Compartir
Publicidad
Xiaomi Mi Notebook Pro, análisis: ante el reto de mantener la mejor calidad/precio en una gama más alta
Análisis

Xiaomi Mi Notebook Pro, análisis: ante el reto de mantener la mejor calidad/precio en una gama más alta

Publicidad
Publicidad

Aunque mucho más conocida por su familia de smartphones y accesorios de todo tipo, los portátiles conforman una gama de productos de Xiaomi más que interesantes en lo que casi siempre destaca la marca china: relación calidad/precio.

El Xiaomi Mi Notebook Pro es uno de los productos que más se espera de manera oficial fuera de su mercado nativo tras su presentación. Ahora mismo solo se puede conseguir mediante importación (desde 795 euros en Gearbest) pero no deberíamos tardar mucho en verlo mediante distribución en sus propias tiendas o por terceros de manera oficial. Si estás interesado en él, aquí tienes la review del Xiaomi Mi Notebook Pro de Xataka.

Ficha técnica del Xiaomi Mi Notebook Pro

Como es marca de la casa, Xiaomi ha ensamblado en un diseño muy interesante una serie de componentes de alto nivel y última generación que, a vista de pájaro y mirando la etiqueta inicial de precio, se asoman a una buena relación calidad/precio.

Mi Notebook Pro
Pantalla 15,6 pulgadas IPS Full HD (1920x1080)
Procesador Intel Core i7 e i5 de octava generación
RAM 8 y 16 GB
Almacenamiento 256 GB SSD + SSD Expansion Slot
Dimensiones 360,7x243,6x15,9 mm
Peso 1,95 Kg
Conexiones Ranura SD 3 en 1, 2 USB-C, HDMI completo, 2 USB 3.0 y jack de 3.5 mm
Extras Teclado retroiluminado, trackpad con sensor de huellas y webcam HD de 1 MP
Precio Desde 795 euros

De esta ficha técnica cabe destacar en primer lugar el uso de procesadores Core i5 e i7 de octava generación, una generosa batería, mínimo de 8 GB de RAM DDR4 y unidades SSD NVMe (incluyendo una segunda ranura M.2 libre por si quieres mejorar el almacenamiento). Sin embargo, en otros apartados que mencionaremos más adelante, como la pantalla o la tarjeta gráfica escogida, este modelo creemos que no hace justicia a un apellido Pro del que, al menos en esos puntos, esperábamos algo más.

Elegante diseño y buen acabado sin marca alguna

Siendo un producto de Xiaomi, de este Mi Notebook Pro no podíamos esperar más que un gran acabado y un diseño cuidado. Así ha sido. El Xiaomi Mi Notebook Pro tiene una sólida construcción en aluminio, y los detalles alrededor de su fabricación son positivos, desde la bisagra hasta el remate de los bordes, para los que el fabricante ha escogido la vía recta y algo agresiva frente a las curvas de muchos modelos de ultrabooks de los últimos años.

Xiaomi Mi NOtebook Pro review diseño Un acabado impecable que no pasa desapercibido

El portátil resulta elegante (el acabado mate en el que no quedan huellas es clave), llamativo y sorprende algo no muy habitual: un diseño sin marca/logo de Xiaomi alguna a la vista, ni en la parte interior ni en la carcasa. Tan solo en la parte inferior podemos encontrar el logo de Mi y de manera muy discreta. Curiosamente puede ser este detalle de no tener nada sobre la marca a la vista en el diseño del portátil el que los haga reconocibles entre el público. Sin embargo y no precisamente por sorpresa, lo habitual estos días de paseo con él ha sido que lo confundían con un MacBook Pro de Apple, al menos en la distancia. Que solo tengamos disponible el color gris oscuro y esas líneas tan rectas en el diseño es lo que tiene.

Tras estas semanas con el Mi Notebook Pro usándolo a diario, la conclusión a nivel de diseño y acabado es que tengo la impresión de que no llevará muy bien el paso del tiempo su carcasa, en la que, sin llegar a un nivel de alarma grande, notamos que las marcas por roces tienen bastante facilidad para quedarse en el portátil para siempre.

Mi notebook Pro diseño

La extrañeza (y peso) de un portátil de 15,6 pulgadas

Todo lo que, como os iré contando, se disfruta un portátil con una generosa pantalla de 15.6 pulgadas en la era de los ultrabooks y tablets, se sufre de igual manera en cuestión de portabilidad. El Xiaomi Mi Notebook Pro no ofrece malas dimensiones en su ficha técnica pero tampoco es de los modelos que más se han estilizado pese a esa gran diagonal.

El equipo tiene un poco más de 1,5 cm de grosor, pero al pasar varias semanas con él lo que sorprende es su peso (sobre todo cuando llevamos ya unos años acostumbrados a modelos de 12/13 pulgadas), de prácticamente dos kilogramos. Aquí la elección de aluminio en vez de otras aleaciones más ligeras (y caras) pasa factura, y del Mi Notebook Pro no vas a poder decir que no lo llevas encima. Además, cuando lo coges, transmite una sensación de ser un equipo macizo y que pesa más de lo que sus cifras indican. Y sí, ocurre así con casi la totalidad de portátiles de más de 15 pulgadas.

Tamaño del Mi Notebook Pro Casi olvidado teníamos ya el tamaño de un portátil de 15,6 pulgadas clásico. E impresiona.

Aterrizando estos comentarios sobre el peso, no me ha parecido un portátil para cargar todo el día con él al menos si queremos movilidad y comodidad. O llevarlo en alguna mochila que cada vez más están adaptadas para equipos de como máximo 13 pulgadas en su compartimento acolchado. Aquí hay que referenciar también que este Mi Notebook Pro no reduce mucho los marcos.

Buena conectividad aprovechando el espacio

Reducir grosor, peso y demás en un portátil suele llevarse en el camino una buena serie de puertos. Con más o menos razón. En el caso del Xiaomi Mi Notebook Pro, sus dimensiones permiten que venga bastante bien preparado a nivel de conectividad y puertos disponibles.

Puertos

En el lado izquierdo podemos encontrar dos puertos USB 3.0, el conector de auriculares y una salida HDMI de tamaño completo. Ya en el lado derecho queda sitio para los dos puertos USB-C y un lector de tarjetas. Los puertos USB-C son Gen.1, pero no idénticos en funcionalidad, por lo que solo el primero sirve para la carga del equipo así como para la salida de vídeo (aunque no es compatible con Thunderbolt 3). El segundo se queda solo como puerto USB clásico pero con conector tipo C.

De los dos puertos USB-C solo uno es el que podemos usar para la carga y para salida de vídeo. Pero no podemos hacerlo sin adaptador en caso de necesitarlos al mismo tiempo

¿Afecta que no sean iguales al uso del equipo? Lógicamente. Imaginad que pretendemos conectar este portátil a dos monitores a la vez. A priori estamos de enhorabuena. Podemos hacerlo con su puerto HDMI y también con el USB-C principal al mismo tiempo. La pega es que estamos obligados a usar el primer puerto USB-C, el más cercano a la pantalla, que hemos indicado que es el de múltiples usos. Así que, salvo que usemos un adaptador, no podremos usar esa salida para un monitor y que el portátil esté cargando.

De importantes ausencias a nivel de conectividad, solo echamos de menos a este nivel el puerto Ethernet, pues hay sitio y grosor para haberlo habilitado.

Grosor

¿Y la webcam? Pues de calidad muy justa, con resolución máxima de 720p para vídeo pero que deja mucho que desear en sus resultados. Para salir del paso únicamente.

Gran pantalla , pero no para el apellido Pro

Todo lo “sufrido” en tamaño y peso queda compensado con creces cuando, ya sentado (en casa, la cafetería, la mesa del lugar de trabajo ...), abres la tapa y te encuentras con el esplendor casi perdido de una pantalla de 15,6 pulgadas en un portátil.

Pantalla La pantalla tiene margen de mejora en resolución y también en el brillo máximo que evite los reflejos, especialmente en exteriores

La de este Xiaomi Mi Notebook Pro tiene una resolución de 1080p, suficiente a nivel de densidad de píxeles, pero poco ambiciosa si consideramos que el apellido Pro nos da juego para imaginarnos una resolución mayor que nos permita más espacio de trabajo en pantalla y no que se trate, en ese aspecto, simplemente de un modelo en el que crece la pantalla respecto a los modelos Air de la firma china.

Además de la resolución justa para un modelo que quiere llamarse Pro, la pantalla del Mi Notebook de 15,6 pulgadas sufre bastante con los reflejos por falta de suficiente brillo

En términos globales, y siempre hablando de interiores, la pantalla del Xiaomi Mi Notebook Pro se ve bastante bien, con buenos ángulos de visualización, reproducción del color y brillo correcto, aunque en exteriores empezamos a sufrir las consecuencias de que ese brillo, que ronda los 300 cd/m2, no sea mayor, y sobre todo que la pantalla tenga acabado brillante. Incluso en interiores, cuando hay luz lateral fuerte, fluorescentes ... ya empezamos a sufrir los indeseables y molestos reflejos.

parte inferior

Si tenemos intención de usar este Mi Notebook Pro para disfrutar de contenido multimedia, a la buena diagonal de la pantalla hay que añadir un sonido bastante potente. Está firmado por Harman y contamos con dos altavoces situados bajo el teclado y que tienen dos salidas bajo la carcasa, aunque la sensación sonora es de que el audio proviene de todo el equipo.

Un touchpad de mucho nivel, el teclado no tanto

La similitud a nivel de diseño con el Macbook Pro de Apple tiene un efecto secundario muy beneficioso: el tamaño y calidad del touchpad. No es lo habitual en portátiles Windows y menos a este nivel de precio.

El touchpad del Xiaomi Mi Notebook Pro aúna tamaño y calidad de construcción, parece que con cristal (Xiaomi no da información al respecto de manera oficial) recubriéndolo, lo que facilita que gestos y deslizamientos funcionen a la perfección. No ocurre lo mismo con los clics sobre el touchpad, que me parece algo duro, lo que resta fluidez al trabajo con él. Por su construcción, solo la mitad inferior del touchpad admite el clic mecánico que nos ayuda, por ejemplo, a seleccionar texto.

Touchpad Un generoso touchpad que funciona muy bien

En ese touchpad tenemos, como en el modelo Air más completo, un lector de huellas compatible con Hello de Windows, lo que nos permite identificarnos en el sistema con un simple gesto. De esas cosas, como en los smartpthones, que una vez que pruebas (y funciona bien) ya no quieres dejar de usar en otros equipos. Es tan intuitivo que, tras la vuelta a otros portátiles, es un gesto que tiendo ya a hacer de manera automatizada.

Lector huellas

Las buenas sensaciones del touchpad no se mantienen al 100% con el teclado. Aquí para empezar hay que indicar que, por ahora, no hay otra disposición que la americana para el teclado, por lo que si necesitas físicamente la ñ así como la distribución clásica, no es posible. Aquí dependerá de cada cual que esta no opcionalidad en el teclado sea más o menos definitiva para su elección.

Sobre el teclado en sí, tiene buen tamaño, con teclas separadas de tipo chiclet, recorrido correcto, pero al tacto, la respuesta me ha parecido algo dura y que cansa con el tiempo. Está lejos de otros teclados de portátiles de nivel, e incluso, para mi, del teclado de los modelos Air de la propia compañía.

El teclado es retroiluminado, la cual activamos de manera manual, pero solo admite encendido o apagado y no diferentes niveles, otro detalle que en un portátil de más nivel siempre esperamos.

tecldo

Core i7 y Nvidia MX150: solo para juego ocasional

El interior del Xiaomi Mi Notebook Pro tiene como protagonistas a los Core i5 e i7 de octava generación. Como unidad de almacenamiento Xiaomi ha integrado un SSD de 256 GB; no hay más opciones en ese aspecto, pero existe una segunda ranura M.2 accesible si retiramos los tornillos de la tapa inferior. En cuanto a la memoria RAM, tenemos configuraciones de 8 o 16 GB DDR4. De la parte gráfica se encarga la tarjeta dedicada de entrada de Nvidia, la MX150.

Con el uso de los Core i5 e i7 de última generación de Intel, este equipo de Xiaomi ha tenido que reforzar la refrigeración. Lo hace con dos ventiladores que no tardan mucho en conectarse incluso con tareas poco exigentes como la simple navegación web, aunque lo hacen de manera intermitente y algo inconsistente. El ruido es pues bastante continuado aunque no elevado durante el trabajo con este portátil de Xiaomi, situación que se agrava cuando le exigimos bastante pues entonces los ventiladores se hacen especialmente de notar.

Vista superior

Para la entrada/salida de aire contamos con una amplia zona en la parte inferior, que queda muy ligeramente elevada por medio de unos tacos de plástico, así como la salida principal de aire caliente situada bajo la pantalla aprovechando el espacio que queda en la zona de la bisagra.

En cuanto a las temperaturas de funcionamiento y el calentamiento con cargas intensas de trabajo, ningún problema. Las zonas que sí que elevan su temperatura están alejadas de donde solemos apoyar las manos, aunque si vamos a usarlo en algún momento sobre las rodillas, en ese caso sí que seremos capaces de notarlo.

mrca

Rendimiento general del Xiaomi Mi Notebook Pro

Una vez vista la teoría, pasamos a las pruebas técnicas y sintéticas para comprobar el rendimiento bruto de este Xiaomi Mi Notebook Pro. El modelo concreto que hemos probado es el que viene con el procesador Core i7 en combinación con 8 GB de RAM. A la vista de los resultados en las pruebas sintéticas, el rendimiento de este Xiaomi Mi Notebook Pro es adecuado para cualquier tarea de ofimática, edición de imagen y vídeo, así como para juego ocasional bajo ciertas condiciones como comprobaremos más adelante.

Teclado 2

Nuestra primera prueba tiene como protagonista al test Cinebench, que nos mide de una forma fiable el rendimiento del procesador y sus núcleos/hilos. En la prueba de CPU hemos obtenido 529 cb, mientras que en OpenGL hemos podido alcanzar los 96,06 fps. Los resultados están acorde con lo esperado, sin sorpresas ni por la parte de esos 4 núcleos y 12 hilos con 2 GHz de frecuencia máxima de funcionamiento, ni tampoco por el apartado gráfico, donde la MX150 se hace notar frente a equipos que solo cuentan con elemento gráfico dedicado.

Si pasamos al test de PCMark 8, y lo comparamos con los resultados de dos equipos con procesadores de octava generación pero diferente aproximación a nivel gráfico, podemos ver las diferencias y valor tanto del uso de uno u otro procesador, así como de la elección de una gráfica integrada (Yoga 920), una para jugar (Gigabyte Aero 15) y el término medio de esta MX150 del Xiaomi Mi Notebook Pro.

Si pasamos a la comparativa de los test realizados con 3DMark, la diferencia entre equipos es la siguiente teniendo en cuanta la prueba Fire Strike, donde el equipo de GigaByte, con su GTX 1060, arrasa al Xiaomi, que a su vez no tiene problemas en destacar frente a la gráfica Iris integrada del Yoga 920. Todo según lo esperado.

Por último os dejo con los resultados de las pruebas de rendimiento del SSD de Samsung que incluye este portátil de Xiaomi y que comprobamos que es uno de los mejores componentes montados en el equipo por parte del fabricante asiático.

Resultados Ssd Rendimiento

Jugando con el Xiaomi Mi Notebook Pro

Como hemos ido comentando a lo largo de esta review, a los mandos del apartado gráfico de este Xiaomi Mi Notebook Pro nos encontramos con la Nvidia GeForce MX150 (con 2 GB de memoria GDDR5), lo que invita a que, además de en tareas habituales, tratemos de pensar en sacar algo de pastido a este equipo con juegos. Veamos qué tal nos ha ido en esta tarea.

Fornite en el Xiaomi Mi Notebook Pro

La primera prueba, como es habitual en nuestros test hardware, se la dedicamos al juego The Division, que con su test interno nos pone sobre la pista de lo que podemos esperar según la resolución escogida y el nivel de detalle del juego. Cabe decir que, antes de ejecutar el título, éste nos advertía de que la configuración del equipo no era la más recomendada para jugar.

El rendimiento del juego cae drásticamente en cuanto subimos el nivel de detalle o sobre todo, la resolución de juego. Para conseguir una tasa de juego superior a los 30 fps en casi todos los juegos actuales hay que buscas la combinación de detalles a nivel medio y no superar los 1366x768 píxeles de resolución. Esta configuración, y con paciencia para que cargue, nos puede dar alguna sesión de juego satisfactoria pero solo a cuentagotas y sin demasiadas pretensiones.

¿Y en el caso de juegos de tipo esports o menos exigentes? En este tipo de títulos, manteniendo esa combinación de reducida resolución y nivel de detalle medio, podemos superar los 50 fps con facilidad. Si pretendemos jugar a 1080p con los detalles altos, algunos resultados nos dejaron en nuestras pruebas 23,5 fps en CIV VI o 35,2 en Fornite.

Buena autonomía para un equipo tan grande

Algo de miedo le teníamos al Xiaomi Mi Notebook Pro después de nuestra experiencia con el modelo Air de 12 pulgadas y su escasa autonomía. Pero pronto se disiparon. La capacidad de su batería es de 60 Wh, lo que unido al buen comportamiento de sus componentes a nivel de consumo, nos dejan una autonomía muy interesante para un equipo con esta diagonal de pantalla.

En el primer escenario de uso, el de un equipo para tareas ofimáticas, de navegación web y algo de vídeo, con WiFi de uso continuado, el Xiaomi Mi Notebook Pro medió unas 6,5 horas, un dato más que correcto. Si la dedicación es de solo reproducción de vídeo, sin Wifi y con brillo al 50%, nuestro test nos marcó de media 9 horas y 15 minutos de aguante. Por último cargamos The Division con carga gráfica baja y logramos estar jugando de forma continua cerca de 1,5 horas.

La carga, que se realiza por medio del puerto USB-C superior de la parte derecha (se enciende el LED en rojo mientras se están cargando, el cual pasa a verde cuando se han completado), permite alcanzar el 50% en menos de 50 minutos, partiendo del 5% de batería, momento en que el Xiaomi Mi Notebook Pro se apaga por batería baja. Para la carga completa tardamos poco más de dos horas.

otra vista

El inconveniente de la carga de este Xiaomi Mi Notebook Pro que hemos encontrado es un clásico por comprar un producto Xiaomi de importación al mejor precio. Este equipo viene con cargador chino en el cual debemos de usar un adaptador, lo que resulta un incordio (no acaba de encajar bien, se queda siempre en el enchufe ...). La mejor opción es hacerse con un cargador USB-C de suficiente potencia junto con un cable USB-C largo. Otro gasto extra que debe tenerse en cuenta a la hora de tener el equipo 100% operativo y cómodo.

El cargador que viene de serie con este Mi Notebook Pro es de 65 W, más elevado que el de 45 W que trae el modelo Air 12 más asequible de la compañía. Si finalmente nos decidimos a comprar un cargador USB-C de terceros, debemos asegurarnos de la potencia sea suficiente o los tiempos de carga se eternizarán. Nosotros probamos con uno de 56 W y la carga completa se alargó más de 4 horas.

Windows 10 Home ... pero con licencia china

Otro hándicap de tener que importar el Xiaomi Mi Notebook Pro es que la licencia de Windows 10 Home con la que viene de serie es la china. Incluso en el supuesto de que, en la configuración inicial, atinemos al elegir idioma inglés, hay partes y opciones que no están completamente traducidas del chino.

Las soluciones dependerán de cada cual, pero como mínimo habrá que realizar una instalación de cero con nuestra licencia de Windows 10 en español o actualizar a una versión superior como la Pro. Insistimos, pero de nuevo otro aspecto a sumar tanto a nivel económico como de dedicación. No es pues un equipo para abrir y empezar a usar, ni tampoco para quien no conoce cómo reinstalar un sistema operativo y no puede/quiere pedir ayuda o invertir en ello.

otra vista

Xiaomi Mi Notebook Pro, la opinión y nota de Xataka

De nuevo estamos ante un producto de Xiaomi de electrónica pura y dura, y donde, al probarlo, nos hemos encontrado con un clásico: acabado y prestaciones por bastante menos que otros (sobre todo si lo compras con alguna oferta o cupón especial). En el caso del Xiaomi Mi Notebook Pro, las pegas son pocas (resolución de pantalla, teclado y poco más), y es complicado no recomendar este portátil en general por acabado, batería y especificaciones siempre mirando el precio que pagamos por él.

Curiosamente sus propios hermanos pequeños, los Air de 13 pulgadas, con la misma configuración interna, son duros rivales si pretendemos conseguir movilidad y no tanto una pantalla de 15,6 pulgadas que no ofrece más extra que esas pulgadas. Esperábamos algo más de un apellido Pro.

No es un equipo para abrir y ponerse a trabajar ni tampoco para quienes no conocen o quieren que un tercero les tenga que instalar de nuevo el sistema operativo

También hay que tener en cuenta que todavía no se puede conseguir de manera oficial sin recurrir a la importación desde China o por medio de terceros, lo que nos lleva a los potenciales problemas de esta marca ya muy conocida: el precio tras aduanas ya no es tan atractivo, tiempos de entrega o gestión de la garantía para devoluciones/reparaciones.

8,2

Diseño8,5
Pantalla 8
Rendimiento8,5
Teclado/trackpad8,0
Software7,5
Autonomía8,5

A favor

  • Diseño atractivo y con una buena construcción
  • De nuevo complicado de batir en relación precio/prestaciones
  • Batería suficiente para una jornada de trabajo mixta
  • Calidad y tamaño del touchpad
  • Equipo de buen rendimiento, especialmente el SSD, con el que nos podemos incluso atrever a jugar

En contra

  • El sistema de ventiladores se pone en marcha incluso sin calor ambiente y con una simple navegación web
  • Pantalla que en entornos luminosos y exteriores nos da muchos reflejos. Le falta brillo
  • Un modelo que se llame Pro necesita dar más resolución para sacar partido de las 15,6 pulgadas
  • Teclado mejorable
  • Sin interfaz Thunderbolt 3 y con dos puertos UBS-C pero solo uno multipropósito

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio