Publicidad

Que la bola se fuese hacia los lados en 'Pong': de cómo Atari creó una de las primeras mecánicas de la historia de los videojuegos

Que la bola se fuese hacia los lados en 'Pong': de cómo Atari creó una de las primeras mecánicas de la historia de los videojuegos
5 comentarios

'Pong' es un juego mítico y al que posiblemente todos hayamos jugado alguna vez en la vida. Es historia de los videojuegos por ser el primer juego de la recién constituida Atari de Nolan Bushnell, pero también por ser de los primeros juegos en tener mecánicas. Y es que ahí donde lo vemos, con sus dos palas, una red y una bola blanca sobre un fondo negro, 'Pong' tiene más intríngulis en su gameplay del que podría parecer. Hablamos, por supuesto, de que la bola se vaya hacia los lados.

Porque ahora nos puede parecer algo, digamos, normal, pero por aquellos entonces, este tipo de cosas eran todo un avance. Cuando jugamos a un juego de deportes, digamos 'FIFA', 'Virtua Tennis' o 'NBA 2K', sabemos que si movemos el joystick hacia un lado y pasamos la pelota, la pelota irá hacia esa dirección, e incluso dependiendo de cuánto dejemos pulsado el botón aplicaremos más o menos fuerza. Esto ahora es normal, como lo son los gráficos ultradefinidos y los 60 FPS, pero en la época de 'Pong', Al Alcorn, su desarrollador, se las tuvo que ingeniar para darle más vidilla al juego. ¿Cómo hizo que la bola se fuera hacia los lados? Vamos a verlo.

No es una pala normal

Al Alcorn, que anteriormente había trabajado en Ampex, fue contratado por Bushnell en las primeras etapas de Atari. Fue su segundo empleado, de hecho. Alcorn no era desarrollador de videojuegos, sino que era ingeniero. No sabía crear videojuegos, pero de circuitos sí que sabía, así que Bushnell, fundador de Atari, le contó una mentira como una catedral: que había firmado un contrato con General Electrics para desarrollar un juego basado en el ping pong, y que él se iba a encargar.

Foto Entrevstas

Falso. Este contrato no existía y fue una excusa por parte de Bushnell para iniciar a Al Alcorn en el mundo del desarrollo de videojuegos. El propio Alcorn reconoce en el libro 'La gran historia de los videojuegos', de Steven L. Kent (7,59 euros en versión Kindle en Amazon), que más tarde se enteró de que Bushnell le propuso crear el primer juego que se le vino a la cabeza en ese momento, y ya veremos que fue todo un éxito de ventas.

En la idea de Bushnell, el juego tenía que tener una pelota, dos palas y un marcador, nada más. Eso incluía que la bola fuera siempre en línea recta y rebotase en la misma dirección que venía, pero eso era aburrido. Imaginad un juego de ping pong en el que la bola siempre vaya recta y en el que sepas en qué dirección va a rebotar.

¿Qué hizo Alcorn? Dividir la pala en ocho segmentos. Aunque en pantalla la pala parece una línea recta de 2,5 centímetros, realmente no lo es. Son ocho líneas dividas en tres bloques: central, lateral y extremo. El central ocupa dos líneas y si la bola rebota justo en ellas, entonces sale recta. Los dos laterales, dispuestos a cada lado del bloque central, ocupan dos líneas cada uno, y si la bola toca una de las dos líneas se moverá ligeramente hacia los lados. Los extremos, de una línea cada uno, desvían la bola 45º.

Ejemplo Pala En rojo las líneas centrales, en azul las líneas laterales y en amarillo los extremos.

Con algo tan simple, y a la vez tan ingenioso, 'Pong' pasó de ser un juego sencillo a ser un juego con mecánicas, un juego que planteaba un reto al jugador y que permitía tomar diferentes estrategias para vencer al rival. A eso ayudó que Alcorn añadiese aceleración a la bola para que, después de ciertos toques, empezase a ir más rápido. Eso aceleraba la partida y hacía que el juego fuese más divertido que en su versión inicial, en la que la bola iba siempre a la misma velocidad.

Posteriormente, Alcorn montó el prototipo en un enorme mueble de madera de 1,20 metros y proyectó el juego en una tele Hitachi de 75 dólares (ahora mismo estamos en la época de las máquinas de pinball) y lo presentó a Bushnell. Tardó tres meses en crear un prototipo funcional, pero el juego gustó mucho al fundador de Atari. Acto seguido, lo pusieron a prueba en la Andy Capp's Tavern, una "cervecería de mala muerte de Sunnyvale", como la describe Bushnell, pero con una enorme sala de juegos al fondo.

Y 'Pong' explotó

Imagen Pong Máquina de Pong - ProhibitOnions con licencia CC BY 2.5

A las dos semanas, Al Alcorn tuvo que visitar la cervecería porque la máquina se había roto. Y no, lo que pasó, según relata Alcorn, es que el monedero de la máquina estaba completamente lleno y la máquina no aceptaba más monedas. Atari empezó a instalar más máquinas de Pong en su ruta de pinball, llegando a conseguir hasta 200 dólares semanales cuando el resto de máquinas rondaban los 40 o 50 dólares.

Construir cada máquina les costaba entre 300 y 400 dólares y se vendían por 1.200 dólares, así que los márgenes eran espectaculares. La primera máquina en la cervecería se instaló en septiembre de 1972, pero para finales de 1973, Atari había recibido 2.500 pedidos de máquinas de 'Pong' y a finales de 1974 ya había construido más de 8.000 máquinas. Atari acabaría vendiendo más de 35.000 máquinas de 'Pong', siendo así uno de los juegos más rentables de la historia.

Curioso, sobre todo para un juego que se podría decir que surgió de casualidad.

Este artículo forma parte de una sección semanal de Jose García dedicada a abordar la tecnología desde un punto de vista más distendido, personal e informal que publicamos en Xataka todos los sábados.

Imagen | Vonguard con licencia CC BY-SA 2.0

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios