Compartir
Publicidad
Con los atentados de París, vuelve también la guerra contra el cifrado de las comunicaciones
Privacidad

Con los atentados de París, vuelve también la guerra contra el cifrado de las comunicaciones

Publicidad
Publicidad

¿Es el cifrado el culpable de que los cuerpos de seguridad no lograran detener o evitar los atentados de París? Eso es lo que parecen argumentar algunas personalidades del mundo político como Dana Perino -secretaria de prensa de Bush- o James Wolsey -antiguo máximo responsable de la CIA-. Según sus comentarios, Snowden sería el culpable de "ayudar a los terroristas.

La tesis, como decían nuestros compañeros de Genbeta en el enlace anterior, no es especialmente sencilla de defender, pero eso no ha impedido que las agencias de inteligencia comiencen a plantear medidas más serias en el ámbito del espionaje y la monitorización masiva de las comunicaciones, además de una lucha abierta contra el cifrado de esas comunicaciones.

Un debate delicado sobre un tema aún más delicado

Lo comentaban por ejemplo en The Verge, donde hace unas horas hablaban de cómo en el Reino Unido ya se están oyendo voces que quieren aprovechar el momento para tratar de aprobar la Investigatory Powers Bill -cuyo borrador apareció hace dos semanas- y que precisamente habilitaría al gobierno de David Cameron para aumentar este tipo de control sobre las comunicaciones.

Cifrado1

Los que apoyan ese tipo de medidas se encuentran con argumentos muy fuertes en contra, y sobre todo uno que parece dejar claro que ese control no demuestra evitar estas tragedias. Ha ocurrido precisamente en Francia, que hace unos meses -tras los tiroteos de Charlie Hebdo- aprobó una serie de leyes para que las agencias de inteligencia pudieran monitorizar las llamadas telefónicas y los correos de sospechosos de terrorismo sin autorización judicial.

David Allen Green, abogado y referencia en estos temas, comentaba en Twitter cómo "ni una sola persona que está pidiendo más poder legal para potenciar la seguridad puede explicar cómo estas nuevas medidas podrían prevenir las atrocidades realmente". Y continuaba: "Francia ya tenía activadas las medidas de vigilancia estatal que los grupos de presión en RU están tratando de aprobar de forma acelerada. Y las atrocidades de Paris han ocurrido de todos modos".

El cifrado es una herramienta

Responsables de la investigación en Europa sobre los atentados de París parecen haber comentado que los atacantes "utilizaron tecnologías de cifrado" para llevar a cabo esas comunicaciones. La afirmación aparecía en un artículo ahora desaparecido de The New York Times que hace unas horas daba error 404 y que ahora han redireccionado a otro artículo en el que se cuenta cómo Francia ha atacado objetivos en Siria tras los atentados. Allí, no obstante, no aparecen esos comentarios sobre el supuesto uso del cifrado de las comunicaciones. Pero por ahora el comentario está disponible vía Internet Archive.

Cifrado1

Como indicaban en TechDirt, publicar esas afirmaciones sin confirmación probablemente haya hecho que se dieran cuenta de que estaban "siendo engañados por la comunidad de inteligencia en esa batalla para minar el cifrado". Y como decían nuestros compañeros de Genbeta, que los terroristas usen tecnologías de cifrado no es nada nuevo: se hacía ya en 2001, como muestra la imagen.

Así pues, los argumentos a favor de monitorizar más y más las comunicaciones y de prohibir -o dificultar- el uso del cifrado no hacen más que estrellarse contra razonamientos igual de potentes. El debate está servido, pero si algo queda claro es que el cifrado, como otras muchas tecnologías, es tan solo una herramienta.

Las grandes de la tecnología quieren protegernos (o intentarlo)

La privacidad de nuestras comunicaciones es un aspecto cada vez más importante y relevante para los usuarios: las filtraciones y revelaciones de Edward Snowden han dejado claro que la exposición a la que estamos sometidos es enorme, y desde hace algún tiempo las soluciones que permiten que estemos algo más protegidos en ese ámbito están llegando precisamente de las grandes de la tecnología.

Timcook

Uno de los ejemplos más claros lo tenemos en Apple, cuyo máximo responsable, Tim Cook, declaraba recientemente en The Telegraph su opinión respecto al cifrado: "si detienes o debilitas el cifrado, la gente a la que dañas no es la gente que hace cosas malas, sino a la gente buena. La otra gente sabrá dónde ir".

Esas declaraciones se añadían a otras aún más recientes en las que hablaba de esas intenciones de monitorización masiva en el Reino Unido, y Cook volvía a mostrarse confiado en que este país no debilitaría el cifrado, pero aun haciéndolo, afirmaba, "ciframos iMessage de extremo a extremo y no hay puertas traseras. Y no tenemos intención de cambiar eso".

El FBI ya indicaba en junio de este año que tanto esta compañía como Google "estaban ayudando a ISIS al ofrecer un cifrado fuerte" a los usuarios, algo que grupos terroristas como ISIS podrían aprovechar para enmascarar sus actividades. Michael Steinbach, asistente a la División de Contraterrorismo de esta agencia, afirmaba que las empresas privadas "deberían desarrollar soluciones tecnológicas para evitar sobre todo el cifrado".

El uso de puertas traseras -o más aún, de puertas delanteras sería por tanto lo ideal para esas agencias, que tendrían acceso total a esas comunicaciones cifradas. No parece que esa opción sea asumible -no lo es por parte de Apple, como decía Cook-, y ahora queda por ver cómo reaccionan los gobiernos, las empresas tecnológicas y las agencias de inteligencia ante un escenario en el que el debate sobre la privacidad y la seguridad vuelven a estar en boca de todos.

Más información | "El cifrado no significa que la comunicación sea totalmente segura" Entrevista con Phil Zimmermann

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos