Compartir
Publicidad

LG Lifeband Touch, análisis

LG Lifeband Touch, análisis
17 Comentarios
Publicidad
Publicidad

LG fue una de las primeras en anunciar este año una pulsera cuantificadora. Sin embargo, su lanzamiento se fue retrasando y aunque a Estados Unidos llego hace más de un mes aquí se ha hecho esperar un poco. Sin embargo, ya ha llegado a llegado a España y por extensión a nuestras muñecas con el calor del verano.

Los coreanos tienen ya experiencia desarrollando accesorios pero la LG Lifeband Touch es su debut en el sector de los cuantificadores. Una pulsera con una propuesta diferente en el diseño y que recuerda a la Nike Fuelband. Su reto: ser diferencial y una opción redonda sin carencias importantes. Vamos con nuestro análisis para ver si LG ha sido capaz de lograrlo.

Diseño, una pulsera que se toca y pulsa

Nike fue una de las pioneras en el mercado de los cuantificadores y su propuesta pasaba por una pulsera cerrada y rígida que muchos de sus competidores posteriores dejaron de lado para acercarse a otro tipo de diseños como las pulseras de silicona con el sensor acoplado en un hueco específico.

LG ha decidido coger esta idea de pulsera para crear un modelo semi rígido que en vez de apostar por un sistema de cierre deja una pequeña apertura en el lateral para acoplarla de forma bastante cómoda en la muñeca. Si no somos de llevar pulseras la sensación es un poco extraña al principio pero luego apenas la notamos.

Cuando la probé en su momento en el CES y en el Mobile World Congress me pareció demasiado rígida. Por fortuna este tiempo que ha pasado desde su anuncio ha servido para que LG tome nota de las sugerencias de los usuarios y pone una parte flexible en el extremo donde acaba la pulsera para que sea mucho más cómoda y no dé la sensación de que aprieta. Un buen detalle de diseño.

lifeband-2.jpg

La pulsera no es la más fina pero su grosor es aceptable, se ensancha un poco más en la parte de la pantalla, ya que es ahí donde se concentra todo el trabajo de electrónica que lleva la LG Lifeband Touch. Dicho esto, vamos con uno de los elementos centrales y diferenciales de este modelo.

LG ha decidido apostar en la pantalla por un panel OLED blanco y negro con una resolución de 128 x 32 píxeles. Suficiente para ver con detalle toda la información que nos muestra. Una vez la tenemos configurada y encendida podemos encontrar diferentes menús en la pulsera.

Por un lado podemos distinguir tres opciones en vertical. Una con la hora, el día y el estado de la batería. Pulsamos el botón físico y vamos al siguiente nivel donde se nos muestra las calorías, los pasos que hemos dado, la distancia, lo que nos queda para completar el objetivo de hoy y la posibilidad de iniciar un entrenamiento. Un LED en el botón nos indicará cómo vamos a lo largo del día: rojo es que apenas hemos hecho, en amarillo rondamos la mitad y el verde nos avisa de que ya hemos pasado nuestro objetivo.

lifeband-5.jpg

Si tenemos sincronizada la pulsera con el móvil tendremos acceso a un tercer menú donde podremos usar un útil manos libres para controlar la música: botones de pausa, volumen, pasar de canción… Ah, la pulsera no se llama Touch por nada: la pantalla es táctil y en cada uno de estos tres menús podemos movernos en horizontal deslizando el dedo para ver más opciones en cada una.

LG ha acertado a la hora de hacer una pantalla sencilla en la que de un vistazo y con una navegación muy cómoda veamos toda la información. Sin embargo, no todo lo que reluce es oro: cuando estamos bajo la luz del sol resulta muy difícil ver lo que nos muestra la pantalla. Tendremos que irnos a interiores o bajo la sombra para, en este último caso, ver ligeramente la información que muestra.

Es una lástima ya que al ser una pulsera orientada al deporte se entiende que vamos a realizar parte de la actividad en el aire libre. De hecho, tampoco es sumergible y aunque se puede mojar un poco, no os duchéis ni hagáis natación con ella. No poder ver la pantalla de forma cómoda siempre hace que su utilidad como reloj o manos libres para la música pierda algo de eficacia. También podemos recibir notificaciones, pero está limitado a llamadas de teléfono y SMS. No podemos configurar que funcione con más aplicaciones.

lifeband-3.jpg

El cargador es propietario y necesita un adaptador proporcionado por LG que, conectado a un micro USB carga la batería de la pulsera en una hora aproximadamente. Su autonomía es de unos cincos días por que se sitúa en la media frente a sus competidores.

Aplicación, muchas opciones y alguna carencia

Tras destripar la pulsera, vamos con la aplicación. La aplicación de fitness de LG nos obliga a registrarnos con una cuenta, la buena noticia es que esto se traduce en poder sincronizar nuestra pulsera en varios dispositivos sin problema, perfecto si por ejemplo cambiamos de móvil, y así no perdemos el progreso de los días que la hemos llevado puesta hasta ahora.

La interfaz es algo recargada y se divide en cuatro espacios. Por un lado tenemos la pantalla de inicio donde nos mostrará cuánto nos queda para conseguir nuestro objetivo y las calorías que hemos quemado hasta ahora. Bajando podemos ver cómo lo hemos hecho ese día, dónde se concreta las horas de más actividad y un histórico con las calorías que hemos quemado cada día de esa semana.

Luego tenemos un menú de actividad un poco redundante ya que nos vuelve a mostrar lo que llevamos hasta ahora y luego sí que nos da algo de información nueva como por ejemplo una separación en porcentajes entre el tiempo que hemos andado, corrido, subido escaleras y un cuarto que hace como cajón de sastre para toda la actividad que la pulsera no ha podido tipificar.

Que cuente la altura es una baza a su favor. Sin embargo, que lo haga mostrando un dato tan relativo como es un porcentaje no nos ayuda mucho para saber cuántos pisos hemos subido como hacen otras pulseras. ¿Un 5% de nuestros pasos han sido escalones? Genial, siempre podemos hacer la cuenta a mano pero aquí necesita dejarlo más claro.

lifeband-7.jpg

Personalmente que dé los datos en porcentaje y no por tiempos me parece un poco confuso y no ayuda a entender bien qué tal lo hemos hecho. Más abajo se nos introduce una opción que habíamos mencionado antes: los entrenamientos. En este apartado se tipifican todos aquellos entrenamientos que hemos configurado desde la pulsera.

También podemos introducirlos manualmente ya que la pulsera no siempre registra bien todas las actividades deportivas. La aplicación da a elegir muchos tipos de deportes y en función del tiempo que le digamos que hemos hecho esa actividad calculara una serie de calorías y las sumará al total.

La aplicación se encarga de hacer una estimación en función de nuestro peso, altura y el tiempo que hemos realizado la actividad. Por supuesto, cada una tiene una fórmula diferente ya que no es lo mismo una hora y media corriendo que media hora jugando a los bolos. Es una buena forma de introducir actividades que no siempre se cuentan bien al llevar los sensores en la pulsera.

En el tercer apartado tenemos los entrenamientos que podremos introducir aquí también de forma manual y ver la ruta que hemos hecho gracias a los datos que capta el GPS. Algo muy confuso es el hecho que desde este apartado sí nos deje registrar la posición en el mapa y no cuando lo hacemos desde la pulsera. Debería ser en las dos ya que se entiende que es una función duplicada.

screens-1.jpg
screens-1.jpg

Por último tenemos el menú de ajustes donde podemos sincronizar nuestra cuenta en diferentes redes sociales y agregar otros gadgets como el pulsómetro de LG o los de Polar y Zephyr. También podemos configurar una alarma por vibración, aunque no hay forma alguna de registrar el sueño, los coreanos han decidido centrarse más en la faceta deportiva y de vida sana quemando calorías.

Además de los entrenamientos manuales podemos emparejar la cuenta con Runkeeper, My Fitness Pal y Map My Fitness para meter más información a la base datos. Se agradece la conectividad con otros servicios aunque se echa de menos algunas opciones como tener una red social para comparar resultados con amigos y conocidos. Lo más que podemos hacer es compartir en redes sociales.

Por último, pero no menos importante, hablemos de la compatibilidad de la aplicación. Aunque LG especifica una serie de modelos compatibles en la caja, en realidad funciona con cualquier móvil con 4.3 que tenga Bluetooth 4.0 Low Energy. La app está disponible tanto para iOS como para Android.

lifeband-6.jpg

Una buena propuesta con margen de mejora, la opinión de Xataka

LG pone buenas ideas con su pulsera sobre la mesa: diseño diferente, pantalla táctil con navegación intuitiva, una aplicación que funciona bien… Sin embargo, algunos conceptos se han quedado un poco cojos y en otros aspectos podían haber dado sacado mucho más pecho.

La sensación que transmite la pulsera es de ser un buen producto y diseñado para ofrecer algo diferente. No es la opción más completa del mercado, se echa de menos poder contar las horas de sueño, y el hecho de que no se pueda ver bien bajo la luz del sol hace que la pantalla pierda eficacia. Con todo, es una opción recomendable para quien busca diseño y se preocupa más por los pasos y los entrenamientos que por medir la calidad del sueño.

A favor

  • Diseño y comodidad
  • Pantalla táctil
  • La aplicación se sincroniza con muchos servicios deportivos.
lifeband.png

En contra

  • No es sumergible
  • La pantalla tiene mala visibilidad bajo la luz del sol
  • No registra el sueño

La pulsera ha sido cedida para la prueba por parte de LG. Puedes consultar nuestra política de relaciones con empresas

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio