Compartir
Publicidad

Así es la experiencia con un televisor de 105 pulgadas: el nuevo S9W UHD de Samsung

Así es la experiencia con un televisor de 105 pulgadas: el nuevo S9W UHD de Samsung
16 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El S9W de Samsung es un televisor espectacular. Lo es por sus 105 pulgadas, la curvatura de su panel, su resolución UHD y su relación de aspecto 21:9. Pero, si vamos un paso más allá de lo evidente, lo realmente impactante es que esta tele aglutina las soluciones más avanzadas que los ingenieros de la compañía surcoreana han sido capaces de poner sobre la mesa, por lo que es un producto ideal para tomar el pulso al estado actual de la tecnología aplicada a los televisores.

Antes de entrar en detalles es importante que coloquemos esta tele en el lugar en el que merece estar. Como podéis deducir de las características que acabo de mencionar, su presencia física es imponente, pero su precio es todavía más impactante. El S9W cuesta 120.000 euros. Sin cambiar de marca, con este dinero podríamos comprarnos 80 teles UHD curvas HU7100 de 55 pulgadas. Ahí es nada. Es evidente que es un producto indiscutiblemente elitista. Veamos si la experiencia que nos ofrece está a la altura.

Samsung S9W: diseño y construcción

Antes de seguir adelante queremos ser absolutamente honestos con vosotros. Por el momento solo hemos tenido la ocasión de «convivir» con este televisor en la exposición que Samsung tiene en sus oficinas de Madrid. No lo hemos probado en nuestras propias instalaciones y con nuestras herramientas de análisis habituales, por lo que todo lo que os vamos a contar debe ser tomado como una primera toma de contacto. Eso sí, pudimos utilizar esta tele durante una hora, que, por otra parte, dio bastante de sí, y someterla a varios escenarios de uso relevantes, por lo que hemos podido llegar a conclusiones interesantes.

Esta es solo una primera toma de contacto con esta tele, pero nos ha permitido llegar a conclusiones muy interesantes

Lo más evidente es que esta tele «entra por los ojos». A pesar de sus monstruosas dimensiones (tiene una anchura de casi 250 cm y pesa 107 Kg), el S9W es un televisor estilizado. El marco que rodea el panel tiene un grosor de apenas un par de centímetros, los altavoces no están a la vista, la peana está muy bien integrada en el chasis de la tele y tiene una línea «limpia» que permite integrarlo sin problemas en decoraciones muy diversas. La verdad es que desde un punto de vista estético no puedo reprochar nada a Samsung.

S9acabado

Por otra parte, como corresponde a un televisor que cuesta más que algunas viviendas, su construcción está muy cuidada. La peana y el chasis del S9W son completamente metálicos, y su mecanizado es sencillamente perfecto, lo que transmite una sensación de calidad y robustez inapelable. Nada que criticar aquí tampoco. Eso sí, solo un apunte más: esta tele no está pensada para ser colgada de la pared. Sus dimensiones y su peso aconsejan colocarla directamente sobre el suelo.

Calidad de imagen

El S9W es un televisor UHD, pero su relación de aspecto de 21:9, que es perfecta para cine, ha provocado que su resolución no coincida con la de las teles UHD 16:9 convencionales. Esta tele alcanza los 5.120 x 2.160 puntos, por lo que su panel tiene un total de 11 millones de píxeles, frente a los 8 millones de los demás televisores UHD. Una vez aclarado esto, vamos con su calidad de imagen. Durante la prueba pude ver vídeo 720p, 1080p y UHD procedente, además, de copias antiguas y actuales, lo que me ha permitido hacerme una idea bastante precisa acerca de lo que podemos esperar de esta tele en este apartado.

Es evidente que para sacar el máximo partido al panel lo ideal es alimentarlo con vídeo UHD, o, al menos, 1080p (si procede de un Blu-ray Disc, mejor). En estas condiciones el nivel de detalle de esta tele es tremendo, aunque, si mi memoria no me falla, es similar al que ofrece el televisor HU8500 UHD de la propia Samsung que analicé a principios del pasado verano, y que me dejó muy buen sabor de boca. Eso sí, dos apartados en los que el S9W se desmarca de su «hermano pequeño» son la gestión del color y el contraste. Es muy probable que esta unidad estuviese calibrada cuidadosamente, algo que es de agradecer, pero lo cierto es que me pareció que su gama cromática es muy amplia y su colorido hiperrealista.

S9grande

Además, los amantes del cine clásico en blanco y negro agradecerán la profundidad de sus negros y su densa escala de grises, dos cualidades que permiten disfrutar mucho estas películas en esta tele. Y, como cabe esperar de un producto elitista como este, su nivel de detalle en zonas oscuras es de lo mejor que he visto hasta la fecha. Cuando lo alimentamos con contenidos 720p el nivel de detalle cae, algo lógico, pero la verdad es que el escalado de esta tele está muy logrado no solo porque mantiene un detalle digno, sino también porque resuelve satisfactoriamente los planos con movimientos rápidos de cámara, que suelen resentirse ante escalados drásticos.

Un sonido más que digno

El audio es la deuda pendiente de la mayor parte de los televisores modernos por una razón evidente: el volumen total de su chasis y su reducido grosor están muy lejos de comportarse como la caja de resonancia ideal. Las frecuencias que más se resienten son las bajas, el extremo grave, debido a que es muy difícil integrar en estas teles un altavoz capaz de mover mucho aire. Aun así, abandoné la exposición de Samsung pensando que el S9W es probablemente el televisor con mejor sonido que he probado hasta ahora.

Su calidad de imagen es sobresaliente, y en el apartado del sonido cumple mejor que la mayor parte de los televisores de última generación

Las holgadas dimensiones de esta tele benefician su sonido por dos razones: su volumen interno es mucho mayor de lo habitual, y su amplia superficie ha permitido a los ingenieros que la han diseñado alejar bastante los altavoces entre sí. La consecuencia más evidente de estas características es que su imagen estereofónica es más amplia y precisa de lo habitual. Además, su dinámica no está nada mal, y su extremo grave cumple, lo que permite disfrutar de forma satisfactoria el sonido de las películas. La diferencia entre la S9W y otras teles en este apartado es que con esta no es imprescindible contar con un equipo de sonido dedicado. Aunque, sinceramente, a quien quiera un sonido que esté realmente a la altura de sus imágenes le aconsejaría que se haga con un buen equipo de audio multicanal. Si puede permitirse los 120.000 euros que cuesta este televisor, probablemente no le supondrá un gran esfuerzo comprar también un equipo de sonido medianamente capaz.

Nuestras primeras impresiones

Desde un punto de vista estrictamente técnico, no es fácil poner pegas a un producto tan elitista como este. Posiblemente si hubiese tenido la oportunidad de analizarlo en nuestras instalaciones y con nuestras pruebas, habría encontrado apartados mejorables, pero tengo que reconocer que esta primera toma de contacto me ha dejado muy buen sabor de boca. Como os he contado, su presencia física es imponente, su calidad de imagen sobresaliente, y su sonido muy convincente, aunque no definitivo. Además, su radio de curvatura, de 4,2 metros, en una tele tan grande ofrece una sensación de inmersión bastante lograda, lo que redondea una experiencia audiovisual estupenda.

S9peanagrande

Poco más me queda por comentar. Tan solo una cosa más: este S9W es el televisor más flexible que he probado en lo que concierne a su capacidad de ajuste de las imágenes a la relación de aspecto del panel. Es una lástima que sea tan exageradamente caro, porque solo unos pocos millonarios podrán hacerse con él. Eso sí, tendrán que esperar hasta 2015, porque las primeras unidades no estarán disponibles hasta que haya llegado el año que estamos a punto de «desempaquetar».

Más información | Samsung
En Xataka | Samsung UE65HU8500Z 65" Curvo UHD Smart TV, análisis

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos