Compartir
Publicidad
Publicidad
Precisos, veloces y difíciles de engañar: así son los misiles Tomahawk, usados para el ataque a Siria
Otros

Precisos, veloces y difíciles de engañar: así son los misiles Tomahawk, usados para el ataque a Siria

Publicidad
Publicidad

Por desgracia los conflictos bélicos siguen siendo actualidad y en concreto el de Siria sigue siendo fuente de noticias sobre ataques devastadores. La última es de hace unas horas en referencia a un ataque por parte de Estados Unidos a una base aérea siria, optando por misiles Tomahawk.

Estas armas no son precisamente nuevas, pero ha ido evolucionando desde el primero modelo y por sus posibilidades permite ataques potentes a larga distancia. Además, en las últimas variantes se mejoraron los sistemas de comunicación y su precisión, logrando entre otras cosas que no hagan una trayectoria en línea recta (haciéndolos menos previsibles).

Volando desde tierra o mar hacia objetivos lejanos

Los Tomahawk son un tipo de misil de crucero (es decir, que tienen alas o un sistema de propulsión por reactor para volar) que viaja a velocidad subsónica (por debajo de la velocidad del sonido), en este caso a 880 kilómetros por hora. El alcance es variable según el modelo de Tomahawk, habiendo variedades tanto de rango intermedio como de largo alcance:

  • Block II TLAM-A: alcanza 2.500 kilómetros.
  • Block III TLAM-C: alcanza 1.600 kilómetros.
  • Block III TLAM-D: alcanza 1.250 kilómetros.
  • Block IV TLAM-E: alcanza 1.600 kilómetros.

Estos misiles se lanzan desde barcos de la Marina estadounidense así como de submarinos (anteriormente hubo versiones que podían lanzarse desde camiones). Vuelan a baja altura, entre 15 y 100 metros, propulsados por un motor de combustible líquido (el turbo-fan Williams International F107 con TH-Dimer) en su primera fase y desplegando las alas cuando éste se desprende. La longitud, anchura y el peso varían en función de qué fase se encuentra.

Longitud

Peso

Anchura

Con propulsor

6,25 metros

1.587,6 kilogramos

-

Sin propulsor (con alas)

5,56 metros

1.315,44 kilogramos

2,67 metros

En cuanto a la carga explosiva, pueden incorporar una cabeza nuclear (modelo Block II TLAM-N, aunque fueron retirados tras un tratado internacional), una carga clásica de hasta 454 kilogramos (Block III TLAM-C) o un dispensador de cabezas de racimo que dispara 166 pequeñas bombas de efectos combinados (Block III TLAM-D), y algunos van equipados con cabezas antibuque. El objetivo es localizado mediante infrarrojos y han sido cada vez más precisos en base a la mejora de sus sistemas de navegación en los sucesivos modelos.

Misil Tomahawk

Precisos aunque el objetivo se mueva (o se cambie a pleno vuelo)

El Tomahawk recurre a la información de los satélites (GPS), un sistema de reconocimiento del terreno (TERCOM) y la correspondencia óptica de escenarios con un sistema llamado Digital Scene Matching Area Correlator (DSMAC), el cual [se empezó a usar en las versiones Block II](Digital Scene Matching Area Correlator). En El Confidencial detallan lo que hace el DSMAC para orientarse (comparar una imagen previa del terreno con una imagen electrónica) y en cuanto a la precisión, con un error circular probable inferior a 10 metros.

Esquema Comunicaciones Tomahawk

El DSMAC permite que pueda variarse el blanco en ruta y que puedan enviarse órdenes desde distintos puntos, pudiendo planificar un tipo de ataque u otro según se recurra sólo al GPS o al éste y el DSMAC. La versión Block III incorporó un DSMAC mejorado (además de mejoras a nivel de motor), que ha permitido reducir el tiempo de planificación de una misión y aumentar la precisión, según la descripción de la Marina estadounidense.

Los Block IV permiten que se varíe el blanco en pleno vuelo gracias a un sistema de comunicación por satélite en dos vías (que permite a la vez recibir datos sobre el estado del misil), además de poder proporcionar datos sobre los daños del sitio diana e imágenes de éste u otro área de interés a lo largo del vuelo del proyectil.

En este vídeo pueden verse varios tipos de lanzamiento (desde buque y submarino), así como la fase de desprendimiento del propulsor (no se ve demasiado, está en el instante 1:22 aproximandamente) y pruebas de blanco.

El hacha de guerra hecha misil

El nombre de Tomahawk se debe al hacha de mismo nombre que se usaba de manera arrojadiza, en relación al ataque a distancia de estos misiles. El coste de cada uno de ellos es de unos 569.000 dólares (534.960 euros), utilizándose por primera vez en la operación "Tormenta del desierto" en 1991 (llegándose a usar hasta 288 en toda la Primera Guerra del Golfo), y su función primaria es definida como ataque para objetivos "fuertemente defendidos o de gran valor".

Misil Tomahawk Lanzamiento Base

Todas estas características hacen que sean misiles con una precisión destacable y una gran capacidad de ataque, sin que se precise un piloto y pudiéndose controlar a larga distancia. En este último ataque a la base aérea de Shairat (oeste de Siria), los misiles fueron lanzados desde algún punto del mediterráneo por cruceros USS Ross y USS Porter que salieron desde la base española de Rota, según se ha podido saber en las últimas horas.

En Magnet | ¿Quién quiere bombardear a quién en Siria?

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos