Publicidad

Jawbone refuerza su apuesta: Up Move para gamas bajas, Up3 para cuantificación premium

Jawbone refuerza su apuesta: Up Move para gamas bajas, Up3 para cuantificación premium
14 comentarios

Publicidad

Publicidad

El segmento de los cuantificadores personales sigue siendo especialmente popular entre los fabricantes, y de hecho gigantes como Microsoft ya se han lanzado de lleno a ofrecer sus soluciones en este segmento. Por supuesto, eso no ha hecho más que esforzarse más a desarrolladores con algo más de experiencia en el mercado.

Es el caso de Jawbone, que ha renovado su gama de productos con dos nuevos cuantificadores personales que están dirigidos a un público muy distinto. Los Jawbone Up Move están claramente enfocados a la gama baja de estos dispositivos, mientras que los Jawbone Up3 son la tercera interación -dos años después del Up2- de sus pulseras de gama alta.

Ambas se unen a la popular Jawbone Up24 que apareció hace meses y cubren tres segmentos de precio distintos. Los responsables de la empresa destacan cómo estos dispositivos tienen un objetivo claramente distinto al de los relojes inteligentes: la idea es que sean "discretos" y sencillos, en contraste con esos smartwatches tan llamativos y llenos de prestaciones que nos están invadiendo desde hace meses. Y es que como dicen sus creadores, "Un dispositivo Up no te distrae. No te saca de ese momento. No te para cuando estás haciendo lo que quieres hacer".

A por la cuantificación asequible: Jawbone Up Move

Los Jawbone Up Move son pulseras que tienen un pequeño bulto redondeado en su parte central que en la distancia hace que podamos confundirlos con relojes. Sin embargo estos dispositivos solo imitan ese pequeño apartado para centrarse en las tareas de cuantificación sencillas y competir con productos como los Misfit Flash, que también atacaron hace meses este segmento de mercado.

Así, cuenta con una batería que permite que tengan una autonomía de 6 meses, y en realidad ese diseño permite que podamos acoplarlo como si fuera un clip a nuestra ropa o zapatos, además de funcionar también metido en el bolsillo o colocado en su posición natural en nuestra muñeca.

La superficie clicable hace que las luces LED nos informen de si estamos cumpliendo los objetivos marcados -como siempre, controlables a través de la aplicación gratuita para dispositivos móviles, entre otras opciones- y podremos cuantificar calorías quemadas, distancia recorrida, pasos e incluso el sueño. Lo único que no puede hacer el Up Move en comparación al Up24 es vibrar para despertarnos por la mañana. El precio de estos dispositivos es de 49,99 euros, y hay pulseras opcionales por 15 dólares.

Cuantificación premium con el Jawbone Up3

En el tope de gama tenemos al nuevo Jawbone Up3, una pulsera más delgada y ligera que la Up24. En anteriores versiones de los Jawbone Up (incluido el Up24) se integraba el acelerómetro de tres ejes, y en el Up3 encontramos una versión mejorada de ese sensor al que se suma un sensor de temperatura de la piel, de temperatura ambiente, y cuatro sensores de bioimpedancia localizados en el interior.

Con esos sensores es posible medir pasos, calorías quemadas, distancia recorrida y calidad del sueño, pero también seremos capaces de "enseñar" al dispositivo actividades que realizamos con un asistente en el que podremos introducir (aquí hay que ser sinceros) qué actividad física hemos realizado y durante cuanto tiempo, para que luego la pulsera aprenda que ciertos momentos en los que quemamos muchas calorías se pueden deber a la práctica del baloncesto o la natación, por ejemplo.

El Up3 también permite determinar el ritmo cardiaco y en futuras actualizaciones la aplicación utilizará esa información para informarnos de si estamos fatigados o con estrés en el trabajo. Las opciones parecen interesantes, pero su precio de 179,99 euros, tan solo un paso por debajo de algunos relojes inteligentes, parece comprometedor.

Más información | Jawbone
En Xataka | Comparativa de cuantificadores personales: cuál elegir según lo que busques

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir