Este método permite decodificar el audio de un altavoz con sólo analizar el parpadeo LED que produce y a metros de distancia

Este método permite decodificar el audio de un altavoz con sólo analizar el parpadeo LED que produce y a metros de distancia
13 comentarios

Cuando uno piensa en espiar conversaciones de audio se le ocurre micrófonos ocultos o algún malware que permita interceptar las llamadas. Sin embargo, cuando se trata de ingenio, las posibilidades son muchísimo más grandes. Un investigador israelí ha mostrado el que posiblemente sea el método más curioso hasta la fecha: analizando el parpadeo de los LED del altavoz.

La idea no es del todo nueva, el propio investigador presentó el año pasado un método similar donde analizaba cómo vibraba una bombilla en una habitación. A partir de ahí, con un telescopio a decenas de metros de distancia, podía descifrar la conversación. Esta vez no hay que irse a una bombilla, basta con analizar el LED de los altavoces.

Ese "aparentemente inútil" LED del altavoz

Generalmente los altavoces (al igual que muchos otros dispositivos) cuentan con un LED indicador para advertir de que el equipo funciona o está conectado a la red eléctrica. Estos LEDs sin embargo pueden desvelar mucha más información para un atacante malicioso. Tal y como describe Ben Nassi y sus compañeros, sirve para analizar qué está reproduciendo el altavoz.

La idea es que a medida que un electroimán aumenta y disminuye dentro del altavoz para crear las vibraciones que produce el dispositivo, la energía disponible para el LED también aumenta y disminuye. Es decir, la actividad que produce el altavoz en sí para generar el sonido se ve reflejada en la energía disponible para alimentar el LED del altavoz. Esto hace que a veces reduzca o aumente la intensidad del brillo que produce.

Screenshot 2

Evidentemente este ligero cambio de brillo no llega a ser perceptible para el ojo humano. Sin embargo, es un cambio lo suficientemente sutil como para que sea detectado por un sensor electroscópico. A partir de ahí es cuestión de descifrar. Dependiendo de la potencia con la que se ilumina o atenúa el LED, las vibraciones del altavoz son mayores o menores, significando una onda u otra. Sólo hace falta a partir de ahí decodificar la señal de ondas en audio.

Según los investigadores, con sus experimentos han conseguido capturar y descifrar con éxito sonidos reproducidos en altavoces a distancias de hasta 35 metros. No hay que poner el altavoz a máximo volumen ni nada de eso, simplemente usar un telescopio a distancia para ver claramente el brillo del LED. El resultado evidentemente no es perfecto. La señal decodificada no es del todo clara, pero lo suficiente como para comprender sin problemas qué se está diciendo si es una conversación.

¿La solución para evitar este hackeo? Tan simple como tapar el indicador LED con una cinta opaca o cualquier otra cosa. Por parte de los fabricantes en realidad no hay muchas opciones para evitarlo. Una de las más seguras sería alimentar el LED con una fuente de alimentación totalmente distinta a la del resto del altavoz, o directamente no colocar LED alguno.

Vía | Hackday
Más información | Ben Nassi

Temas
Inicio