellos
8 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Es uno de los debates éticos y tecnológicos más importantes cuando se habla del futuro del coche autónomo. ¿De quién es la responsabilidad en caso de que ocurra algún accidente? ¿Del propietario del coche? ¿Del que va dentro? ¿Del fabricante? ¿De la otra parte, tanto si es un coche autónomo de otro fabricante como si es un coche conducido por un ser humano?

La cuestión no está clara y la regulación aún no contempla este tipo de casos, pero algunos fabricantes parecen querer tomar la iniciativa en este segmento. Volvo indica que si hay que culpar a alguien en estos casos y uno de sus vehículos está implicado, que les culpemos a ellos. Eso, esperan, alejará ciertas dudas sobre el sector e impulsará el desarrollo y adopción del coche autónomo.

Necesitamos un criterio y una regulación universal

En esa aceptación de responsabilidad existe un factor importante: el riesgo de que cibercriminales puedan tomar el control de estos vehículos al operar en modo autónomo. En esos casos Volvo sí que explica que la culpa no sería suya, pero que "estamos desarrollando software de forma continua para contrarrestar los riesgos asociados con el hacking en los coches".

Y añaden, con un argumento difícilmente refutable: "No culpamos a Apple o Microsoft por los virus o los hackers". Así pues, resultaría difícil culparles a ellos en esos casos a no ser que sus mecanismos de seguridad fueran ineficientes.

Las declaraciones eran ni más ni menos que de Håkan Samuelsson, CEO de Volvo. El máximo responsable de este fabricante de coches dejaba clara su preocupación por esa legislación y regulación que está frenando el avance de algo que a su juicio parece inevitable. En Volvo, aseguraba, las barreras son las reguladoras, no las tecnológicas. Al hablar de la situación en Estados Unidos se mostraba especialmente contundente:

La ausencia de un conjunto de reglas hace que los fabricantes de automóviles no puedan llevar a cabo pruebas creíbles para el desarrollo de coches que cumplan todos los requisitos de los 50 estados en los Estados Unidos

Esa diferencia de criterios hace que la situación legal por países sea especialmente confusa, algo que sin duda frena el avance de este sector, y ciertamente el discurso de Volvo muestra su interés por avanzar en un segmento en el que el problema va mucho más allá de la tecnología.

Vía | ExtremeTech
Más información | Volvo
En Xataka | Volvo cree que en 5 años ningún conductor morirá con sus coches conectados

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio