Compartir
Publicidad

Videojuegos y companion apps: una alianza entre la innovación y el miedo a la segunda pantalla

Videojuegos y companion apps: una alianza entre la innovación y el miedo a la segunda pantalla
5 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El otro día, cuando hablábamos del cese de producción de Nintendo Wii, hacíamos mención en un fenómeno curioso: cómo la consola había logrado atraer a una gran masa de personas que nunca habían tenido una experiencia intensa con el videojuego. Luego la perdieron, y ahí los smartphones y los tablets han sabido atraerlos.

Podemos ver esta relación, entre consolas y smartphones/tablets, como una rivalidad. Otros en cambio, prefieren verla como una alianza para aprovechar el potencial de los segundos para ampliar la experiencia del primero. ¿Un riesgo necesario para la industria del videojuego?

De la tele al tablet

Pensemos en cuando estamos viendo la tele, normalmente lo hacemos con el móvil o el tablet en la mano. Revisamos nuestras redes sociales, leemos feeds... Es habitual tener esa segunda pantalla mientras estamos viendo otra. A veces incluso esa pantalla se extrapola a cualquier situación.

En resumen, que a veces no nos despegan una pantalla táctil de las manos ni con un hierro ardiendo. Complementamos la experiencia, y repartimos nuestra atención en diferentes focos. A veces para complementar, otras veces para diversificar.

Pensando en esta relación, si lo aplicamos la mundo de los videojuegos nos damos cuenta de que se puede repetir. Es cierto que los mandos siempre nos exigen jugar con las dos manos, por lo que no podemos hacerlo al mismo tiempo. Podemos hacer una pausa rápida, y contestar un mensaje por ejemplo.

Assassin
Así se ve la aplicación para tablets de Assassin's Creed.

Los desarrolladores se han dado cuenta de este cambio en la experiencia de los videojuegos. Tenemos esa segunda pantalla siempre al lado; a veces simplemente para seguir comunicados, otras veces para tener un apoyo extra: buscar en los foros más información sobre ese nivel que no pasamos por ejemplo.

De esta relación de complementación, nace lo que algunos expertos han denominado como companion apps. Aplicaciones de compañía para utilizar mientras hacemos otra cosa. El concepto es un poco difuso, ¿si estamos en la cocina preparando un plato y usando un tablet para seguir la receta es una companion app?

Podemos pensar que sí, pero si de verdad fuera una companion app tendría una compenetración más grande. No sería, en ese caso, una copia en digital del libro de recetas sino una app, supongamos, que nos vaya indicando los tiempos, las temperaturas de cada instrumento de cocina, cuándo tenemos que añadir los ingredientes.

Beyond

En el mundo de los videojuegos es algo similar. Las guías online, o poder hacer una pregunta en un foro desde el móvil, no será una companion app por sí, aunque haga esa función de apoyo. En este caso, estaríamos hablando de aplicaciones que se integran con el juego.

Pensemos en el caso de Assassin's Creed IV. Ubisoft lanzará, no llegará el mismo día que el juego, una aplicación para tablets. En ella, sincronizado con el juego, tendremos un mapa de los diferentes mares e islas. Podremos marcar puntos y compartirlos con los amigos.

También recibiremos información en nuestro tablet, que luego irá al juego para que busquemos esos tesoros que nuestros amigos nos han enviado. La idea es buena, pero a mí me surge siempre la misma duda con estas iniciativas: ¿aporta algo útil a la experiencia de juego?

¿Una reacción al crecimiento de los dispositivos móviles?

A falta de poder probar diferentes casos, de momento el tema de las companion apps es más un futurible que una realidad. Tenemos intentos, como el ya mencionado, o incluso con los minijuegos de GTA V y el cuidado virtual de Chop como si fuera un Tamagochi.

GTA Apps

Son propuestas interesantes, con un potencial para ofrecer muchas posibilidades. Hay otros casos donde su uso no es tan transcendente, por ejemplo en Beyond: Dos Almas hay una app para iPhone donde podemos ayudar al primero jugador pulsando la pantalla en el momento adecuado.

Seguramente veamos más integraciones de este tipo en la próxima generación, en la actual también pero teniendo en cuenta que los fabricantes irán acortando la vida para dar paso a Playstation 4, Xbox One y compañía.

Me gusta que surja esa innovación, si finalmente acaba aportando algo y no sea una aplicación inútil que acabemos borrando. De nuevo, me surjen alguna dudas sobre la génesis de las companion apps.

No tengo muy claro si se trata de un movimiento simple y llanamente para expandir la experiencia y que disfrutemos del juego en varias pantallas o es que ven a los dispositivos móviles como un enemigo.

Está claro que los más jugones van a seguir ahí, en PC, en consolas de sobremesa o portátiles pero será difícil volver a atraer a esa masa que en su día disfrutó con Wii Sports y ahora anda enganchada a Candy Crush y compañía.

Quizá este no sea el gancho para ellos, pero sí para tener a los jugones más atentos al juego. Sony pretende hacer algo similar con Playstation 4 y su aplicación móvil: que nos olvidemos de que su consola no es sólo ese mueble que está en la mesa del salón, que en realidad es una experiencia líquida, que va de un formato a otro.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio