Publicidad

Hace un año que los dispositivos inteligentes del hogar se chivan de todo lo que hacen y dejan de hacer

Hace un año que los dispositivos inteligentes del hogar se chivan de todo lo que hacen y dejan de hacer
27 comentarios

Antes las cosas funcionaban así: el altavoz inteligente le preguntaba a la bombilla inteligente algo tipo "Hola bombilla, ¿estás encendida?". Entonces ella contestaba "No", a lo que el altavoz respondía "Bueno, pues enciéndete y pon luz cálida, que acaba de dar la orden nuestro amo".

Desde hace un año ese diálogo ha cambiado. El altavoz no necesita preguntarle nada a la bombilla, porque la bombilla se chiva constantemente al fabricante de su estado. Si está encendida o no y a qué temperatura de color, por ejemplo. Amazon o Google saben todo eso, y por tanto saben cómo y cuándo utilizamos esos dispositivos inteligentes de forma constante. La pregunta, claro, es por qué lo hacen.

Dispositivos chivatos

Las cosas cambiaron a principios de 2019. De repente Google y Amazon comenzaron a necesitar datos constantes de actualizaciones de estado de todo tipo de dispositivos. Como decían en Bloomberg entonces, eso hacía que estos fabricantes pudieran estimar la hora a la que te ibas a dormir... entre otras muchas cosas.

Echo1

Eso no solo incrementa las opciones de que estos dispositivos puedan ser objetivo de ciberatacantes, sino que también recolectan más y más datos de nuestra actividad diaria con estos dispositivos inteligentes.

¿Para qué recolectan esos datos? En CNET un portavoz de Amazon indicaba que "la información sobre el estado de los dispositivos inteligentes del hogar de los clientes [...] se usa para ayudar a que Alexa complete sus acciones en beneficio de los clientes" y "para proporcionar una gran experiencia de hogar inteligente".

Aunque dicha información podría no parecer demasiado relevante en comparación con la que cedemos a diario a través de nuestros móviles, los fabricantes pueden con ella completar aún más ese mapa de actividad de cada usuario que parecen no querer dejar escapar con distintos fines. El más claro, el de la segmentación de la población para distribuir cierto tipo de publicidad a cierto sector demográfico que se ajuste a cierta actividad.

Echodot

También pueden servir para otras cosas. Por ejemplo, para lanzar al mercado nuevos productos. Eso es al menos lo que apuntan en CNET, donde indican que el nuevo modelo del Amazon Echo Dot con reloj se inspiró precisamente en esa recolección de datos: como había una cantidad enorme de gente que usaba sus Echo para preguntar la hora, en Amazon detectaron una necesidad y crearon un nuevo producto. Sin más.

En Amazon ya mencionaban entonces que la empresa no vende estos datos y no utiliza la información que recolecta de esos informes de estado para enviar mensajes publicitarios. Para ellos, explicaba ese portavoz en Bloomberg, la idea es utilizar esa información para activar características que sean útiles para los usuarios. Ni Amazon ni Google explicaron cómo almacenaban la información o qué hacían con ella a largo plazo.

Tanto la una como la otra comenzaron a recomendar —e incluso requerir— a los fabricantes de dispositivos que activaran esas actualizaciones constantes de información, pero no todas las empresas parecen estar de acuerdo. Ian Crowe, yno de los responsables de Logitech, explicaba que "probablemente compartir de más simplemente por el hecho de compartir más no es nunca algo bueno. Deberíamos tener una buena razón para ello, y nuestros usuarios deberían estar de acuerdo en que es una buena razón".

Screen

Ese es precisamente uno de los puntos clave de este nuevo modo de funcionamiento de los dispositivos inteligentes. Probablemente no haya muchos usuarios que sepan que esa recolección constante del estado de sus dispositivos inteligentes se está produciendo.

Ni Google ni Amazon ni otros fabricantes son especialmente transparentes en esto, y aunque eso permita que nuestros dispositivos puedan funcionar de forma más fluida, lo ideal sería que informaran al usuario claramente y que fuera éste quien tomara la decisión de prescindir de ciertas ventajas —explicando cuáles— al desactivar esa monitorización constante, o no.

En Xataka nos hemos puesto en contacto con los responsables de Google y Amazon para tratar de obtener más aclaraciones sobre este tema. Una portavoz de Google nos indica lo siguiente:

"Si las personas eligen conectar su dispositivo inteligente con un dispositivo Google Nest, ese dispositivo debe comunicar su estado para poder funcionar junto con otros dispositivos. Hemos desarrollado nuestros productos con la privacidad y seguridad en mente, como la capacidad de revisar o eliminar datos de actividad del usuario, y ofrecemos a los usuarios una forma de administrar fácilmente qué dispositivos están conectados a Google Nest"

> >

En Amazon también nos han enviado una declaración de un portavoz de Amazon en la que insisten que siguen los términos de privacidad y en que el historial de estado de la casa inteligente "se utiliza para mejorar los servicios de la misma y proporcionar nuevas funcionalidades". Además, destacan que no se usa esa información "para publicidad dirigida o recomendaciones de clientes". La declaración es la siguiente:

"Para permitir una gran experiencia de hogar inteligente, la información sobre el estado de los dispositivos de hogar inteligente de los clientes -como la temperatura del termostato, el estado de la energía de salida o el brillo de la luz- se utiliza para ayudar a Alexa a completar las acciones en nombre de los clientes. Esta información ayuda a Alexa a hacer cosas como decirle a un cliente que el termostato está configurado para calentar la casa a “X” grados cuando se le pide, o mostrarle a un cliente que la luz de su porche está encendida en la aplicación de Alexa. Los clientes pueden borrar su historial de hogar inteligente en cualquier momento a través de la aplicación de Alexa o de forma online"

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios