Compartir
Publicidad
Publicidad

Sony LX900, hemos probado el televisor 3D de mejor diseño

Sony LX900, hemos probado el televisor 3D de mejor diseño
Guardar
43 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Con el comienzo de desembarco de los televisores 3D en los escaparates de España, en Xataka vamos a ir probando los diferentes modelos que las principales marcas. Empezamos la ronda con el Sony LX900, uno de los primeros modelos en llegar a nuestro país y que te mostramos en un análisis en vídeo.

El Sony LX900 es un televisor LED 3D con uno de los mejores diseños que podemos encontrar hoy en día. Pero si el exterior es espectacular, el interior no se queda corto, y entre sus funcionalidades más destacadas, además del 3D, nos encontramos con una conectividad sobresaliente y diferentes aplicaciones y servicios que seguro que te sorprenden. Eso sí, con el mundo 3D doméstico en pañales, el paso a un televisor 3D es algo muy personal y menos de necesidad.



Sony LX900, diseño monolítico sin marco

Fue de los primeros productos que vimos en directo en Las Vegas y nos encantó. El diseño que Sony ha llamado Monolítico es limpio, recto y tiene el toque especial y de continuidad que le otorga el diseño sin marco. Si no lo encendemos, es difícil determinar dónde empieza efectivamente el televisor como tal.

Un rasgo muy interesante de este televisor, cuya base es robusta y bien acabada para soportar el alto peso del televisor a pesar de que es delgado, es la pestaña que nos permite reclinar la pantalla unos seis grados hace atrás.

Sobre las características principales de este Sony LX900, debemos decir que estamos ante un televisor LED con tecnología EDGE y varias mejoras como el OptiContrast Panel para que el rendimiento de los negros y el contraste en general, no tenga mucho que envidiar a los televisores de plasma, aunque en el fondo seguimos con un margen de mejora por parte de los primeros. Su sintonizador TDT de alta definición y los altavoces de 20 W también merecen un comentario, aunque en el campo del sonido integrado, cualquier televisor siempre presenta un rendimiento que promete ser mejor del que luego se obtiene.

Televisor Sony Bravia 3D diseño

Del mando a distancia también conviene comentar que es bastante grande, siguiendo una tendencia que, al menos a los que no disponemos de extremidades de gran envergadura, hace que sea complicado tenerlos en la mano y acceder a botones de los extremos. Pese a todo, es muy completo y podemos encontrar accesos directos interesantes al modo de activación de contenido 3D o Internet.

Conectividad para obtener contenidos sin complicaciones

Ya era hora de que los televisores se decidieran a incorporar conectividad WiFi de serie. No todo el mundo puede permitirse tener la casa cableada adecuadamente ni contar con dispositivos tipo PLC repartidos por las estancias. El Sony LX900 viene con Wifi de serie lo que da todo el sentido del mundo al mundo de contenidos alrededor del mismo.

Sony Bravia 3D aplicaciones

De todos los servicios que incluye el televisor Sony LX900 nos quedamos sin duda con el acceso nativo a Youtube mediante el modo Bravia Internet Video, la red social facebook, el repositorio de la propia Sony y los canales Antena 3 y La Sexta, con los que la firma japonesa ha llegado a un acuerdo en nuestro país. No se trata de una emisión en directo sino el acceso ordenado a los contenidos que ambas cadenas ya tienen disponible en Internet, y que de momento se compone principalmente de series y programas de producción propia.

Servicios llamativos y bien pensados

Los televisores, ya sean 3D o no, llevan años buscando ser lo más eficientes posible. Este modelo Sony LX900 no iba a ser menos, pero en este caso y gracias a un sensor de calor y movimiento, la forma de conseguir un menor consumo del televisor por la que ha optado Sony nos gusta.

Se trata de un detector de presencia del que ya te habíamos comentado que en el futuro detectará nuestros gustos gracias a la identificación del rostro del consumidor, pero que ahora mismo se limita a dar información al televisor sobre si estamos delante del televisor o hemos salido fuera de la estancia. En el caso de que el sensor detecte que hemos salido, pone en modo de espera (apagando la pantalla) el televisor y así se ahorra energía. Cuando volvemos a entrar en la habitación, la pantalla vuelve a la vida.

Sony Bravia 3D LX900

El sistema va un poco más allá, y como podéis comprobar en el análisis en vídeo del Sony LX900, si nos quedamos en la misma habitación pero el televisor no detecta movimiento de nuestros ojos o cuerpo, dará por hecho que no es necesario tener encendido el televisor, el cual pasará al modo de apagado al cabo de 20 minutos de entrar en pausa.

En los menús sencillos pero completos de este Sony LX900 podemos regular cómo de sensible queremos que sea este detector de presencia o incluso apagarlo. También existe la posibilidad de atenuar completamente la imagen en pantalla pero seguir escuchando el sonido.

Por último, también existe la función que permite sacar un aviso por pantalla cuando los niños están muy cerca de la pantalla.

Sony LX900, con modo 3D a la espera de contenidos

Hemos dejado para el final, aunque parezca extraño, el apartado destinado a analizar el modo 3D de este televisor Sony LX900. No es que funcione mal o no sea algo a destacar, pero actualmente y en el mundo doméstico lo consideramos algo casi accesorio. En España, ahora mismo, solo tiene sentido cuando le conectamos un reproductor Blu-Ray preparado para el 3D y logramos encontrar en un comercio una película 3D, que por lo general ya habremos visto en cine.

Con la cadena 3D lista, solo debemos colocarlos las gafas 3D incluidas en el pack y a disfrutar. Las gafas nos han resultado bastante cómodas. Quizás pecan de pesadas, pero son suficientemente amplias para albergar debajo gafas de vista sin excesivos problemas. Hay una pestaña en ellas que nos permite ampliar la abertura de las gafas con cabezas especialmente voluminosas. Por el contrario, de momento no hay posibilidad de tener modelos infantiles.

sony-bravia-lx900-televisor-3d-mando.jpg

Las gafas de Sony no funcionan con pilas recargables sino con baterías de botón, que prometen una autonomía amplia, suficiente para que pasen meses y meses sin preocupaciones sobre ese tema. Una vez encendidas con un diminuto botón en la patilla derecha, las imágenes movidas que vemos en pantalla se convierten en algo tridimensional.

La experiencia de visualización es muy similar a la del cine comercial 3D, y depende más del contenido que de la tecnología que usemos. Comparándolo con los otros televisores que hemos probado al mismo tiempo, podemos decir que todas las marcas se mueven en una experiencia similar con los mismos problemas conocidos. Entre ellos cabe citar el descenso en el brillo que podemos apreciar en las imágenes, menos acusado que en el cine comercial, la complejidad del ángulo de visión a la hora de apreciar el efecto 3D y la molesta sensación de cortinilla a la que al ojo le cuesta acostumbrarse y que, al menos en mi caso, provoca cansancio de la vista. También se hace notar un efecto de desenfoque en escenas especialmente rápidas o movidas cuando nos encontramos en el modo 3D.

Como una forma más de publicidad, Sony ha incorporado un modo de conversión de la señal 2D en 3D mediante un botón directo. Lo hemos probado y apenas podemos decir que se nota. Hay que dejar claro que por mucho que se empeñe la tecnología, solo los contenidos pensados y creados directamente para las tres dimensiones van a ser verdaderamente apreciados en sistemas tridimensionales. De eso estamos convencidos.

La opinión de Xataka

Gafas televisor 3D Sony Bravia

Enfrentarse a un televisor 3D no es tarea sencilla hoy en día. Simplemente no hay contenidos que realmente merezcan la pena más allá de unos títulos de animación creados a propósito y alguna que otra aventura en medio 3D. Habrá pues que esperar a que se asienten los contenidos 3D en el mercado para valorar más críticamente la compra de un televisor 3D.

Si obviamos ese apartado y no queremos optar por un modelo sin el modo 3D y más asequible, la compra de un televisor como el Sony Bravia LX900 debe obedecer a otros valores. Por ejemplo, su gran calidad de imagen y conectividad, justo en el camino que nos gusta de no depender de aparatos externos.

Eso sí, el precio a pagar es alto. En el modelo de 40 pulgadas del Sony LX900 que hemos analizado en Xataka, hay que buscar 2.000 euros, aunque a cambio sabemos que nos llevamos lo último de lo último en tecnología.

El televisor ha sido cedido para la prueba por parte de Sony España. Puedes consultar nuestra política de relaciones con empresas

Más información | Sony.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos