Compartir
Publicidad

Una nariz virtual es la solución para reducir los mareos al usar Realidad Virtual

Una nariz virtual es la solución para reducir los mareos al usar Realidad Virtual
16 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Quien se haya puesto unas Oculus Rift en alguna ocasión seguramente lo haya experimentado: es esa sensación de mareo y mal cuerpo que se produce al cabo de una sesión más o menos prolongada con estas gafas de realidad virtual puestas. Unos la experimentan antes -el que suscribe, por ejemplo- y otros después, pero esa desagradable sensación acaba apareciendo.

Esa es precisamente una de las preocupaciones de la industria de la Realidad Virtual, y de hecho en Oculus las diferentes versiones de sus gafas de RV han ido mejorando ese aspecto y la sensación de mareo se ha ido reduciendo. Sin embargo un grupo de investigadores de la Universidad de Purdue han encontrado una forma de reducir ese efecto en esas simulaciones: tener en pantalla una nariz virtual.

Mareos nada virtuales

David Whittinghill, un profesor auxiliar de esta universidad, explicaba que "hemos descubierto que colocar una nariz virtual en la escena parece tener un efecto estabilizador". Según las pruebas el efecto es claro, aunque desde luego no elimine esa sensación. Las pruebas realizadas indican que esa reducción es de un 13,5%.

Dk2 El accesorio que Oculus proporciona con las Rift DK2 precisamente ayuda a reducir el problema de los mareos.

Este grupo de investigadores está tratando de encontrar las causas precisas de esa "cinetosis virtual", esos mareos producidos en simulaciones de realidad virtual. El problema, indican, se debe a la disonancia entre lo que nuestros ojos ven en la pantalla y el tipo de movimiento que el cuerpo siente realmente. Si nos montamos en una montaña rusa virtual nuestros ojos captan esa inclinación vertical, pero el sistema vestibular no cambia. "A nuestros cuerpos eso no les gusta", afirmaba Whittinghill.

Aunque las pruebas preliminares fueron reducidas, Whittinghill y su equipo se mostraron especialmente esperanzados por el hecho de que curiosamente las personas que se sometieron al estudio ni siquiera notaron que había una nariz virtual. Según estos expertos, esto se debe a la "ceguera al cambio", un fenómeno por el cual nuestro sistema de percepción ignora los objetos que vemos una y otra vez, pero además la proximidad de la nariz a los ojos hace que nuestro cerebro filtre su presencia. Sea como fuere, puede que estas conclusiones hagan que las próximas creaciones relacionadas con este campo representen esa nariz virtual ya de forma permanente. No os extrañéis en esos casos: puede que al cabo de un rato ni siquiera os deis cuenta de su presencia.

Vía | Wired
En Xataka | Oculus al resto de la industria: no saquéis realidad virtual que maree, por favor

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio