Compartir
Publicidad

Los asistentes de voz se enfrentan al problema de las pulseras cuantificadoras: la gente se cansa de usarlos

Los asistentes de voz se enfrentan al problema de las pulseras cuantificadoras: la gente se cansa de usarlos
17 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Los asistentes de voz se han convertido en una de las grandes promesas tecnológicas de esta temporada: productos como Amazon Echo y Google Home quieren conquistar nuestros hogares, pero se enfrentan a un problema inquietante: que la gente se canse de usarlos al poco tiempo.

Es lo que señala un nuevo informe de VoiceLabs, que destaca que de los más de 7.000 "skills" disponibles en Alexa (miniaplicaciones para interactuar con servicios con la voz) el 69% no tienen ninguna opinión sobre ellos o solo tienen una. Eso revela que los usuarios del Amazon Echo no aprovechan el potencial de estos dispositivos y sus asistentes de voz, pero aún hay más.

Desaprovechando el potencial de los asistentes de voz

No solo los usuarios no descubren nuevas aplicaciones para estos asistentes de voz a pesar de estar disponibles: si Alexa o Google Assistant logran que alguien comience a usar una aplicación de voz, "solo hay un 3% de probabilidades de media de que esa persona siga usando esa opción activamente en la segunda semana".

Alexa

Esa cifra es sensiblemente más alta en aplicaciones móviles tradicionales, donde la "tasa de retención" es del 11% y del 13% en iOS y Android respectivamente tras una semana de uso. Como revelaba Adam Marchick, co-fundador de VoiceLabs, "hay un montón de aplicaciones de voz ahí fuera, pero son aplicaciones zombie".

Uno de los problemas de dispositivos como Amazon Echo o Google Home es el hecho de que los usuarios simplemente no descubren todas sus posibilidades, y se limitan a usar las opciones básicas como reproducir música o encender, informarles de la meteorología y apagar las luces de casa en esos dispositivos conectados.

Voice

Aún así la oportunidad está ahí: en el estudio se espera que en 2017 se venderán 24,5 millones de dispositivos tipo Amazon Echo o Google Home en 2017, cuando en 2016 las ventas fueron de 6,5 millones de unidades. Aún así sigue habiendo otros retos, como la de la monetización de esos servicios —"este es un gran problema para el éxito de estos ecosistemas", indica el estudio—, y habrá que ver si el fenómeno de los asistentes de voz acaba aflojando el ritmo como ocurrió con las pulseras cuantificadoras.

Vía | Recode
Más información | VoiceLabs
En Xataka | Alexa conquista el CES: ¿ha logrado Amazon convertirlo en el "Android de los asistentes de voz"?

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio