Compartir
Publicidad

FitBit Aria, análisis

FitBit Aria, análisis
8 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El cuidado de la salud y la tecnología están condenadas a entenderse. Además, me parece que hacen muy buena pareja, y son múltiples los gadgets que van aprovechando esa empatía para animar a los consumidores a cuidarse y hacer deporte. Es cierto que no deberíamos de necesitar ningún extra, pero estos gadgets acaban por motivarte de forma especial.

Ahí tenemos cacharros como el Fuelband de Nike o el propio FitBit Ultra que ya probamos en Xataka y que es obra de los mismos creadores de esta báscula con WiFi llamada Fitbit Aria y que he probado para Xataka. A continuación su análisis a fondo.

Fitbit Aria, una báscula conectada a Internet

La Fitbit Aria, al igual que pasa con la WiThings, es una báscula bien diseñada que cuenta con la particularidad de que ofrece conexión a Internet para subir los datos de nuestro peso a la web de la compañía, donde hay una serie de servicios asociados.

Fitbit aria en funcionamiento

En el caso de la Fitbit Aria, el diseño me ha gustado mucho. El modelo que he podido probar presenta un blanco inmaculado con zonas un poco más oscuras y que nos dan pistas de dónde podemos colocar los pies. Esa superficie es lisa pero no hay peligro en caso de que nos subamos a ella con los pies mojados. Este acabado en cristal es importante porque justifica en parte el precio alto de la báscula.

A destacar la parte inferior – de plástico también blanco – con forma de burbujas y rematada por las patas con superficie antideslizante que se ha mostrado muy segura. Justo en esa parte encontramos la zona para las baterías, que son cuatro pilas AA.

Fitbit aria diseño
Cuatro pilas AA nos deberían aguantar medio año de mediciones

Como báscula, la FitBit Aria es capaz de medir con exactitud nuestro peso pero añade también los datos de masa grasa de nuestro cuerpo con ayuda de unos electrodos colocados en las zonas oscuras que comentamos anteriormente. Esos electrodos envían una pequeña carga eléctrica por una de nuestras piernas (por eso hay que estar bien colocado sobre la báscula y con los dos pies en ella, sin calzado) y la reciben por la otras tras recorrer nuestro cuerpo. El resultado es una cifra de porcentaje de grasa fiable.

Fitbit aria análisis peso

Como ves en las imágenes, no hay botones para la configuración de la báscula, así que Fitbit Aria recurre a toques de nuestros pies sobre ella y a las aplicaciones para smartphones, así como la web del producto. Para ello tenemos que conectar la misma a la red WiFi de casa y seguir instrucciones de la pantalla LCD que se ve bastante bien aunque no caben más que tres letras al mismo tiempo y pasan a modo de anuncio. Cuestión de acostumbrarse pero otros modelos de la competencia presentan una mejor pantalla.

No es solo para ti

configuracion nombre fitbit aria

Vamos con la configuración de esta báscula Aria. Es de las más sencillas que nos hemos encontrado, pudiendo realizarla tanto con la web como con la aplicación para smartphones. Tan solo tenemos que registrarnos en la web, asignarle un nombre a la báscula, el nuestro y listo.

Una vez realizado este paso, ya podemos empezar a pesarnos y que el sistema nos reconozca. En el caso de que el peso de quien se sube a la báscula sea significativamente diferente del nuestro, se asigna como invitado.

La báscula guarda un historial exhaustivo de las medidas que va tomando, y ya en la web las puedes corregir si es necesario en lo referente a quién se ha pesado. El sistema nos permite tener hasta ocho perfiles activados, pero para añadir a más personas hay que enviar un correo electrónico a la persona en cuestión, la cual se puede añadir a nuestro sistema desde el enlace que le llega al correo. No nos gusta que no haya una manera más sencilla y directa de añadir personas al sistema igual que podemos eliminarlas.

historial mediciones Fitbit Aria

Pero esa forma peculiar de añadir personas a nuestra báscula tiene una razón de ser: que se cree otro perfil en Fitbit para llevar su peso en su propia cuenta pero usando nuestra báscula. Nos gustaría que Fitbit permitiera integrar esas cuentas familiares de alguna forma.

Si tienes pequeños por casa, la báscula FitBit Aria comienza a pesar a partir de nueve kilogramos.

Fitbit aria análisis en Xataka
La báscula pesa a partir de 9 kg

De forma general, las mediciones son más o menos rápidas (unos seis segundos), pero el proceso de cálculo de grasa, identificación de quién se ha subido y actualización de los datos lleva más de 20 segundos. En ese apartado creo que también se puede mejorar.

En el caso de que haya dos personas con pesos similares y registrados, el sistema puede no acertar con el perfil pero nos dará la opción de elegir quienes somos con toques de nuestro pie en la superficie de la báscula. Es sencillo y solo hay que seguir las instrucciones en pantalla.

Fitbit aria peso
La identificación del usuario es siempre acertada

La cobertura WiFi es bastante satisfactoria. En mi caso el router principal está colocado una planta y la báscula en una superior. No ha dado fallos, pero en caso de darlo, las medidas se almacenan y se actualizan cuando la báscula vuelve a conectarse a la red. Una gran idea.

Logro desbloqueado, has perdido dos kilos

Una gran parte del atractivo de este tipo de gadgets está en los servicios vía web y aplicaciones. En el caso de Fitbit, la web es bastante completa, aunque las opciones están bastante mezcladas para mi gusto. Todos los datos quedan recogidos, se generan gráficas muy visuales y FitBit añade el motivador extra de las insignias y logros.

Fitbit aria gráfica peso

Dado que el servicio Fitbit, como otros deportivos y relacionados con la salud, permite compartir con amigos y grupos nuestras experiencias y datos, hay una gestión bastante completa de la privacidad, y prácticamente cualquier dato que recoge el sistema sobre nosotros podemos decidir quién y cómo lo conoce.

Privacidad fitbit aria

A la hora de compartir esos datos tenemos las opciones de Twitter, Facebook y un blog con Wordpress, además de Microsoft HealthVault.

FitBit Aria, la opinión de Xataka

120 euros por una báscula que mide la grasa corporal así de repente es un precio alto. Pero no tanto como otros gadgets con similares pretensiones.

Fitbit Aria imagen

En el caso de esta FitBit Aria, su diseño, acabado y servicios asociados son muy buenos, y eso hace que suba el precio. Pero te aseguro que si eres de los que se motiva mucho más para cuidarse con una báscula WiFi que envíe los datos a una aplicación y web, este modelo de FitBit hace que cuidarse sea un juego bastante divertido y ¡con medallas de logros para coleccionar!

La báscula ha sido cedida para la prueba por parte de Fitbit. Puedes consultar nuestra política de relaciones con empresas

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio