Compartir
Publicidad
Publicidad
Moto Z2 Play, análisis: renovada apuesta por los Moto Mods en un diseño peligrosamente delgado
Análisis

Moto Z2 Play, análisis: renovada apuesta por los Moto Mods en un diseño peligrosamente delgado

Publicidad
Publicidad

Motorola lleva un año bastante movidito en lo que a lanzamientos de smartphones se refiere. Desde principios de 2017 han presentado nada menos que 10 smartphones, la mayoría de ellos centrados en las gamas de entrada y media, pero también algunos modelos de gama superior como el Moto Z2 Play que ocupa el análisis de hoy.

Decir que el Moto Z2 Play es un gama alta sería un error, pero tampoco es un gama media, al menos no al nivel de los Moto G5. Como ya sabemos por el primer modelo lanzado el año pasado, el apellido Play nos indica que estamos en un término medio, concretamente en ese segmento llamado gama media premium o súper-gama media. El Moto Z2 Play cuenta con especificaciones intermedias, pero aderezado con el soporte para la gama de accesorios Moto Mods, una cámara más completa y un diseño que adelgaza peligrosamente.

Moto Z2 Play, especificaciones técnicas

MOTO Z2 PLAY

DISEÑO

156,2 x 76,2 5,99 mm
145 g
Aluminio y cristal Gorilla Glass
Color gris lunar
Revestimiento nanométrico impermeable

PANTALLA

Super AMOLED de 5,5 pulgadas
FullHD 1.920 x 1.080 píxeles
401 ppp

PROCESADOR

Qualcomm Snapdragon 626
Octa-core ARM Cortex A53 a 2,2 GHz
GPU Adreno 506

RAM

4 GB LPDDR3

MEMORIA

64 GB + MicroSD hasta 2 TB

SOFTWARE

Android 7.1.1 Nougat

CÁMARA TRASERA

12 MP, f/1.7, Dual AF Pixel, AF láser, PDAF, flash LED doble tono, modo Pro, modo noche, HDR auto, vídeo 4K

CÁMARA FRONTAL

5 MP, f/2.2, lente gran angular, flash LED doble tono, modo noche auto, modo belleza, modo Pro, vídeo FullHD

CONECTIVIDAD

4G LTE, WiFi a/b/g/n, Bluetooth 4.2, aGPS, Glonass, minijack, USB-C

BATERÍA

3.000 mAh
Carga rápida TurboPower

PRECIO

449,81 euros

Diseño: esa joroba pide a gritos un Moto Mod

Moto Z2 Play El Moto Z2 Play adelgaza hasta los 6 milímetros, pero a cambio la joroba de la cámara sobresale de forma excesiva

Podría empezar hablando de que el Moto Z2 Play sustituye el cristal del primer modelo por una trasera de aluminio o de cómo se siente en mano, pero voy a seguir el mismo orden que siguieron mis ojos nada más sacarlo de la caja. El primer detalle en el que me fije no fue el material o el tamaño, fue la joroba de la cámara.

Ni el cambio de material, ni el tamaño ni tampoco el nuevo lector de huellas... Lo primero que verás nada más sacarlo de la caja es la joroba de la cámara.

La verdad es que resulta difícil pasar por alto la cámara cuando sobresale tantísimo del chasis. Es más, llevo casi una semana con el móvil y sigo sin acostumbrarme. Pero no sólo queda mal desde el punto de vista estético, también es bastante incómodo a la hora de apoyar el móvil en la mesa, tanto que no le he quitado el Moto Style Shell que viene con el móvil para poder minimizar ese 'bump' tan exagerado.

Moto Z2 Play ¿De verdad era necesario hacer un móvil tan delgado?

Esto de que la cámara sobresalga del chasis no es nuevo en la línea Moto, que se lo digan a los dueños de un Moto Z, aunque en este caso por lo menos conservamos el minijack. El modelo anterior, el Moto Z Play, también teníamos una joroba bastante prominente, pero no tanto. La razón de que la cámara sobresalga todavía más en la segunda versión no es otra que la obsesión de Motorola por la delgadez.

La obsesión de Lenovo por la delgadez también hace que perdamos 500 mAh de batería. Por lo menos seguimos teniendo minijack.

El Moto Z2 Play reduce su grosor hasta los 6 milímetros. Esto hace que, con prácticamente el mismo tamaño, el móvil pese bastante menos, concretamente 20 gramos menos, que no está nada mal. Es verdad que el peso es uno de los puntos positivos del diseño del Moto Z2 Play, pocos móviles de sus dimensiones resultan tan cómodos de transportar, pero sigo el modelo anterior, con sus 7 milímetros de grosor, no necesitaba una liposucción.

La historia nos ha enseñado que la delgadez tiene un lado malo, y es que deja menos espacio para componentes internos. En el Moto Z2 Play lo vemos clarísimo en la cámara, pero si miramos la hoja de especificaciones, vemos que la batería se reduce 500 mAh con respecto al primer modelo. De la autonomía hablaremos más adelante, pero es un detalle que deja bien claro que reducir el grosor conlleva consecuencias.

MOTO Z2 PLAY

MOTO Z PLAY

HTC U 11

ONEPLUS 5

IPHONE 7 PLUS

LG G6

DIAGONAL DE PANTALLA

5,5 pulgadas

5,5 pulgadas

5,5 pulgadas

5,5 pulgadas

5,5 pulgadas

5,7 pulgadas

DIMENSIONES

156.2 x 76.2 x 6 mm

156.4 x 76.4 x 7 mm

153.9 x 75.9 x 7.9 mm

154.2 x 74.1 x 7.3 mm

158.2 x 77.9 x 7.3 mm

148.9 x 71.9 x 7.9 mm

PORCENTAJE DE PANTALLA

70.1%

69.1%

71.4%

73%

67.7%

78.6%

PESO

145 g

165 g

169 g

153 g

188 g

163 g

BATERÍA

3.000 mAh

3.510 mAh

3.000 mAh

3.300 mAh

2.900 mAh

3.300 mAh

En la tabla lo hemos enfrentado contra algunos terminales de tamaño similar. No hay duda de que el Moto Z2 Play es el más delgado de todos, pero también de los que menos batería tiene junto con el HTC U 11 y un iPhone 7 Plus que queda incluso por debajo. El OnePlus 5 se queda en 3.300 mAh con unas dimensiones y peso prácticamente iguales, mientras que el LG G6 se impone con la misma cifra a pesar de que cuenta con un cuerpo más compacto.

El terminal de LG apuesta por otra forma de reducir su tamaño, pero no en el grosor, el cual llega casi a 8 milímetros. Aquí la firma se centra en reducir los marcos que rodean la pantalla del terminal, algo que no sucede en el Moto Z2 Play, pero aquí Motorola lo tiene complicado, y es que para mantener la promesa de crear Moto Mods retrocompatibles con modelos previos, el diseño no puede cambiar de forma notable.

El tamaño total del dispositivo, sin resultar excesivo, es lo suficientemente grande como para que el uso a una mano se haga bastante engorroso. A su favor sucede que ya nos hemos acostumbrado a hacer malabarismos (o usar las dos manos) para llegar a la parte superior de la pantalla, por lo que tampoco es más incómodo

Moto Z2 Play Los Moto Mods son un interesante concepto de accesorios, pero no dejan mucho margen a la hora de modificar el diseño.

Aunque la delgadez sea uno de los aspectos más destacables del diseño del Moto Z2 Play, no es el único. Como decía al principio, uno de los cambios con respecto a la primera generación es que se abandona el cristal que cubría la parte trasera en favor de un chasis de aluminio en tono gris.

¿Aluminio o cristal? Aquí entra en juego el gusto personal de cada usuario, pero el aluminio tiene la ventaja de que es más resistente a roturas por una caída. Además las huellas no se quedan tan marcadas, aunque algo sí se notan.

El Moto Z2 Play cambia la trasera de cristal por un chasis de aluminio unibody. Los acabados son muy buenos, además ganamos en resistencia y las huellas no se quedan tan marcadas.

Pero ojo, que no todo es aluminio. Aquí también tenemos líneas de antena, aunque colocadas de una forma menos habitual. En lugar de cruzar la carcasa trasera, aquí vemos como se ha rodeado todo el perfil del dispositivo, una solución no excesivamente discreta pero que adquiere más protagonismo en el diseño, casi como si fuera un elemento decorativo.

Detrás también tenemos el logotipo con la M de Motorola y, en la parte inferior, el conector para los Moto Mods. Por cierto, este detalle, aunque completamente necesario, también contribuye a esa especie de insistencia de Motorola para que tapemos la trasera con uno de sus Moto Mods.

Moto Z2 Play ¿Dejamos la parte trasera desnuda o la tapamos con un Moto Mod?

Si nos fijamos en los detalles, hay un cambio que hacía mucha falta en la parte frontal, y es que ahora el lector de huellas es ovalado y está mejor integrado, dejando de lado ese botón cuadrado del modelo anterior. Destacar que el botón no hace clic, sino que es una superficie táctil que detecta la huella con sólo reposar el dedo, y por cierto es bastante rápido y preciso.

Las teclas físicas están todas en el lateral derecho, en la parte superior. Tenemos los botones de volumen y el de encendido, al que se ha aplicado una textura estriada para que sea más fácil localizarlo. La bandeja para las SIM y la MicroSD se ha colocado en la parte superior, mientras que en la inferior están el conector USB-C y el minijack de auriculares.

Lenovo sigue fiel a su línea de accesorios modulares

Moto Z2 Play Moto Mods De arriba a abajo: Moto Z2 Play 'desnudo', carga inalámbrica, Moto Style Shell, TurboPower Pack y JBL Soundboost 2.

Los Moto Mods juegan un papel crucial en el diseño del Moto Z2 Play. En un momento en el que reducir marcos parece haberse convertido en el nuevo mandamiento en el panorama móvil (y con razón, todo sea dicho), Lenovo sigue fiel a su línea de accesorios modulares. Ojo porque esto no significa que no puedan tener las dos cosas, quizás mañana nos sorprenden con un Moto que mantenga la misma trasera para usarse con los Moto Mods y por delante sea todo pantalla, pero de momento ese día no ha llegado.

¿Y qué Moto Mods ofrece Lenovo con este modelo? Pues unos cuantos, pero no todos son tan útiles. El que sin duda resulta más interesante desde un punto de vista práctico es el TurboPower Pack, con el que se puede cargar el móvil por completo y además tiene carga rápida. Podemos obtener el mismo resultado con una batería externa, pero aquí el diseño magnético es mucho más cómodo. Además es bastante ligera.

Moto Z2 Play

La carga inalámbrica también llega de la mano de un Moto Mod que, además de ser compatible con el estándar Qi, también hace las veces de carcasa decorativa, aunque un poco más gruesa que la que viene incluida en la caja.

Por último tenemos el JBL Boostsound 2, un accesorio con el que convertir el dispositivo en un altavoz portátil, y la verdad es que suena realmente bien. Sin embargo, aquí hace que el móvil sea demasiado grueso y no es lo más adecuado si queremos usar el móvil mientras escuchamos música. Eso sí, me quedo con las ganas de probar el GamePad que anunciaron junto al Moto Z2 Play, sin duda el Moto Mod más curioso de todos.

Pantalla: si algo funciona, no lo cambies

Moto Z2 Play

Si en el diseño había cambios, con la pantalla el Moto Z2 Play es bastante más conservador, tanto que monta el mismo panel que encontramos en el modelo del año pasado. Tenemos una pantalla de 5,5 pulgadas con resolución FullHD y 401 ppp de densidad.

El Moto Z2 Play mantiene la misma pantalla Super AMOLED FullHD. Pese a no tener la resolución más alta, la experiencia visual es excelente.

El tema de la nitidez suele ser motivo de debate; ¿de verdad hace falta resolución QHD? La respuesta depende de muchos factores, pero lo cierto es que la pantalla del Moto Z2 Play ofrece un gran nivel de detalle. Otra cosa es que vayamos a usar el móvil para la realidad virtual. En este caso la densidad se queda algo corta y el QHD empieza a tener más sentido.

Moto Z2 Play Buena visión en exteriores con luz solar intensa.

Con respecto al uso en exteriores, la pantalla saca buena nota y ofrece una buena visión incluso en días de mucho sol. El sistema de brillo automático cumple su función y lo suele hacer de forma bastante rápida.

El Moto Z2 Play también repite con la tecnología Super AMOLED que proporciona un buen nivel de contraste gracias a esos negros tan profundos y colores muy vivos. Aquí hay que destacar que el terminal viene con dos modos de color: estándar e intenso. Por defecto viene configurado en intenso, que no es tan saturado como pueda parecer. En el caso del modo estándar, los colores pierden luminosidad y se ve un tanto apagado. Aquí echo en falta un punto intermedio ya que el cambio es demasiado brusco. Con respecto al táctil, mucha fluidez y sensibilidad.

Rendimiento: la fluidez por bandera

Moto Z2 Play

Decía al principio que el Moto Z2 Play está a medio camino entre la gama alta y la gama media, algo que se refleja perfectamente en su hardware. Tenemos un chip de gama media, un Snapdragon 626, acompañado por 4 GB de RAM, una cifra más que generosa que, aunque cada vez es más habitual en terminales más sencillos, sigue siendo habitual de los modelos más punteros.

En la práctica, la evolución del Snapdragon 625 no defrauda, ofreciendo una experiencia de uso muy fluida (aquí también hay que dar mérito al software) tanto en tareas básicas como navegar o usar redes sociales, como en otras más complejas como juegos de gran carga gráfica.

En las pruebas benchmark, el Snapdragon 626 se adelanta a su hermano pequeño ligeramente, y queda claro como los 4 GB de RAM le aportan más ventaja. Lo hemos comparado con el modelo anterior, así como con otros equipos de configuración similar, incluyendo el Moto G5 Plus. Curioso ver como en potencia está tan cercano a este modelo, pero otros aspectos como el diseño lo alejan tanto en precio.

Moto Z2 Play

Moto Z Play

BQ Aquaris X

Xiaomi Redmi Note 4X

Moto G5 Plus

Procesador

Snapdragon 626

Snapdragon 625

Snapdragon 626

Snapdragon 625

Snapdragon 625

RAM

4GB

3GB

3GB

3GB

3GB

AnTuTu

67.925

61.711

60.123

61.454

64.388

GeekBench

901 / 4.545

785 / 2.483

923 / 4.445

822 / 3.034

827/ 3.993

3DMark (Ice Storm Unlimited)

14.042

13.775

-

13.801

-

Los recortes en autonomía se notan, pero no defrauda

Moto Z2 Play Igual que el primer modelo, el Moto Z2 Play apuesta por un conector USB-C

Como decíamos al principio, el Moto Z2 Play es 1 milímetro más delgado que su antecesor, pero esta reducción se traduce en 510 mAh de batería menos, un recorte bastante notable que lo deja con una pila de 3.000 mAh. ¿Hasta qué punto afecta a la autonomía? Si lo enfrentamos al modelo del año pasado, obviamente queda por debajo y las visitas al enchufe son más frecuentes, pero la verdad es que la autonomía de este Moto Z2 Play sigue siendo bastante satisfactoria.

Durante la prueba, lo habitual ha sido recargar cada día y medio aproximadamente, una duración que está dentro del estándar actual, incluso un poco por encima si le damos un uso moderado y nos conectamos principalmente desde WiFi. Llegar a los dos días no es tan fácil.

Perdemos una buena porción de batería con respecto al modelo del año pasado, pero la autonomía no defrauda, pudiendo llegar al día y medio sin demasiada dificultad.

Obviamente, si empezamos a exigirle más, el nivel de carga desciende mucho más rápido y toca visitar el enchufe al llegar a casa. Es en estos casos cuando más se echan de menos esos miliamperios que se han perdido en el proceso de adelgazamiento. Aquí viene muy bien si contamos con el Moto Mod de batería, que además como decía tiene carga rápida.

Hablando de carga rápida, el moto Z2 Play tiene el sistema de la firma, bautizado TurboPower, que promete hasta 8 horas de duración en sólo 15 minutos de carga. Además, Motorola asegura que puede llegar al 50% de carga en 30 minutos. La verdad es que el sistema va bien, pero durante la prueba no ha llegado a las cifras que indica la marca. La carga es bastante más rápida al principio, llegando a subir en torno a un 1% cada minuto aproximadamente (en 22 minutos había llegado al 25%, pero al llegar a 30 minutos todavía estaba por el 35%), pero después se va frenando. En total, la carga se completa pasada una hora y 45 minutos.

Android puro con una botonera un poco confusa

Moto Z2 Play Los cambios son mínimos, se mantiene la experiencia Android 'stock'.

El debate sobre si es mejor Android puro o una capa visual surge en casi cualquier análisis, y en este caso el Moto Z2 Play se inclina hacia la primera posibilidad, apostando por una personalización muy ligera que se reduce a unos pocos elementos. Y la verdad es que le sienta muy bien, no hay apenas bloatware y tenemos una interfaz muy pura en la que la fluidez brilla especialmente.

No hay apenas bloatware, la interfaz es casi totalmente pura que destaca por su fluidez.

El Moto Z2 Play cuenta con Android 7.1.1 Nougat y el parche de seguridad de mayo de 2017. Tenemos detalles como los app shortcuts que se muestran al mantener pulsado sobre algunas apps, la interfaz estilo Pixel Launcher con el cajón de apps que se abre deslizando hacia arriba y un panel de ajustes rápidos totalmente 'stock'.

Moto deja su huella en algunos apartados, como ese widget redondo que domina la pantalla de inicio o la app Moto. Aquí tenemos bastantes opciones, la mayoría enfocadas al manejo del dispositivo mediante gestos como agitar dos veces para abrir la linterna, girar el móvil dos veces para abrir la cámara. Dentro de este apartado también tenemos lo que Motorola llama navegación a un botón y que nos permite sustituir la barra de navegación de Android por un sistema de gestos sobre el lector de huellas.

Moto Z2 Play ¿Barra de navegación clásica o gestos sobre el lector de huellas?

Si activamos esta opción, la barra de navegación habitual que incluye los botones de inicio, retroceso y recientes desaparece, y en su lugar tenemos varios gestos sobre el lector. Si deslizamos hacia la izquierda volvemos atrás, mientras que si lo hacemos hacia la derecha se abre la pantalla de recientes. Un toque rápido nos lleva de vuelta a la pantalla de inicio y un toque prolongado bloquea el teléfono.

Toca elegir entre la barra de navegación tradicional o los gestos sobre el lector de huellas. Otra solución sería tener dos botones capacitivos fuera de la pantalla.

Aunque es bastante fácil cogerle el truco, al principio resulta un poco confuso. Personalmente preferiría tener dos botones capacitivos a los lados del lector para así seguir teniendo los botones clásicos de Android sin que la barra de navegación quite espacio de la pantalla.

Otra de las opciones que incluye Motorola es la de activar la pantalla automáticamente cuando acercamos la mano. De esta forma, antes de coger el móvil podemos ver la hora y si tenemos alguna notificación. Es una opción bastante práctica, pero también bastante sensible y hace que la pantalla se active más veces de las que queremos.

Pero ahí no queda todo, también tenemos la opción de pantalla nocturna para reducir la luz azul y Moto Voz, un asistente de voz con el que, entre otras acciones, podemos desbloquear el móvil, aunque ya nos advierte de que no es un sistema muy fiable.

Cámaras: resultados óptimos con las funciones justas

Moto Z2 Play cámara

La cámara trasera es otro de los puntos que mejora con esta generación. Tenemos un sensor de 12 megapíxeles montado bajo una lente f/1.7, enfoque híbrido que combina el sistema Dual Pixel, AF láser y PDAF. Le acompaña un flash LED de doble tono, una pieza que también encontramos en la cámara delantera, de 5 megapíxeles y con lente f/2.2.

En el software ya hemos visto que Motorola apuesta por la sencillez de Android puro y la app de la cámara mantiene la misma tónica. Su interfaz es muy sencilla. En la parte superior tenemos las funciones HDR, flash y temporizador; los ajustes de la cámara se abren desde el botón de los tres puntos junto al disparador y por último los ajustes, que se acceden con un gesto deslizando de derecha a izquierda.

Moto Z2 Play Cámara Interfaz muy limpia. Los modos de la cámara se despliegan desde la esquina inferior derech y si deslizamos hacia la izquierda accedemos a los ajustes.

Pero que tengamos una interfaz tan sencilla no quiere decir que andemos escasos de funciones. Eso sí, aquí tenemos opciones verdaderamente prácticas, olvídate de dobles exposiciones, filtros o fotos animadas. En cuanto a fotos, hay un modo HDR que da muy buenos resultados y el modo profesional, con bastantes opciones para poder entretenernos ajustando todos los parámetros.

Olvídate de filtros, fotos animadas o dobles exposiciones, aquí tenemos las funciones justas, y además dan muy buen resultado.

Pero vamos a lo que interesa, que es la calidad que consigue el Moto Z2 Play. Como siempre, con buena luz conseguimos resultados óptimos, pero la calidad mengua cuando va oscureciendo. Nada nuevo bajo el sol, nunca mejor dicho.

Moto Z2 Play Fotos Imagen disparada en Modo Pro. Al subir la exposición, las zonas blancas aparecen algo quemadas, pero el nivel de detalle se mantiene en su punto máximo.

En condiciones de luz abundante es cuando la cámara del Moto Z2 Play saca todo su potencial. Detalle definido, texturas muy bien resueltas y colores fieles. El rango dinámico también es bastante amplio, aunque en esta imagen concretamente aparecen zonas quemadas porque aumenté la exposición con el modo Pro.

Moto Z2 Play Fotos Foto disparada al atardecer. El detalle se pierde un poco con elementos más alejados.

Como decía, el detalle empieza a resentirse si la luz baja, pero se mantiene bastante bien al hacer fotos al atardecer o en interiores. En cuanto al enfoque, es bastante rápido y preciso incluso en este tipo de escenas. El combo láser/detección de fase da muy buenos resultados y el disparo es rápido, aunque hay veces que al usar el modo HDR se nota un pequeño retraso.

Hablando del HDR, podemos elegir si activarlo de forma manual, pero conviene dejarlo en automático ya que consigue mejorar las fotos sin llegar a ser artificial como suele pasar en otros dispositivos.

Moto Z2 Play Fotos Sin HDR vs con HDR: salva las zonas de sombra devolviendo un resultado muy natural.
Moto Z2 Play Fotos Otro ejemplo en el que el HDR consiguió rescatar el detalle de las partes más oscuras sin pasarse.

Con el modo profesional también podemos ajustar la exposición de forma más precisa. Además, hay opción de ajustar el enfoque, el balance de blancos, el tiempo de exposición y la sensibilidad ISO. La interfaz permite ver todas las opciones al mismo tiempo con esa estructura de anillos que tanto recuerda a la app de la cámara de los extintos Nokia Lumia.

Moto Z2 Play Software El modo profesional y su interfaz de anillos muy al estilo Lumia.

En cuanto a los vídeos, la cámara trasera permite grabar en 4K a 30 fps o a 60 fps si bajamos la resolución a FullHD (esto se puede ajustar desde el menú de configuración de la cámara). Se echa en falta un estabilizador sobre todo para esos vídeos grabados caminando, pero los resultados son bastante buenos. También hay un modo de cámara lenta, aunque en este caso la calidad baja a HD720p.

Toca pasar a la parte delantera a ver las opciones que ofrece esa cámara para selfies, y la verdad es que es bastante completa. Junto con un flash de doble tono, también tenemos algunas de las funciones que podemos usar en la cámara principal, como son el modo pro o el HDR. Además tenemos el inevitable modo belleza.

Moto Z2 Play Fotos Selfie sin HDR vs con HDR: aquí el efecto es un poco más artificial, pero cumple su función.
Moto Z2 Play Fotos Modo belleza en niveles 1, 3, 5 y 7.
Moto Z2 Play Fotos Flash en modo antorcha vs foto con flash.

Como cámara secundaria que es, aquí tenemos una clara bajada de calidad con respecto al sensor principal, pero debería ser más que suficiente para el típico selfie ocasional. El modo belleza no es excesivamente agresivo, centrándose en suavizar e iluminar la piel, pero es mejor ajustarlo a mano en un nivel intermedio ya que el modo automático se suele pasar un poco. Por último, el flash LED viene bien en interiores, pero es preferible hacer la foto con poca luz para que no quede demasiado plana.

Moto Z2 Play: la opinión y nota de Xataka

Moto Z2 Play

Lenovo repite la fórmula que inició el año pasado: crear** un terminal más asequible dentro de la línea de smartphones compatibles con su gama de accesorios Moto Mods.** El Moto Z2 Play sigue el legado de la primera generación sin cambios radicales, sino apostando por una idea más continuista, aunque con mejoras.

Si sueles hacer muchas fotos con el móvil y valoras especialmente este apartado, el Moto Z2 Play no te defraudará. También sale bien parado en rendimiento con ese Snapdragon 626 y sus 64 GB serán más que suficiente para la mayoría de usuarios, y si se queda corto basta con tirar de MicroSD.

El adelgazamiento es uno de sus cambios más controvertidos, y puede que innecesarios, pero tampoco penaliza tanto la autonomía y a cambio tenemos un móvil más ligero, que en estas diagonales se agradece.

Quizás el cambio más controvertido es ese adelgazamiento hasta 6 milímetros por el que pierde batería y gana una joroba todavía más pronunciada. ¿Hacía falta? Personalmente creo que no, pero también es verdad que tampoco penaliza la autonomía tanto como esperaba. Sobre cómo afecta al diseño, bueno, tiene puntos mejorables pero la construcción es excelente y tiene muy buenos acabados.

Moto Z2 Play

Por su parte, los Moto Mods son una interesante forma de ampliar las capacidades del dispositivo, y lo bueno es que hay compatibilidad con todos los que han lanzado hasta la fecha. Sin duda, el mejor y más práctico es el TurboPower Pack. Las Moto Style Shells también son curiosas como forma de decorar el terminal, aunque no hacen mucho desde el punto de vista de la protección.

449 euros por un Snapdragon 626 es demasiado, su baza para diferenciarse de la competencia son los Moto Mods, ¿es suficiente?

Es el precio donde pierde puntos, y es que 449 euros por un móvil con un Snapdragon serie 600 es demasiado. Hay móviles con un hardware similar por poco más de la mitad, y si nos vamos a su mismo precio existen opciones bastante más avanzadas. El punto diferencial frente a sus competidores son los Moto Mods, o mejor dicho la posibilidad de tenerlos, ya que no vienen incluidos y algunos no son precisamente económicos.

8,37

Diseño8
Pantalla8.75
Rendimiento8
Software9
Cámaras8.5
Autonomía8

A favor

  • Rendimiento fluido para un chip de gama media.
  • Software muy limpio con las funciones justas.
  • La fórmula Super AMOLED + FullHD da muy buen resultado.
  • Cámara trasera rápida y de calidad.
  • Soporte para Moto Mods.

En contra

  • La cámara sobresale en exceso.
  • Pierde autonomía con respecto al modelo anterior.
  • Los Moto Mods condicionan el tamaño y diseño.

El teléfono ha sido cedido para las pruebas por Motorola. Puedes consultar nuestra política de relaciones con empresas
Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos