Amazon ha ganado un contrato con la NSA de 10 000 millones de dólares, y Microsoft no quiere dar por perdido un pastel tan dulce

Amazon ha ganado un contrato con la NSA de 10 000 millones de dólares, y Microsoft no quiere dar por perdido un pastel tan dulce
19 comentarios

Los contratos multimillonarios con la administración estadounidense son demasiado atractivos para dejarlos escapar fácilmente. Es comprensible que los grandes proveedores de servicios pongan toda la carne en el asador para hacerse con ellos. Hay muchísimo dinero en juego, y, además, la obtención de un contrato de esta envergadura puede favorecer otros acuerdos similares con otros organismos de la administración.

Si nos ceñimos a los proveedores de servicios en internet las cinco grandes compañías que habitualmente compiten para hacerse con la confianza de la administración estadounidense son IBM, Oracle, Google, Amazon y Microsoft. No obstante, estas dos últimas compañías mantienen un pulso especialmente intenso, algo de lo que hemos sido testigos durante las últimas semanas y que se ha saldado con la cancelación del suculento contrato JEDI con el Departamento de Defensa al que ambas aspiraban.

La NSA ha puesto en marcha WildandStormy, un proyecto de 10 000 millones de dólares

La Agencia de Seguridad Nacional (NSA) estadounidense ha seguido los pasos del Departamento de Defensa, al que pertenece, y también puso en marcha hace varios meses una licitación muy jugosa que pretendía encontrar un proveedor de servicios capaz de proporcionarle la capacidad de análisis y procesamiento de datos que requiere.

El proyecto WildandStormy de la NSA persigue desplegar una infraestructura de procesado híbrida, y para lograrlo necesita la colaboración de un proveedor de servicios en la nube solvente

Lo que ha trascendido es que esta agencia pretende desplegar una infraestructura de procesado híbrida, por lo que una parte del esfuerzo de cálculo se llevará a cabo de una manera centralizada, en los ordenadores de la propia NSA, y la otra en la nube gracias a la colaboración del proveedor de servicios en internet.

Una vez más Microsoft y Amazon, entre otras grandes compañías de tecnología, han participado en esta licitación, pero ha sido esta última la que se ha hecho recientemente con este contrato, que le reportará hasta 10 000 millones de dólares. La agencia NSA utilizará AWS (Amazon Web Services) para implementar su infraestructura de procesado híbrida, y no Azure, de Microsoft.

La reacción de la compañía que dirige Satya Nadella no se ha hecho esperar. Según la publicación Washington Technology, Microsoft ha formalizado una reclamación ante la administración estadounidense en la que alega que la evaluación que ha llevado a cabo la NSA y que le ha llevado a decantarse por los servicios de Amazon no siguió el cauce adecuado.

Los detalles de la reclamación de Microsoft no han trascendido, pero es evidente que su intención, como es comprensible, es hacer todo lo que esté a su alcance para que no se le escape un contrato que puede reportarle 10 000 millones de dólares.

El próximo 29 de octubre conoceremos qué decide el organismo estadounidense que debe resolver este conflicto, pero podemos estar seguros de que la liza que mantienen Amazon y Microsoft en el ámbito de los servicios de computación en la nube no llegará a su fin con la ejecución del contrato con la NSA.

Imagen de portada | National Security Agency

Vía | Washington Technology

Temas
Inicio