Compartir
Publicidad
Publicidad

Panasonic Viera VT30, primeras impresiones de la "Joya de la Corona"

Panasonic Viera VT30, primeras impresiones de la "Joya de la Corona"
Guardar
32 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Esta semana hemos tenido el placer de asistir, en París, a la presentación de la nueva videocámara 3D de Panasonic para el mercado profesional, la AG-3DP1. En el transcurso del evento nos dejaron un rato a solas con el espectacular Panasonic Viera VT30 en su versión de 65 gloriosas pulgadas y, claro, no íbamos a desperdiciar la oportunidad de sacarle algo más de información.

Presentado en el CES de este año y comercializado en Abril, el VT30 es la joya de la corona de la familia de televisores Panasonic para el mercado doméstico, una pantalla monstruosa con tecnología NeoPlasma, nuevo procesador de imagen y una calidad visual tan impresionante como su precio.

Imagen brillante y 3D casi perfecto

La Panasonic VT30 incorpora un nuevo panel denominado Infinite Pro 2 que, según las especificaciones, mejora un 30% el brillo de la pantalla, algo muy de agradecer cuando toca ponerse las gafas de polarización activa para ver algo en 3D. Tres son los valores que más nos han llamado la atención de la VT30. El primero casi puede apreciarse en las imágenes y es el ángulo de visión. Prácticamente hay que ponerse en el lateral del equipo para apreciar algúna mínima aberración cromática con respecto a la imagen que se ve desde una posición totalmente perpendicular.

Unido a este valor, encontramos una cobertura antirreflejos estupenda que incluso resiste las espantosas condiciones de iluminación que suele haber en un evento de prensa, con focos de colorines por doquier.

Panasonic VT30

El tercer valor que más nos ha gustado ha sido el brillo y la profundidad de los negros, resaltada aún más al ponernos las gafas para 3D. Las antiparras de Panasonic quizá es uno de los puntos más mejorables. Aunque cómodas, su diseño no es nada del otro mundo, y al desviar la vista de la pantalla y mirar a una superficie clara se aprecia un leve parpadeo. Afortunádamente se trata de un problema más delas gafas que del televisor.

Panasonic VT30

En cuanto al mando a distancia, Panasonic ha rediseñado el dispositivo con una vocación muy tradicional en el diseño, pero indudablemente efectiva y sin pantallas o aditivos que consuman más batería de la necesaria.

Tras el ‘telón’ de acero

Panasonic ha modificado la disposición de los puertos en la VT30, haciéndolos que converjan hacia abajo, hacia arriba o hacia un lateral para que no estorben si acercamos mucho el televisor a una pared. Con todo, echamos de menos algún puerto escamoteable en la parte frontal, sobre todo para dispositivos de uso común como tarjetas de memoria o llaves USB. La falta de puertos frontales hace bastante complicado acceder a la trasera del equipo, sobre todo en diagonales tan grandes. La VT30, por cierto, es capaz de grabar contenidos directamente sobre dispositivos de memoria, un punto muy positivo. La compatibilidad de archivos, sin embargo, no es muy extensa

Como no podía ser menos en un televisor de su categoría, la conectividad está bien servida, con D-Sub de 9 y 15 pines, RCA, cuatro HDMI, tres USB, ethernet para dar soporte a la televisión inteligente Viera Connect, salida de audio digital, ranura de interfaz común y lector de tarjetas SD. Alrededor de la carcasa encontramos varios ventiladores para refrigerar el equipo. En el salón en el que estábamos no se apreciaba que zumbaran de una manera perceptible, pero habrá que ver qué nivel de ruido tiene el televisor en la quietud de un salón. Además, el ruido de los ventiladores tiende a aumentar con los años, aunque no llegue a ser suficiente para resultar molesto.

Panasonic VT30

Lo poco que hemos podido trastear con los menús nos ha dejado un buen sabor de boca. Son claros y parecen muy exhaustivos. Mención especial merece el apartado de calibración de color y valores de imagen, que permite afinar mucho la calidad de visionado.

Aunque la luminosidad del equipo no es tan alta como la de los LED más avanzados, lo compensa con una mejor profundidad de color. Aún a riesgo de equivocarnos, tenemos la sensación de que la VT30 probáblemente tenga la mejor calidad de visionado en 3D de su categoría. En el tiempo que hemos visto imágenes en 3D nos ha sido imposible encontrar visionado borroso o mezcla de imágenes (Crosstalk), incluso a velocidades altas. En esto probáblemente no intervengan tanto los 600Hz del televisor, sino la buena calidad de la retransmisión 3D del Roland Garros. Tendremos que hacer más pruebas pero no cabe duda de que la Panasonic Viera VT30 es un señor televisor. Con los cerca de 4.000 euros que cuesta no iba a ser menos.

Más información | Panasonic

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos