Compartir
Publicidad
Probamos VoLTE, el futuro de las llamadas de voz
Análisis

Probamos VoLTE, el futuro de las llamadas de voz

Publicidad
Publicidad

Cada vez me cogen menos el teléfono” me dice la responsable de Vodafone que está haciendo la demostración de Call Plus y VoLTE. No, no es que la ignoren, simplemente con el auge de la mensajería instantánea y un mayor acceso al correo, la gente de su entorno prefiere la comunicación asíncrona. “Por eso, con Call Plus queremos hacer las llamadas atractivas” me comenta.

No es la primera vez que oímos hablar de cómo la VoIP o la VoLTE van a ser el futuro de las llamadas. Todavía queda tiempo, hay muchos motivos técnicos para creer en su lenta expansión, pero Vodafone ya ha abandonado las pruebas piloto internas para ofrecerlo a sus clientes. Nosotros hemos cogido un par de Sony Xperia Z3 para usar este servicio y contaros nuestra experiencia. ¿VoLTE? Más futuro que presente.

VoLTE: más calidad y posibilidades de interacción con la voz

VoLTE es una tecnología joven, tanto es así que en realidad tiene poco más de un año de vida comercial. Desde que empezaran la primera oferta comercial en mayo de 2014, el servicio no ha parado de expandirse por todo el mundo aunque, de momento, su uso sigue siendo muy exclusivo.

Canalizar las llamadas de voz a través de una red LTE y tratarlo como datos sobre una red LTE es un avance respecto a las llamadas convencionales, el rango de frecuencias de audio es tres veces mayor que en 3G UMTS y seis más en comparación con 2G GSM. Además, libera ancho de banda ya que los cabezales de los paquetes en VoLTE son más pequeños.

Lte 2

Pese a que es muy prometedora, algunos temen que la VoLTE llegue de forma prematura ya que las redes 4G actuales no estaban pensados para realizar llamadas. De hecho, ya hay quienes piensan en introducirlas en 5G, motivo por el cual también el VoLTE ha tardado tanto en desarrollarse. Lleguen antes o después al gran público, vamos con nuestra experiencia.

Con VoLTE llega lo que se ha definido como llamadas en alta definición. Gracias a la implementación del codec AAC-ELD y una mayor frecuencia de audio es posible. Eso sí, ambos tendrán que tener buena cobertura.

En nuestro caso hemos hecho la demo con dos Sony Xperia Z3. Ambos terminales venían con el software de actualizado de tal modo que la aplicación para llamar (Dialer.apk) venía modificada de tal modo que si tenemos cobertura 4G nos aparece un icono nuevo a la hora de llamar un contacto. Un teléfono con un símbolo de suma.

Pulsar sobre este icono no nos lleva a una llamada de voz directamente sino que entraremos en un menú de personalización desde el cual podemos modificar el aspecto de ésta y si queremos introducir más datos. Aquí, no puedo evitar acordarme del “cada vez me cogen menos el teléfono” de la responsable de Vodafone ya que Call Plus permite muchas opciones de personalización.

En la llamada que recibirá la otra persona podemos enviarle varios datos antes de que decida si quiere coger el teléfono o no: un asunto, marcar la llamada como si fuera importante, especificar una coordenada GPS o incluso poner una foto. Con esto queda claro que podemos personalizarla y así lograr la atención de la otra persona o darle ya algunos datos previos.

Tanto Call Plus como VoLTE son estándares de la GSMA pero además permite a los desarrolladores de software (tanto los que hacen OEM para fabricantes como los que suben aplicaciones a las tiendas) meter todo tipo de interacciones en VoLTE. La integración nativa en el dialer del móvil es un ejemplo pero podríamos usar este servicio con otras aplicaciones también.

Lte 3

Así nos ha funcionado VoLTE en nuestras pruebas

Hacer las llamadas es sencillo y, en el caso del Z3, la integración es muy natural y hace que llamar con VoLTE no sea complicado. Comenzamos nuestras pruebas, primero con los dos terminales en 4G. La calidad de audio en los dos extremos es muy buena, mejor que la de una llamada convencional.

Probamos a que una de las dos personas pase a HSPA+ y gracias a la implantación de SRVCC (Single Radio Voice Call Continuity) se anticipa al cambio de antena y no se producen cortes. Eso sí, en movimiento se nota unos ligeros retrasos pero nada grave que estropee la experiencia.

Los cambios de red son fluidos y si comparamos con cualquier servicio de voz sobre IP que hay para móviles (Skype, Hangouts, WhatsApp, Facebook Messenger…) la calidad siempre es mejor, en algunos casos además con una diferencia bastante grande. Seguimos haciendo pruebas y vemos qué tal el consumo de datos y batería.

Personalizar las llamadas y ofrecer más funciones abre un mundo de posibilidades pero también un conflicto ¿sabrán ponerse de acuerdo todas las parte implicadas para llegar a unos mínimos comunes?

En una llamada de diez minutos con solo VoLTE observamos que consume unos 3MB de nuestro plan de datos. En el caso de la batería solo desciende un 1% y el terminal apenas se calienta. La cobertura en ambos casos siempre es buena aunque se produzcan cambios entre 4G y HSPA+.

Aunque las pruebas que hemos hecho son sobre red móvil de datos, también funciona con WiFi sin mayor problemas. Con una conexión de 10 MB la calidad de las llamadas es muy buena. Lo que no es posible es comenzar la llamada como una de voz convencional y luego dar el salto a VoLTE. Funcionan sobre redes diferentes. En el caso de Vodafone, no se cobra ningún extra por tener activado el servicio y los datos que se consumen van directos a la tarifa y el bono que tengamos contratado con ellos.

Pasamos a explorar algunas de las funciones adicionales: envío de posición por GPS, dibujar garabatos juntos y enviar SMS o incluso archivos. Aquí Vodafone quiere competir claramente con los servicios de mensajería y que mientras hagamos una llamada podamos hacer todo desde la misma y no usar otras apps a posteriori o incluso mientras hacemos la llamada. Todas funcionan bien y aunque probablemente solo lo usemos de forma puntual se agradece que esté ahí.

Lte 1

Por último tenemos las videollamadas. En su día parecía que iba a ser el futuro más cercano de las llamadas convencionales pero nunca terminó de despegar. Ahora, volvemos a esta idea y las pruebas con VoLTE dejan buenas sensaciones, algo contenidas eso sí: calidad de vídeo buena pero con algo de retraso, algo que se incrementa si estamos en movimiento o cambiando de red constantemente.

En cuanto al consumo de megas, unos 10 minutos son 30MB y el consumo de batería sube al 7% en cada terminal. Los dos Z3 se calientan un poco pero nada excepcional: recordemos que son diez minutos de pantalla encendida, con la cámara funcionando y usando la red.

VoLTE y Call Plus avanzan pero todavía queda mucho

No hay dudas de que VoLTE a día de hoy, tras haber hecho esta demo, está a un nivel alto. Ha mejorado la calidad de las llamadas convencionales y, si tenemos cobertura, es de los mejores servicios que vamos a tener de voz sobre una red móvil de Internet. Sin embargo, sigue planteando algunas dudas.

La integración en el Z3 está muy bien llevada pero ¿será igual en el iPhone? ¿Qué pasará con los Samsung? Las marcas en estas preguntas es lo de menos, el problema que planteo es si todos lo van a introducir del mismo modo o van a poner matices y funciones diferentes.

Como decíamos, tanto VoLTE como Call Plus son estándares compartidos pero es conveniente que tanto fabricantes como operadores lleguen a una serie de mínimos para que la conexión entre números y dispositivos de diferentes compañías llegue a buen puerto y no termine siendo un caos.

De momento VoLTE tiene más futuro que presente ya que aunque Vodafone ha comenzado a ofrecerlo con terminales muy selectos, todavía habrá que esperar a que el resto adopten e integren. Esperemos también que las tarifas de datos acompañen y no miremos con recelo el bono que nos queda ese mes para decidir si usamos este servicio o bien hacemos una llamada de toda la vida, con sus pros y sus contras.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio