Compartir
Publicidad

Oppo N1, análisis

Oppo N1, análisis
59 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Supongo que a estas alturas de la película a todos os sonará el nombre de Oppo, un fabricante chino de teléfonos móviles que lo está haciendo bien en su país, y que recientemente decidió que podría vender sus productos en Europa, a través de una web. La carta de presentación fue con el Oppo Find 5, con él consiguieron buenas críticas y muchos compradores, así que el listón había que superarlo con este Oppo N1, un producto más maduro, pero también especial, por su tamaño y elementos innovadores.

El Oppo Find 5 fue diseñado para impresionar, especialmente por su pantalla, aspecto que también sobresale en el nuevo modelo, en el que además podemos comprobar – nos guste más o menos – que hay creatividad y ganas de superarse en Oppo. Sin duda, la podemos colocar en el lado de las empresas chinas que son diferentes, como Xiaomi.

Un teléfono Android con dos trajes a nuestra disposición, CyanogenMOD y Color OS

Estamos ante un teléfono Android, que cuenta con su propia – y joven – personalización conocida como Color OS. Pero la interfaz pasa a un segundo plano cuando conocemos que el teléfono es el primero ideado para contar con una versión de CyanogenMod.

Nosotros tenemos para analizar la versión normal, pero no existen diferencias con la que cuenta con el sistema operativo que gestó Steve Kondik, así que también le echaremos un vistazo, con solo cambiar la ROM (no es un proceso demasiado complicado).

Oppo N1

Oppo tiene varios terminales importantes que lanzar en 2014, especialmente el Oppo Find 7, que estrenará lo último en tecnología, como una resolución de pantalla que romperá barreras, pero no será un sustituto del N1. El terminal que nos ocupa es una phablet, ideada para hacerse un hueco en una época en la que los smartphones gigantes tienen sentido para el mercado.

La principal pregunta que uno se hace cuando tiene entre manos una propuesta china es si merece la pena gastar el dinero, o mejor elegir una opción de marcas consolidadas en el país, por no hablar de lo que es capaz de ofrecer Google con sus Nexus, o incluso Motorola. En el caso que nos ocupa – las phablets – ahí tiene competencia dura con nombres como HTC, Nokia, Sony o Samsung, y ninguno de ellos tiene propuestas especialmente asequibles.

OPPO N1, principales características

El Oppo N1 es un teléfono gigante, su pantalla de 5,9 pulgadas lo dice todo. La calidad es de primera, y el diseño es innovador, con elementos como la superficie táctil en la trasera conocida como O-Touch, el accesorio O-Click, o la cámara que gira para hacer las veces de unidad frontal o principal. Nos encontramos con altibajos en el conjunto, como el chipset Qualcomm que no es la alternativa más moderna en hardware, o una batería de tamaño considerable y mejor autonomía.

Vamos a conocer mejor al Oppo N1 con nuestro vídeo de presentación, y luego repasamos cada una de sus especificaciones principales:

Oppo N1, ESPECIFICACIONES
Dimensiones físicas 170.7 x 82.6 x 9 milímetros, 213 gramos
Pantalla LCD IPS de 5,9 pulgadas
Resolución Full HD, con una densidad de píxeles de 373PPI
Procesador Qualcomm Snapdragon 600, quad-core Krait 300 a 1,7 GHz
Procesador gráfico Adreno 320
RAM 2 GB
Memoria 16/32 GB
Versión Android 4.3 con CyanogenMod 10.2/ Android 4.2.2 con Color OS 1.0
Conectividad Wireless 802.11a/b/g/n/ac, Bluetooth 4.0, 3G (HSPA+), NFC
Puertos de expansión MicroUSB
Cámaras Módulo giratorio de 13 megapíxeles, hace las veces de principal y frontal, con doble flash LED
Batería Batería Li-ion 3.610 mAh (no extraíble)
Precio 16GB: 449 euros / 32GB: 479 euros

Diseño

No lo vamos a repetir muchas veces más, es un teléfono grande – sobre todo alto - y el que esté valorando su compra ya sabe a lo que se enfrenta, ya que cada vez hay más productos de su especie. Aquí nos olvidamos de usar el teléfono con una sola mano, no es cómodo para eso por su peso y tamaño de pantalla. Curioso que con una pantalla tan grande, los botones de navegación se muestren aparte, operables de forma táctil. Se podría haber recortado en tamaño de marco y terminal jugando con esto.

¿Alternativas? En Android tenemos a un Sony Xperia Z Ultra considerablemente más grande – pero delgado -, un muy parecido HTC One Max, o un más pequeño y referencia en la categoría de las phablets, Samsung Galaxy Note 3. Fuera de la plataforma de Google no nos vamos a olvidar del Nokia Lumia 1520, en la línea de nuestro protagonista. Sí, a lo mejor no lo comparo tanto con teléfonos como el Galaxy Mega o el Huawei Ascend Mate, cercanos en precio y tamaño, pero creo que Oppo tiene un teléfono para pelear con los primeros espadas del mercado.

Oppo N1

La calidad de materiales es de primera, el policarbonato utilizado es sólido y agradable al tacto (buen agarre y nada de huellas). Para darle un toque de distinción, hay un par de marcos plateados rodeando el lateral. Y la construcción está al nivel, no hay ni una pieza o mecanismo mal terminado, ni más ensamblado, por lo que nos da la sensación que va a durar muchos años en buenas condiciones. Por ahora solo está disponible en un elegante color blanco mate, pero en China acaba de aparecer en color negro, conocido como Midnight Black.

El teléfono chino barato es cosa del pasado, una buena prueba es el Oppo N1

El elemento diferenciador claramente es la cámara, con un sistema giratorio (206 grados) que permite que la misma lente, sensor - 13 megapíxeles - y flash, sirvan para apuntar hacia delante, atrás, o cualquier ángulo que necesitemos. Está perfectamente resuelto, y tanto el bloque como los elementos de la cámara, están adornados con el mismo marco plateado que bordea el teléfono.

Para los que tengan miedo de la fragilidad del sistema, Oppo nos cuenta que sus testeos están por encima de las 100.000 rotaciones sin problema alguno. Igualmente es justo decir que el sistema no es sencillo, hay más de cincuenta pequeños cables que comunican ambas partes. Creo que es buen momento para repasar al Oppo N1 desde todos los ángulos, junto a sus accesorios:

Pero no sólo la cámara va embutida en el bloque giratorio, en su posición frontal tenemos que acordarnos que hay un sensor de luz y proximidad, además del habitual altavoz. Todos girarán cuando gire la cámara. En un lateral tenemos los botones de volumen y encendido (mejor que arriba en un dispositivo tan grande), con un tacto muy agradable, aunque a veces es complicado dar con ellos sin mirar (son pequeños). Tampoco es un problema, el doble toque en pantalla despierta al teléfono.

Pasando a la trasera, completamente plana y blanca con el símbolo de Oppo plateado, sobre él, el segundo micrófono para hacer cancelación de ruido. Si miramos muy a fondo vemos que hay una superficie delimitada por un marco, que es la famosa superficie táctil que estrena el teléfono, bautizada como O-Touch. Salvando las distancias, es algo al estilo de lo que propone Sony con su consola portátil Vita.

Oppo N1HTC One maxNokia Lumia 1520Sony Xperia Z UltraHuawei Ascend Mate
Dimensiones
(mm)
170,7x82,6x9164,5 x 82,5 x 10,29162.8 x 85.4 x 8.7 179,4 x 92,2 x 6,5163,5 x 85,7 x 9,9
Peso 213 gramos217 gramos209 gramos212 gramos198 gramos
Pantalla 5,9 pulgadas5,9 pulgadas6 pulgadas6,44 pulgadas6 pulgadas

Pantalla

Uno de los puntos fuertes del teléfono es la pantalla, con sus 5,9 pulgadas es tan grande como buena en términos de calidad y especificaciones. El panel IPS empleado en el Oppo N1 es Full HD (1920x1080 píxeles), lo mínimo que podríamos esperar para semejante tamaño. La densidad de píxeles se queda en unos estupendos 373ppi.

Como era de esperar en IPS, los ángulos de visión son muy buenos, y como está convirtiéndose en norma desde que Nokia lo pusiera en sus Lumia, el panel es muy sensible, pudiéndose usar con guantes, aunque no se hayan preocupado demasiado en publicitarlo. Se puede desconectar desde la configuración, ya que consume más energía.

A los estudiosos de pantallas para móviles les gustará saber que el panel utilizado cuenta con una matriz de píxeles RGB, sin trucos ni configuraciones extrañas que incidan en el color final. Los niveles de contraste y brillo son buenos – 450 nits –, y la reproducción de color es muy natural, tirando a cálida.

iPhone 5 vs Oppo N1
Las cuatro pulgadas del iPhone 5 dentro de un Oppo N1

Entre otros detalles a destacar tenemos la protección Gorilla Glass 3, otro punto con el que nos reafirman que estamos ante un teléfono de primera cuando hablamos de tecnología y calidad de construcción. Encontramos como negativo entre tanta cosa buena que la visualización en exteriores no es su punto fuerte, la pantalla refleja demasiado.

Con estos ingredientes no nos queda otra que recomendarla como un lugar ideal para ver contenidos multimedia, o ver páginas webs en condiciones. Como consejo, no confiaría demasiado en poner el brillo automático, que suele dejarlo demasiado bajo.

Hardware y rendimiento

Hardware

El Oppo N1 cuenta en su interior con Qualcomm Snapdragon 600, en el que sus cuatros núcleos funcionan a 1,7GHz. Es un hardware bien conocido e instalado en teléfonos importantes del mercado, pero a estas alturas de la película hubiera sido muy bueno haber conseguido un modelo 800 – ni el HTC One Max lo tiene -, especialmente para gestionar con mejores garantías ese pantallón Full HD.

Actualmente, pocas cosas marcan diferencias entre un 800 y un 600, aunque no tenemos dudas de que GPU Adreno 330 y núcleos Krait 400 son superiores (320 y Krait 300 en Oppo N1). No creo demasiado en los benchmarks, pero para que tengáis referencias, ahí van algunos datos pasados en con la versión CyanogenMod 10.2/Android 4.3. Como era de esperar, los números son inferiores a los conseguidos por un Xperia Z Ultra, o un Note 3, pero están muy cercanos a los del One Max:

Pasando a memoria, la cosa está bien, ya que tenemos 2GB de RAM – lo habitual en la gama alta -, y en lo que respecta a almacenamiento, opciones de 16 y 32GB. En la parte negativa, no podemos ampliarla al no haber ranura para tarjetas microSD.

El hardware se muestra suelto tanto en Color OS como en CyanogenMod, no tiene problemas con la interfaz, la multitarea, o navegando por páginas complicadas. Otra cuestión son las aplicaciones exigentes que van apareciendo, o afrontar las actualizaciones de los sistemas, que con lógica van subiendo escalones en exigencia.

Autonomía

Al Oppo N1 le han metido una batería acorde a su tamaño, ni más ni menos que de 3.610mAh, con el impedimento – para algunos – que no es accesible, y por lo tanto no se puede reemplazar con facilidad. El teléfono está a la par de referencias en el mercado como HTC One Max y el Galaxy Note 3 en autonomía.

No pensaremos mucho en cambiarla, ya que la autonomía del dispositivo es estupenda a pesar de tener que alimentar una pantalla tan grande. A menos que hagas un uso excesivo de todas las funcionalidades del equipo, durante horas, no tendrás problema en pasar la jornada. Con un uso moderado, estuve un fin de semana fuera con él, y volvió con vida.

Valoramos su increíble autonomía, no nos gusta tanto la falta de conectividad LTE

Lo dicho, uno de los puntos fuertes del equipo, especialmente en Color OS, ya que en ningún momento he tenido problemas de batería, ni he estado pendiente de llevar encima un cargador. Si nos centramos en su autonomía en llamadas de teléfono – funciona sobre 3G – nos vamos por encima de las 20 horas con facilidad.

Con CyanogenMod las cosas cambian un poco, de forma inesperada está peor optimizado, y el teléfono se vuelve más tragón que con Color OS. No sabría cuantificar las horas que se come, pero es una realidad que la autonomía se vuelve más vulgar, y tenemos que estar más pendiente del cargador. Suponemos que es otra cosa solucionable con actualizaciones.

Calidad de sonido

Mi experiencia con la calidad de llamada es buena, aunque el volumen bien podría mejorarse, en ocasiones suena demasiado bajo incluso en su posición máxima. Sí es destacable la claridad del sonido, especialmente en buenas condiciones, ya que si no las hay, el doble micrófono para cancelación de ruido no hace maravillas.

Auriculares

El altavoz también es un apartado bien cuidado, suena muy fuerte y con calidad, mientras no lo pongamos al máximo nivel de volumen, que empieza a distorsionar. En este sentido la familia HTC con el doble altavoz frontal, ha subido bastante el nivel. Se encuentra posicionado en la parte inferior del teléfono.

En lo que respecta a auriculares, la calidad de la salida de audio es mejor si cabe, y además nos encontramos con una unidad in-ear bastante buena en ergonomía, materiales y calidad de sonido. Cuentan con micrófono, para no tener que tener el pantallón pegado a la cara en las llamadas.

Conectividad

Un punto mejorable en el teléfono, teniendo en cuenta que las redes se están modernizando con rapidez – y la competencia lo ofrece -, es que no cuenta con conectividad LTE. El dispositivo funciona sobre redes 3G/HSPA+ de hasta 42Mbps. Tampoco faltan otro tipo de conectividades como el NFC o el Bluetooth 4.0.

Software

El Oppo N1 es un teléfono que se puede encontrar en dos configuraciones software, aunque la que podemos comprar aquí viene con Android 4.2.2 y la personalización Color OS en su versión 1.0. La alternativa la tenemos con CyanogenMod 10.2, sobre Android 4.3, con bajar la ROM e instalarla. Hay una versión limitada del teléfono que viene directamente así.

Para gustos los colores, pero en mi experiencia CyanogenMod es más estable y funciona mejor – la versión Android es más moderna -, aunque estéticamente no busque ser tan personal como Color OS. En la siguiente galería podéis ver cambios en partes que vamos a usar habitualmente:

CyanogenMOD

Para el que no conozca CyanogenMod, a primera vista nos encontramos con un aspecto de Android básico, como el que puede portar un Nexus, ya que no hay personalizaciones, ni bloatware de fabricante u operador, ni aplicaciones que hacen lo que ya hace el sistema (correo, mensajes, navegador) .

Esencialmente CyanogenMod está construido para usuarios que le gusta tener el control de casi todo, con un acceso a una configuración muy amplia, y que además quieren tener una experiencia muy cercana a un Android limpio. Entendemos que los cambios serán más importantes cuando llegue la actualización Cyanogen con Android 4.4 (ahora está con 4.3, pero en XDA nos lo enseñan en una versión no estable).

Entre las funcionalidades llamativas, tenemos la posibilidad de cambiar la velocidad del procesador, la pantalla de bloqueo está mejorada, hay un gestor de temas para cambiar el aspecto, mejoras en el audio y la aplicación de la cámara, mensajes seguros entre dos dispositivos CyanogenMod, y servicios propios para localizar y bloquear un teléfono.

Color OS CyanogenMod

Lo que es una realidad es que el sistema funciona rápido, ya que no tiene ninguna obsesión por transiciones y animaciones superfluas. Además, llevo más de una semana usándolo con este modo, y no he tenido ningún reinicio, ni he tenido ninguna salida forzada de aplicaciones, ni ralentizaciones extrañas. La estabilidad es uno de sus fuertes, algo que no podemos decir de otros terminales de gama alta.

La versión que se utiliza en este teléfono es la última estable, la CyanogenMOD 10.2, sobre un Android certificado desde el que tenemos acceso a Google Play – no es un fork al estilo Kindle – y por lo tanto a las aplicaciones Google que vienen instaladas en el sistema de serie (de hecho es el único teléfono que tiene el permiso de Google para llevarlas). No está disponible el Google Experience Launcher con Google Now, cosa de Nexus 5, pero estaría bien verlo en próximas actualizaciones.

Con CyanogenMOD tenemos una versión Android más avanzada y un aspecto Nexus, pero una peor autonomía

El mayor problema que le encuentro a CyanogenMod es que – gustos al margen - no marca grandes diferencias en un teléfono de nueva generación, algo que podemos constatar en terminales antiguos que se quedan sin actualizar, y gracias a las ROMs que cocinan, nos permiten darle una vida más amplia. Tarde o temprano ocurrirá esto con el Oppo N1, así que si en Cyanogen se portan bien, hay teléfono para rato.

Con respecto al soporte del hardware especial del teléfono, he podido usarlo sin problema con el Oppo O-Click, del que os hablaremos más adelante. Sin embargo, el panel táctil trasero me ha costado bastante encontrarlo (lenguaje>método de entrada), pero lo habilitamos y funciona.

CyanogenMod es la opción que yo elijo, y me parece normal que más de once millones de usuarios hayan optado por ella, muchos de ellos por darle vida a su teléfono antiguo, otros por no estar a gusto con las profundas personalizaciones que hacen fabricantes como HTC, Sony o Samsung.

Color OS

La personalización de la casa es joven, actualmente en la versión 1.0, que está construida sobre Android 4.2.2, y se parece a muchas cosas que ya han pasado por nuestras manos. Es atractiva y agradable, además de rápida en su funcionamiento. Cuenta con sus propios widgets, temas – stock y Color OS -, fondos y elementos, pero a mi me sigue pareciendo más familiar el Android stock de CyanogenMod.

Destacamos la introducción de un panel de gestos – aparece desplegar la barra de notificaciones desde un punto concreto -, con el que conseguimos accesos directos configurables a través de gestos en pantalla. Oppo ha incluido más de 30 aplicaciones propias, pocas interesantes, ya que la mayoría replican el funcionamiento de las aplicaciones que ya incluye Android.

Entre las novedades curiosas tenemos las spaces, que son unas pantallas de inicio temáticas. Inicialmente hay dos: un widget-cámara, que abre en la misma una ventana mostrando lo que captura la cámara. Debajo tenemos opciones de la misma, y las imágenes que vamos sacando. Hay otra pantalla de inicio dedicada al reproductor de música, con un bonito vinilo que se mueve al ritmo de la música. Prometen que van a llegar más pantallas de este tipo.

La personalización estrena un curioso “modo invitado”, que ya vimos en el LG G2, con el que podemos restringir el acceso a aplicaciones seleccionadas, y se entra con su propio patrón de desbloqueo. Como era de esperar, aquí funcionan sin problemas O-Click y O-Touch.

Cámara

Qué tal se comporta en foto

Ya sabéis, el Oppo N1 solo tiene una cámara, que está equipada con un sensor de 13 megapíxeles. Como cámara frontal es notable en calidad, ya que lo normal es encontrarnos con sensores menos capaces. Como cámara principal, es revolucionaria en el sentido de poder jugar con el giro, pero no lo es en calidad, ya que diríamos que está en la media, con buenas notas en algunos apartados.

La interfaz de la cámara en CyanogenMod es como si estuvieran utilizando un Android stock, os sonará a todos. En Color OS sí hay más juego con los diseños y funcionalidades, que os resumimos en unas cuantas imágenes:

Considero que el enfoque automático no es especialmente rápido, sí lo es a la hora de guardar la toma – 0,6 segundos - incluso con modos especiales como HDR, Beauty, panorama, Slow Shutter. Entre ellos destacamos el funcionamiento de HDR, también del modo macro, con bastante calidad y desenfoque del fondo. No nos gusta nada el resultado final del modo panorama.

Nos parece interesante y capaz el modo de larga exposición – hasta 8 segundos –, que con el teléfono bien parado, podemos obtener imágenes de mayor calidad que con el flash o con HDR. A continuación un ejemplo de lo que estamos hablando:

Para mí es esencial poder confiar en que la toma va a salir bien, sin volverme loco tocando cosas, y aquí no se han hecho los deberes

Entrando en especificaciones, sabemos que el sensor cuenta con un tamaño de 1/3,06 pulgadas – ahí meten 13 megapíxeles -, acompañado por una lente compuesta por seis elementos y apertura máxima de f/2.0.

También tenemos un procesador Fujitsu dedicado a la cámara, para descongestionar a la circuitería de Qualcomm. Por último, hay un flash LED dual, con diferente intensidad en cada diodo para jugar con las necesidades de la cámara frontal o principal. Todos los ingredientes parecen ideales.

Nos gusta la galería en Color OS, y las completas posibilidades de edición y filtros, especialmente las cosas que podemos hacer con el modo Beauty (maquillajes predefinidos sobre rostros, con ajuste bastante fino):

Por muchos megapíxeles y mecanismos que tengamos, cámaras como las del Nokia Lumia 1020, o los últimos iPhones, están a otro nivel. El software tiene mucho que decir en este aspecto, y suponemos que habrá mejoras por parte de Oppo para aprovechar la buena pinta que tiene el hardware, pero por ahora es lo que tenemos.

La calidad de las imágenes, como podéis juzgar, no es sobresaliente, ya que hay ruido y tendencia a que las tomas estén saturadas o muy contrastadas. Hay que tirar de muchos modos especiales – como HDR - para sacar mejores tomas, o luego jugar algo con el retoque. Tampoco es un portento en definición de las tomas, ni acertando con las diferencias de iluminación en una escena, pero todo parece ser arreglable vía software.

El Oppo N1 grabando vídeo

Vamos con el vídeo, donde es capaz de grabar en formato 1080p a 30 imágenes por segundo, además de un modo HDR, también en la misma resolución, dándolo un toque diferente al vídeo, más forzado en ocasiones, pero también recogiendo más información cuando hay mucho contraste de iluminación en la escena.

Otro ejemplo en formato 1080p.

El modo normal registra una buena cantidad de detalle, y los colores son realistas, aunque quizá aplica demasiado contraste. El vídeo es fluido, aunque le cuesta llegar a esos 30fps (no tenemos un alto bitrate, alrededor de los 9Mbps). En cuanto al audio, graba en estéreo a 157Kbps/48KHz.

No nos olvidamos del modo cámara lenta, con él podemos grabar en resolución WVGA, con una calidad bastante justa - y errores -, pero consiguiendo resultados curiosos:

O-Touch y O-Click

El panel O-touch

En la parte trasera, casi invisible, tenemos una pequeña superficie táctil. A alguno le vendrá a la cabeza la PlayStation Vita de Sony, y sí, es algo así, pero en una escala más pequeña (es un cuadrado con 2 pulgadas en diagonal). Nos permite interactuar con gestos sin tener que tocar la pantalla principal.

Podemos hacer desplazamientos de pantalla, arrancar la cámara con una doble pulsación, o incluso programarla para que salte una aplicación en concreto (marcador de teléfono, linterna, correo…). Con la cámara encendida, podemos hacer enfocar y hacer la foto con ella, y con el reproductor de música, controlar el flujo de las canciones.

En un teléfono tan grande, cualquier método de interacción es un plus, ahora hace falta que otras aplicaciones saquen provecho de él – Chrome no funciona -, y que nos acostumbremos a encontrar su posición de forma natural. El hecho de tenerlo conectado, y no acordarnos que está ahí, también implica que lo pulsemos por error en más de una ocasión. Mi conclusión es que la idea es muy buena, pero la experiencia de uso es mejorable.

El accesorio O-Click

O-click

La otra novedad con respecto a la competencia la tenemos con un accesorio, que nos permite realizar ciertas acciones a distancia, y que recibe el nombre de O-Click. Se trata de un control remoto que funciona mediante conectividad Bluetooth 4.0, que le proporciona una larga autonomía.

Como podéis comprobar en las imágenes, cuenta con un diseño con asas para poder colocarlo en un llavero u otro lugar donde se pueda anclar. No sabemos si irán sacándole más partido al invento, pero las funcionalidades de serie son las siguientes:

  • como disparador de la cámara
  • con una doble pulsación hacemos sonar el timbre del teléfono, por si lo tenemos perdido
  • podemos hacer que suene un pitido en el o-click al perder la conexión entre ambos
  • notificarnos de llamadas o mensajes entrantes a través de un led presente en el O-Click

OPPO N1, la opinión de Xataka

Es claramente un dispositivo diferente, el primero con CyanogenMod de fábrica y permiso de Google para usar sus servicios y aplicaciones. Al mismo tiempo tenemos la posibilidad de cargar una personalización como Color OS, con buen gusto y mucho desarrollo propio.

El Oppo N1 lo podemos comprar ya desde su página web en versión Color OS, por un precio de 450 euros por el modelo de 16GB, y 480 euros por el de 32GB. Creemos que si el teléfono está en tu punto de mira, merece la pena pagar por el modelo superior, ya que luego no hay forma de ampliar memoria. El precio no hay forma de mejorarlo con operadoras, ya que va por libre, y de cara a las redes que están montando, no ofrece soporte LTE.

Oppo N1

Si hacemos una valoración resumida, el teléfono es de notable, el problema está en la competencia – con gigantes de la electrónica detrás –, que es demasiado fuerte en el campo de las phablets:

  • El más parecido es el HTC One Max, por tamaño y posibilidades (hardware y pantalla similares). En su favor, podemos ampliar memoria, los altavoces estéreo en el frontal, y la presencia de HTC Sense, si te gusta. El Oppo es un teléfono más asequible, y a la altura en cada apartado.

  • El Note 3 es un teléfono más pequeño, sí, pero tiene lo último en hardware, posibilidad de ampliar memoria, puntero S Pen, o cámaras de mayor calidad. También es cierto que es más caro, y no a todo el mundo le gusta TouchWiz.

  • No nos olvidamos de Windows Phone, el mejor teléfono de la plataforma actualmente es una phablet, y se llama Lumia 1520. Si la plataforma de Microsoft te colma, mejora cámara, hardware más moderno y pantalla excelente. De nuevo estamos ante una solución más cara, y sin la versatilidad de los dos sistemas Android del Oppo.

  • Si buscáis algo más grande – 6,44 pulgadas -, Sony tiene el Xperia Z Ultra, que además de contar con lo último en hardware, es resistente al agua, y muy delgado. Es bastante más caro y realmente complicado de meter en algún sitio.

Al margen de invitaros a comprar un teléfono u otro, si es que andáis buscando algo de estas características, creo que la declaración de intenciones de Oppo es importante. Hay muchas cosas por pulir - se pueden arreglar con software -, y puntos que mejorar para próximos teléfonos, pero no hay duda que han puesto en el mercado algo con personalidad y calidad. No venderá millones, pero sí está repleto de buenas intenciones.

8,2

Diseño7,75
Pantalla 9
Rendimiento7
Cámara7
Software8
Autonomía9,5

A favor

  • Gran calidad de construcción y materiales
  • Batería de 3.600mAh, mucha autonomía en Color OS
  • La pantalla es de primera calidad
  • Valor añadido con O-click, O-Touch y cámara giratoria

En contra

  • No hay conectividad LTE
  • Cerrado: no se puede ampliar memoria, ni cambiar batería
  • La cámara está en la media, a pesar de sus excelentes ingredientes
  • O-click y O-Touch están a medio cocinar

En la realización de este análisis ha contribuido nuestro compañero Pedro Santamaría con la creación del vídeo.

El teléfono ha sido cedido para las pruebas por Oppo. Puedes consultar nuestra política de relaciones con empresas

Más información | Oppo

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos