Compartir
Publicidad

"Android interruptus" o síndrome del Android para tablets que parece que nunca llega

"Android interruptus" o síndrome del Android para tablets que parece que nunca llega
Guardar
24 Comentarios
Publicidad
Publicidad

A la idea de tablets ricos y tablets pobres que os planteé hace unas semanas, hoy vamos a añadirle la de tablets cojos. En ellos vamos a meter sin remedio a los equipos con Android Honeycomb que presentan características hardware sobresalientes pero que no pueden soportar el peso de un mercado dominado por el iPad de Apple al faltarles el sustento más importante: el sistema operativo. Al menos la versión que ha demostrado poder hacer sombra pero que no acaba de llegar. El verano, esa fecha marcada a fuego en nuestro calendario, parece cada vez más lejana en vez de cerca.

Los tablets con Android y los fabricantes que los apoyan no deberían en estos momentos pensar en rivales sino en poder decir que están en el mercado, porque su gran rival sí que puede presumir de tener ya en la calle, si no su segunda generación, si al menos la versión 1.5 de su apuesta. Y se corre el riesgo de que el iPad se convierta en el nuevo iPod y en la calle, el mundo tablet se asocie irremisiblemente al modelo de Apple. En el campo de la empresa, será el Playbook de RIM y el TouchPad de HP los que tengan que luchar entre ellos.

Ser abierto o no, he ahí la cuestión

Por si con la versión para tablets de Android que no acaba de llegar no tuvieran suficiente, la comunidad androide anda bastante revuelta estos días por la decisión de Google de no abrir su versión 3.0 a toda la comunidad ... de momento.

La excusa que ha puesto Google ha sido que necesitan unos meses para cerrar adecuadamente el código, pero lo cierto es que quieren evitar a toda costa que los desarrolladores jueguen con el código (principalmente en teléfonos móviles, donde de momento no quieren ni ver a Android 3.0).

honeycomb-1.jpg

Ahora bien, esas puertas no están cerradas para todo el mundo, y grandes fabricantes como Samsung, HTC o Motorola sí que tienen acceso al código fuente, con lo que poco a poco se va creando una élite con privilegios respecto a Android y las segundas marcas o desarrolladores libres encuentran más problemas para “competir” de la mano de ese código libre.

Como decíamos, si no tenía suficiente Android con tratar de llegar al mercado de forma fiable y no solo estar durante meses como promesa en el aire, ahora hay “bandos” que en unos meses comprobaremos si son solo un farol o apuntan al final de un modo de pensar en el software en busca de poder ser realmente competitivos en el mercado.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos