Compartir
Publicidad

Dragonball: es más fácil conseguir las siete bolas de dragón que un buen videojuego

Dragonball: es más fácil conseguir las siete bolas de dragón que un buen videojuego
30 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Buena parte de los que estamos aquí hemos crecido con las aventuras de Goku. Rara vez faltaron a nuestra cita con la merienda y siempre nos asaltaron las mismas dudas: ¿qué duraba más, un duelo contra Freezer o recorrer de puerta a puerta el campo de Oliver y Benji? Misterios sin resolver.

Pese a la popularidad de este manganime de Akira Toriyama, sorprende saber lo mucho que tardó en cuajar en los Estados Unidos (habría que irse a mediados de los noventa, momento en el que empezó a despegar), algo muy parecido con los videojuegos. De hecho buena parte de los primeros títulos que aterrizaron en consolas sigue siendo todavía exclusivos del mercado japonés, con alguna rareza bastante loca que comentaremos ahora con este repaso por todo 'Dragon Ball'.

El único videojuego sin licencia de Bandai

Aún faltaban unos tres años hasta que diese mis primeros pinitos con el Amiga 500, y por lo tanto introducirme en el mundo de los videojuegos, pero en 1986 se produjo un hecho histórico con el debut del primer videojuego basado en el archiconocido manganime, pero sin licencia de Bandai. Sin ir más lejos, es el único que no ha tenido licencia de la ahora conocida como Bandai Namco.

Respondía al nombre de 'Dragon Ball: Dragon Daihikyō' y salió para Super Cassette Vision de modo exclusivo para el mercado nipón. Y como podéis observar, dista mucho de los habituales juegos de lucha de Goku y cía, al ponernos en la guisa de un shoot'em up de scroll vertical bastante simplón con un joven Goku, en su etapa de 'Dragon Ball', encima de la nube Kinton y con su famoso bastón.

Coto casi exclusivo de Japón en sus inicios

Decíamos que su primera etapa fue complicada para los que vivimos fuera de Japón, principalmente porque buena parte de los que salieron entre finales de los ochenta e inicios de los noventa siguen siendo exclusivos del país del Sol Naciente. Pese a ello, es curioso que el primero con licencia de Bandai Namco, conocido como 'Dragon Ball: Shenlong no Nazo', fuese un lanzamiento internacional por parte de Bandai, saliendo no solamente en los Estados Unidos, sino en Francia y, sí, España.

Conocido en EEUU como 'Dragon Power', tardamos seis años en recibirlo en nuestro territorio (en su país de origen debutó en 1986), aunque hubo quien lo importó de nuestros vecinos franceses (allí salió en 1988) para darle caña a su NES. Viéndolo un poco en perspectiva, llama la atención que gozase de un estilo aventurero similar a los primeros 'The Legend of Zelda'. No en vano aquí nuestro objetivo era conseguir las ansiadas siete bolas mágicas. Eso sí, el aspecto de Goku es un poema...

La Famicom de Nintendo gozó de dos entregas más para la saga 'Dragon Ball' antes de dar la bienvenida a 1990, momento en el que se pasó a la saga 'Dragon Ball Z', con más títulos exclusivos de esta consola de 8 bits de Nintendo (nuestra NES, vaya) para el mercado japonés, con las etapas de Freezer y Célula. También, con la entrada del Cerebro de la Bestia, la Super Nintendo, conocida en su país de origen como Super Famicom, se produjo un lanzamiento curioso que jamás hemos visto fuera de Japón: 'Dragon Ball Z: Super Saiya Densetsu', remake de dos títulos de Famicom.

El gran cambio con Mega Drive y Super Nintendo

Probablemente os sonará el nombre de 'Dragon Ball Z: Super Butoden 3', o los de 'Ultime Menace' o 'Última Amenaza', ya que sigue siendo uno de los títulos más conocidos de la saga debido al gran impacto que tuvo en Francia y España al ser el primer 'Dragon Ball Z' de 16 bits que veíamos.

Hoy en día pasaría desapercibido por culpa de una plantilla de luchadores sumamente escasa, y eso que cubría hasta la etapa de Boo (no llegaba a la docena de personajes), o también por la simpleza de sus duelos. Pero por aquel entonces fue un bombazo y el poder trasladar los duelos que veíamos en la serie de la televisión a la consola no tenían parangón. Y eso que no tenía que hacer nada con los gigantes de Capcom o SNK. Pero nos daba igual. Podíamos luchar con Goku en Super Saiyan.

Otro también muy conocido y, sobre todo, mejor valorado, fue el 'Dragon Ball Z: L'Appel du Destin' de Mega Drive. Sí, llegó a España y a Francia, pero con un único nombre (con ese final en francés). Tampoco destacó por ofrecer gran variedad en su plantilla, pero mantenía la pantalla partida del anterior cuando dos personajes se alejaban, dándole un aspecto más peliculero a los combates.

Superado el año 1994, en el que recibimos ese clásico de la consola de 16 bits de SEGA en España, vino otro momento muy especial, el salto generacional de consolas, con la Saturn y la Playstation.

Sin embargo esto no supuso un salto de calidad en 'Dragon Ball Z', sino todo lo contrario.

Playstation y Saturn, alegrías y decepciones

Todavía recuerdo el gran chasco que me llevé con 'Dragon Ball Z: Ultimate Battle 22' en PSX. Aún se le sigue considerando como uno de los peores en la historia de la saga. Nada hacía entrever que iba a ser tan malo, especialmente por ese aumento significativo en su plantilla inicial.

Porque no son 22 personajes, como rezaba su título, sino que, mediante truco, alcanzaba los 27. Sin embargo en lo que importaba, a nivel jugable, era un desastre y le cayeron palos por todas partes. Para que os hagáis a la idea, su media en Metacritic es de 25. Sí, tardé poco en venderlo.

Por su parte, el recuerdo que guardo del aquí conocido como 'Dragon Ball Z: The Legend' de la SEGA Saturn (también salió en PSX, pero sólo en Japón), es que lo probé en casa de un amigo y quedé alucinado al optar por unos combates en 3D que simulaban con mejor acierto el anime.

Ahora bien, los personajes eran en 2D, de ahí que ahora nos parezca tan extraño su aspecto. En cualquier caso, destacó también por incorporar a múltiples luchadores en combate (se podía jugar a dobles), con hasta tres por bando al ser duelos por equipos, y por la barra de Meteo Attack.

El que sí gozó de un aspecto completamente en 3D fue el no tan avenido 'Dragon Ball GT: Final Bout' de de PSone lanzado en España en 1997. Pero al menos sirvió para darle la bienvenida a la saga 'Dragon Ball GT', la que menos iteraciones ha tenido hasta la fecha. DBZ gana por goleada.

Dragon Ball Z: Hyper Dimension, el más querido

Cabe destacar que, a pesar del desembarco que se produjo en 1995 con las consolas de 32 bits, el Cerebro de la Bestia se resistió a despedirse del todo pariendo, probablemente, el mejor título de la saga. O al menos el más querido. Sí, hablamos, cómo no, de 'Dragon Ball Z: Hyper Dimension'.

Seguía adoleciendo de uno de los grandes males de las consolas de 16 bits al brindar una pésima plantilla de luchadores, pero al menos supo exprimir a fondo la potencia de la SNES ofreciendo un salto de calidad a nivel visual respecto al anterior de dicha consola, y sobre todo por esa variedad de técnicas, en donde no faltaron los hoy en día habituales contra-ataques, combos y juggles.

El siglo XXI, el inicio de Dragon Ball Z: Budokai

Dentro de la saga más prolífica basada en el manganime tenemos las distintas iteraciones de 'Dragon Ball Z: Budokai', que recuperaron inicialmente la fe en Goku y cía hasta que finalmente sus mecánicas tan trilladas, dejando poco lugar para la imaginación y/o libertad a nivel técnico de los pesos pesados de Capcom o SNK o del por aquel entonces newcomer Arc System Works.

Ningún Budokai, o 'Dragon Ball Z: Budokai Tenkaichi', ha gozado de notas sobresalientes en los medios, pero al menos a nivel visual nos acercó más si cabe a esa sensación de estar viendo un episodio de la TV y al hacer caso a una de sus grandes demandas: más luchadores, muchos más.

Añadir, ya de paso, que la moda de las reediciones HD no ha estado ajena a esta saga, ya que Bandai Namco lanzó en PS3 y Xbox 360 'Dragon Ball Z Budokai HD Collection' en el año 2012. Ahora bien, no fue la trilogía al completo, sino tan solo 'Budokai' y 'Budokai 3'. Incomprensible.

Las portátiles, un territorio ideal para nostálgicos

Monolith Soft son palabras mayores. A este estudio nipón le debemos, por ejemplo, uno de los RPG mejor valorados de la pasada generación ('Xenoblade Chronicles'), de ahí que no decepcionase con su RPG 'Dragon Ball Z: Attack of the Saiyans' de Nintendo DS. Lamentablemente este título de 2009 no tuvo continuidad y en su defecto tenemos otras alternativas más light, como 'Dragon Ball Origins' (2008), también en Nintendo DS. Aunque al menos se basa en la etapa inicial de Goku.

Si bien distó mucho de los trabajos sobresalientes de Arc System Works, conocido por su cañera saga 'Guilty Gear', hay que destacar la saga 'Dragon Ball Z: Supersonic Warriors' de Game Boy Advance y Nintendo DS, al intentar simular un poco el estilo más peliculero de la serie original.

Como anécdota, y apelando también al espíritu masoca, no cabe recordar ese castañazo de PSP llamado 'Dragon Ball Evolution' basado en la película homónima de carne y hueso. ¿Con qué os quedaríais, esa aberración de Goku o con el malogrado 'Street Fighter: The Movie' de Van Damme?

Su última etapa, una muestra de desgaste

Creo que nada puede resumir mejor la etapa de desgaste que ha sufrido la saga estos últimos años que con 'Dragon Ball Z for Kinect', ese experimento de Bandai Namco para aprovechar el aparato de Xbox 360. Las críticas fueron muy duras, igual que para cualquier juego de lucha con Kinect.

Pero es que tampoco se puede decir que 'Dragon Ball: Raging Blast' o 'Dragon Ball Z: Battle of Z' hayan conseguido devolverle la gloria a esta serie de Akira Toriyama. La mayoría de gente parece que está cansada con la imagen que están dando sus últimas entregas, y el reciente 'Dragon Ball Z: Xenoverse', que se ha puesto a la venta hoy en PC, PS3, PS4, Xbox 360 y Xbox One, dista mucho de ser un videojuego sobresaliente. Aunque en parte es normal, porque el ritmo de entregas que hemos recibido desde la entrada en el nuevo milenio ha sido abrumador, casi sin descanso.

Pero con motivos para el optimismo

Recientemente tan solo nos hemos entusiasmado con dos proyectos. Por un lado, el 'Dragon Ball Z: Extreme Butoden' que está desarrollando Arc System Works y que Bandai Namco publicará en Japón en verano de 2015, y por otro el 'Hyper Dragon Ball Z' que está realizando un grupo de fans y que toma referencia clásicos de Capcom como 'Street Fighter' y 'Darkstalkers'. ¿Qué mejor que rematar nuestro repaso por la saga que deleitándonos con uno de sus tráileres más sonado en 2014?

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio