Compartir
Publicidad

Así funcionan las redes de cuentas falsas y bots rusos en las redes sociales

Así funcionan las redes de cuentas falsas y bots rusos en las redes sociales
Guardar
7 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La polémica de cómo Rusia parece haber influido en las pasadas elecciones estadounidenses sube de nivel, y representantes de Facebook admitieron hace unos días a los investigadores del Congreso de Estados Unidos que desde Rusia han estado creando y organizando decenas de perfiles falsos en Facebook para influir en los usuarios.

Trabajadores de la empresa informaron de que han rastreado las ventas de anuncios, y han descubierto que una "granja de trolls" rusa se gastó entorno a 100.000 dólares en propaganda y cuentas falsas. La infraestructura de cuentas falsas no se limita sólo a Facebook, sino que también se utiliza toda una red de bots de Twitter.

La mayoría de estos anuncios detectados en Facebook tuvieron lugar entre los años 2015 y 2016, y algunos de ellos mencionaban tanto a Trump como a Hillary Clinton cuando ambos eran candidatos a ocupar la casa blanca. De nuevo la red social tampoco reveló a qué candidato exacto apoyaban estos bots, pero una vez más la sombra de la sospecha se cierne sobre Trump.

A la campaña de anuncios le acompañó también otra de perfiles falsos que se dedicaban a compartir noticias de las páginas en las que desde Rusia se estaban filtrando datos sensibles sobre el partido demócrata. Las cuentas de Twitter en cambio actuaban de una manera un poco menos sutil, y actuaban compartiendo mensajes de forma simultánea para impulsar determinada información interesada o hashtags concretos.

Así funcionan las cuentas falsas de Facebook

Anuncio Troll

Mira esta captura. En ella ves a un tal Melvin Redick compartiendo un artículo de un medio de filtraciones. Sobre él dice que "estos tipos muestran la verdad oculta sobre Hillary Clinton, George Soros y otros líderes de EEUU". En apariencia es un artículo como cualquier otro de los que puedes compartir en la red social, pero si indagas un poco empiezan a aparecer cosas raras.

Para empezar, el señor Redick no existe, y no hay constancia de que exista alguien con su nombre y apellidos en Pennsylvania, que es la región de donde dice ser. En cuanto a la página, los servicios de inteligencia estadounidenses han concluido que DCLeaks.com fue creada en junio de 2016, justo cuando empezaba a publicitarse por estos perfiles, y que posiblemente sus responsables sea el servicio de inteligencia ruso G.R.U.

Es sólo uno de los ejemplos de cómo actúan estas cuentas falsas que ha dado el tras una investigación conjunta con la firma FireEye. Como esta, miles de otras cuentas han sido utilizadas para difundir las filtraciones, algunas reales, y otras no tanto, en contra de la candidata Clinton que fueron publicadas en diferentes páginas.

Algunos de los mensajes compartidos por bots y cuentas falsas en redes sociales a veces no conseguían apenas repercusión, lo que apunta a la utilización de un método de prueba-error para ir depurando la técnica. El New York Times cree que estas farsas sólo influyeron modestamente en el auge de voces de verdaderos estadounidenses enfadados por lo revelado por las filtraciones, pero "ayudaron a alimentar el fuego de ira y sospechas en un país polarizado".

De hecho, no todos los que comparten estos posts son usuarios falsos. El Times también ha contactado con varios usuarios reales que ni siquiera son de Rusia. Simplemente no comparten la visión estadounidense del mundo, y son más cercanos al punto de vista de Rusia y Europa del Este.

En Twitter la cosa es menos sutil

Cuenta Robada Twitter Ejemplo de una cuenta real de Twitter que, después de ser abandonada por su dueña, es utilizada para mostrar propaganda.

Sin embargo la estrategia es bastante diferente en Twitter, otra de las redes sociales aparentemente utilizadas por los rusos. Allí la información se difundía mediante bots que publicaban letra a letra el mismo mensaje una y otra vez, a veces sólo con unos segundos de diferencia entre ellos. El día de las elecciones, por ejemplo, un grupo de bots usaron el hashtag #WarAgainstDemocrats más de 1.700 veces.

Por lo general, la mayoría de tuits lanzados por estas redes pertenecen a cuentas falsas, e incluso se puede ver cómo decenas de bots llegan a postear el mismo mensaje en apenas varios segundos en perfecto orden alfabético. Sin embargo no todas son cuentas creadas desde cero, y los investigadores han detectado cómo estas redes también incluyen cuentas reales que le han sido robadas a usuarios que dejaron de utilizarlas.

En este caso, según el Times, no parece que los grupos de hackers rusos detrás de estas operaciones estén robando las cuentas, sino que simplemente combran packs de varios miles en el mercado negro. Porque cualquiera de nosotros puede hacer eso, ya que hay páginas que se dedican a la compraventa de cuentas al pormayor.

Facebok ya está poniendo remedio, Twitter no tanto

El problema a la hora de perseguir este tipo de actividades es que las grandes redes sociales no dejan de ser empresas que luchan por tener el mayor número de usuarios. Por lo tanto, no todas se van a mostrar dispuestas a eliminar de un plumazo decenas de miles de estas cuentas falsas.

En vez de ir a por las cuentas en sí, lo que está intentando hacer Facebook es perseguir a las noticias que se comparten. Están probando herramientas para que aprendas a distinguir noticias falsas, y también está empezando a implementar filtros para bloquear este tipo de noticias fraudulentas.

Twitter en cambio se está mostrando bastante menos efectivo, y la culpa sobre todo la tiene el cómo es la propia red social en sí. Sí, está esforzándose por intentar detener las noticias falsas, pero sus escasos esfuerzos por acabar con las redes de bots tienen consecuencias mucho peores que en el caso de Facebook.

Esto es así básicamente porque Twitter es más vulnerable a los ataques de bots, ya que miles de usuarios compartiendo un mismo mensaje con un hashtag tienen posibilidades de llegar a los trending topics, y por lo tanto de difundir las noticias o la opinión que están intentando mostrar.

En cualquier caso, lo que está claro es que Rusia y Estados Unidos están envueltos en una especie de guerra fría digital, y que viendo la intraestructura que parecen tener

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos