Compartir
Publicidad

"Faraday es insolvente", el fundador de la "Tesla killer" sale de la compañía en medio de una gran crisis

"Faraday es insolvente", el fundador de la "Tesla killer" sale de la compañía en medio de una gran crisis
14 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Faraday Future es una empresa de coches eléctricos con sede en California. Un competidor de Tesla con una gran inversión de empresas chinas detrás. Su primer modelo, el FF91, es un SUV con 1.050 CV, numerosos sistemas de identificación para el conductor y más de 600 kilómetros de autonomía. Pero lo que parecía una historia de éxito, incluso se aliaron con Aston Martin, ahora ha dado un giro completo con la dimisión de uno de sus tres fundadores.

A través de una carta publicada en su perfil de LinkedIn, Nick Sampson anuncia que abandona Faraday Future después de más de cuatro años en la compañía. Una decisión que llega justo un día después que Peter Savagian, VP de tecnología y John Schilling, director de comunicación, también se hayan marchado. Pero esto no es todo. En un comunicado oficial de la semana pasada, Faraday Future anunció recortes en salarios para poder hacer frente a la perdida de su apoyo financiero más grande, el grupo Evergrande.

De manera adicional, según un mail obtenido por TheVerge, tanto la fábrica de Hanford como su sede en Gardena se han paralizado y a los trabajadores se les está invitando a abandonar la compañía sin recibir finiquitos o bien a entrar dentro de un ERE que se realizaría en diciembre y duraría hasta que la compañía vuelva a recibir la financiación. Más de 100 ingenieros de Tesla, Ford y otras grandes compañías que fueron fichados para trabajar en el desarrollo de este prometedor fabricante de coches eléctricos.

Inversores que abandonan y otros que recortan

Faraday Jia Yueting El millonario empresario y actual CEO de Faraday Future, Jia Yueting (a la izquierda).

La situación ha cambiado radicalmente en comparación con finales de junio cuando anunciaron una ronda de financiación por valor de 2.000 millones de dólares y la continuación del desarrollo del FF 91. En ese movimiento, Jia Yueting, pasaba a convertirse en CEO de Faraday Future.

Jia Yueting es un empresario con una fortuna de 3.800 millones según Forbes y más conocido por ser también el fundador de LeEco, una gran empresa china que prometió aspirar a competir con Netflix y Apple pero finalmente entró en bancarrota. Entre las críticas a su gestión se habla que contrataba a gente por encima de las posibilidades reales y sus aspiraciones eran tan altas como dispersas.

Nick Sandmon

La dimisión de Nick Sampson ha sido inesperada. Según las fuentes conocedoras de la situación utilizadas por Sean O'Kane, nadie se esperaba que abandonase la compañía. Pero según declaraciones que recoge TheVerge, la visión del fundador refleja bastante bien lo que está ocurriendo: "La compañía es insolvente tanto en sus responsabilidades financieras como laborales. En el mejor de los casos irá cojeando durante los próximos años. Siento que mi rol en Faraday Future ya no es un camino que puedo seguir, por eso abandonaré la compañía de manera inmediata."

Mientras que el CEO actual ha enviado un correo a todos los trabajadores proponiéndoles reducirse el salario, Nick Sampson comenta que estos recortes son básicamente una forma de cerrar la compañía. El propio fundador deja la puerta abierta a volver a su empresa en caso que la situación cambiase radicalmente y añade: "No puedo dejar de pensar en el impacto devastador que estamos teniendo en la vida de nuestros trabajadores, sus familias y el efecto en cadena que tendrá en nuestros proveedores y la industria."

Faraday

Además de la disputa entre sus fundadores, la situación financiera actual es la siguiente: Faraday Future ha acordado con el grupo Evergrande realizar recortes de un 20%, pero además el CEO ha sido acusado de malgastar 700 millones de dólares desde julio. Algo que ha motivado que se le denieguen los 1.200 millones restantes que quedan por suministrar según la ronda de financiación realizada. El caso ha sido llevado a un mediador financiero en Hong Kong, que finalmente ha dado el visto bueno a invertir 500 millones siempre que el resto de inversores esté de acuerdo.

Mientras tanto, los trabajadores de Faraday Future están a la espera de cómo se resuelve la situación y si finalmente el prometedor FF 91 entra en producción.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio