Compartir
Publicidad

Ori and the Blind Forest y los juegos empeñados en entrarte por los ojos

Ori and the Blind Forest y los juegos empeñados en entrarte por los ojos
10 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Cuando hablamos de juegos sobre gusto no hay nada escrito, puede que las mecánicas o la profundidad que ha encandilado a la prensa a ti te parezcan de mercadillo, pero cuando se trata de valorar la belleza visual de un título no hay más ciego que el que no quiere ver. Tus gustos pueden estar ahí la mar de felices pero si es bonito, es bonito y punto.

Es lo que pasa con Ori and the Blind Forest, que en este caso además de bonito parece ser una propuesta más que recomendable, y muchos otros juegos en los que más allá de sus mecánicas jugables hay un aspecto que indudablemente entra por los ojos. Hoy repasamos algunos de ellos echando un vistazo a sus mejores escenas. Carne de wallpaper, oiga.

Ori and the Blind Forest

Oriblindforest

Ori and the Blind Forest era una de las grandes bazas indie de Xbox One y PC para este inicio de año y su lanzamiento ha venido a confirmar lo que ya preveíamos, que además de prometer grandes momentos frente al mando es bonito a rabiar. Bosques, cuevas y seres místicos se dan cita en una de esas aventuras claramente inspiradas en Castlevania, Metroid y derivados para plantarnos en las narices un mapeado enorme con obstáculos que sólo podremos superar una vez tengamos el poder adecuado.

Braid

Braid

Aunque nos pille lejos es difícil olvidar lo que supuso ya no sólo para los jugadores, también para la escena independiente. Braid puso de moda Xbox Live Arcade antes de que acabase consumido por la pochez a la que nos tiene acostumbrados Microsoft con los últimos lanzamientos de la plataforma, era un juego inteligente, divertido y, en cierto modo, también revolucionario gracias a la forma en la que destrozaba las mecánicas clásicas del videojuego para empezar a crear un reto sobre ellas. No está aquí por eso, está por esa maravilla de escenarios pintados con brocha de artista callejero.

Flower

Flower

Cuando en thatgamecompany juegan a tocarnos la patata, lo consiguen con creces, pero además de eso continúan subiendo en paralelo a la espina dorsal hasta alcanzar el cerebro y hacernos explotar la cabeza. Atentos a la combinación de Flower: Sixaxis de PS3 para controlar con el movimiento del mando una ráfaga de aire encargada de recoger pétalos de flores para polinizar plantas y otros elementos del escenario. Suena a locura de hipster con aires de grandeza pero acaba suponiendo un viaje mágico en el que la delicia del control y el paseo por sus magníficos escenarios son toda una experiencia.

Journey

Journey

Seguimos con la compañía de Jenova Chen y Kellee Santiago por culpa del orden alfabético, pero si fuese de otra forma que después de Flower tuviésemos que hablar de Journey también estaría completamente justificado. Aquí cambian las praderas por el desierto para exprimir las posibilidades de PS3 con un juego que nos deja estampas inolvidable. No es de extrañar que cuando hablas de este juego con alguien la primera imagen que le venga a la cabeza es la que tenéis sobre estas líneas, y es que sin duda alguna ese momento entraría en el top de los vividos no durante la pasada generación, sino en toda la historia del videojuego. Pese a haberlo pasado en grande con él no soy uno de los grandes defensores de sus mecánicas, pero sí os digo que a nivel visual no tiene rival.

Machinarium

Machinarium

Cuando se dice que lo feo también puede ser bonito se refieren a Machinarium. ¿Cómo si no un juego con una estética tan deprimente, con robots de hojalata esperando a verlas venir en un escenario distópico, podía dejar un sabor tan agradable cuando paseas por sus niveles? Fue uno de los precursores a la hora de revivir el género de la aventura gráfica y Amanita Design ha mantenido ese gusto artístico en sus siguientes propuestas.

Monument Valley

Monument

Si alguna vez quieres discutir con alguien sobre si los juegos para móviles han sucumbido a la fiebre machacona y sosa del free-to-play deberías tener presente que tarde o temprano saldrá a relucir Monument Valley. Es uno de los ejemplos que marcan otro camino estético y jugable para los títulos de teléfonos y tabletas, ese en el que joyas visuales como las escaleras de Escher pueden dar paso a mecánicas tan atractivas para los dedos como para el ojo.

Muramasa

Muramasa

Muramasa: The Demon Blade aterrizó por primera vez en Wii y eso provocó que el juego de Vanillaware quedase en un tímido segundo plano. Ya era bonito entonces, recogiendo la estética del arte nipón del período Edo y transformando imágenes como la de La gran ola de Kanagawa en escenarios en los que reventar enemigos a espadazos mientras nos maravillamos con lo que ocurre en segundo plano, pero con su llegada a otras plataformas y el uso del mismo recurso en Dragon's Crown se ganaron el favor del público.

No Man's Sky

Nomanssky

Aunque aún no está entre nosotros y desconocemos en qué momento del presente año las naves de No Man's Sky aterrizarán en PC y PS4, ya se ha convertido en uno de los juegos más esperados de 2015. La idea es transportarnos a un universo generado de forma aleatoria en el que recorrer el espacio y explorar los planetas que nos vayamos cruzando. Puede que caigamos en medio de un mar infinito como el de Interestellar o tal vez acabemos encontrando bosques y valles como los siguientes.

Rayman Legends

Rayman

UbiArt es uno de las mejores ideas de Ubisoft de los últimos años. El motor, especialmente enfocados a crear juegos 2D con una estética similar a la de dibujos animados y cuadros impresionistas, nos ha entregado joyas visuales como Child of Light o el juego que nos ocupa, el imprescindible plataformas Rayman Legends y su primera entrega, Rayman Origins. Porque los juegos de Disney de la época de los 16 bits era bonitos, pero estos obras de arte en movimiento.

The Unfinished Swan

Swan

Un escenario completamente pintado de blanco y una bola de pintura son los dos elementos con los que empiezas tu camino en The Unfinished Swan, un título independiente que maravilló en PS3 y pronto también lo acabará haciendo en PS4. Los primeros minutos, en los que empiezas a girar sin control por no contar con una referencia y empiezas a disparar pintura manchando de negro el escenario para marcar el camino a seguir son una auténtica gozada. La idea no consigue alargar ese poder inicial durante todo el juego, pero sólo por la sensación ante ese primer manchurrón explotando en una esquina ya merece la pena acercarse a él.

Shadow of the Colossus

Shadow

Aunque sus mecánicas tienen algunos detractores (hay gente para todo, qué le vamos a hacer), lo que no deja lugar a dudas es la belleza de su mundo. Shadow of the Colossus cuenta con escenarios bellísimos y un surtido de monstruos tan grandes como espectaculares a nivel de diseño, así que el mero paseo entre árboles gigantes y piernas más grandes aún ya son razón suficiente para darle una oportunidad al juego del Team ICO.

Super Mario Galaxy 2

Mario

Pese a que Wii nunca ha sido una de las consolas más queridas por los jugadores, es innegable que dentro de su amplio pero pobre catálogo hay joyas tremendas a las que poco le importó que las capacidades de la consola se hubiesen quedado atrás respecto a la competencia. Los juegos 2D le sacaron un gran partido, pero fue en maravillas 3D como la de Super Mario Galaxy 2 donde realmente brilló con luz propia. Ya sabemos que Nintendo tiene un don para este tipo de creaciones, pero hay que reconocerles el mérito de haber roto el molde con la última gran aventura de Mario.

Yoshi's Woolly World

Yoshi

Cerramos con otro de Nintendo y el segundo de la lista al que habrá que esperar con el dedo puesto en el calendario. Yoshi's Woolly World no tiene suficiente con convertir los plataformas plagados de píxels en un dibujo animado, va más allá y recoge el fenómeno de los amigurumi y los muñecos de crochet para crear una aventura en la que la lana y los botones son absolutos protagonistas. La sobredosis de azúcar puede ser tremenda, pero qué niño no viviría con una sonrisa permanente viviendo en un mundo así. Al fin y al cabo todos los jugadores seguimos siendo como niños, así que si las siguientes imágenes no te emocionan tal vez has crecido más rápido de lo que pensabas.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio