Compartir
Publicidad
Publicidad

Philips Wake-up Light: a revisión

Philips Wake-up Light: a revisión
Guardar
8 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Tras ser presentado el mes pasado el nuevo modelo del despertador Philips Wake-Up Light hemos estado probándolo para comprobar de primera mano los beneficios que promete, entre los que está el de despertarnos cada mañana con más energia y vitalidad. Para los que no lo conozcáis, el Wake-Up Light es un despertador que, mediante un aumento progresivo de la luz durante la media hora previa a la hora de la alarma, te despierta de una forma mucho más natural que la típica alarma sonora, incluyendo esos odiosos tonos que vienen en los móviles.

Lo primero que se aprecia al sacarlo de la caja es su diseño, nadie diría a primera vista que es un despertador, más bien parece una luz para la mesita de noche lo que supone una gran ventaja para integrarlo en nuestra habitación. Por otro lado el diseño también hace que sea bastante grande, comparado con el resto de despertadores. En cuanto a su uso, ha sido muy acertado simplificar los controles con respecto a la versión anterior dejándolos en solo tres ruedas, que son a su vez botones, y una palanca para activar y desactivar la alarma.

Vamos a diseccionar el Wake-Up Light de Philips entre sus distintas funcionalidades:

Alarma

Como en casi todos los despertadores activar la alarma es un proceso muy sencillo: solo hay que bajar la palanca, con lo que empezará a parpadear en la pantalla la hora actual a la que está configurada la alarma y con la rueda SET podemos indicar la hora exacta y fijarla pulsando la rueda. De esta manera ya está activada, pero si queremos personalizarla un poco más hemos de escoger el sonido que acompañará a la luz, para ello debemos entrar en el modo configuración, pulsando la rueda SET y escoger el sonido que más nos guste de entre los disponibles.

Luz

Philips Wake-Up Light

La bombilla incluida en este despertador es bastante potente (300 lux) y muy de cerca, sobretodo por las mañanas, puede deslumbrarnos un poco, por lo que es recomendable no ajustarla a su máxima potencia y no dejar el despertador muy cerca de nosotros cuando nos vayamos a dormir (Philips recomienda entre cuarenta y cincuenta centrímetros). La potencia se puede regular, e incluso apagar, mediante la primera de las ruedas que controlan el funcionamiento del despertador, el problema que encontramos en este apartado es que si regulamos el nivel de luz para usarlo como lámpara nos tenemos que acordar de volverlo a ajustar al nivel que queramos para despertarnos ya que no podemos mantener los dos niveles por separado. Para encender la luz y usar el despertador como lámpara solo tenemos que pulsar la rueda que hemos comentado antes.

Sonido

Tras los treinta minutos en los que va aumentando el nivel de luz del Philips Wake-Up Light se empieza a reproducir el sonido que hayamos seleccionado al activar la alarma, subiendo el volumen progresivamente de la misma forma que con la luz hasta que paremos la alarma. Podemos seleccionar entre varios sonidos precargados en el Wake-Up Light, desde sonidos de pájaros o el sonido de la selva, pero también podemos seleccionar nuestro emisora de radio favorita para despertarnos con ella. En este caso, echamos mucho a faltar la posibilidad de usar nuestra propia música en MP3, una funcionalidad que Philips debería incluir en una posible próxima versión.

Pantalla

Philips Wake-Up Light

La pantalla es uno de los elementos que, desde el punto de vista del diseño, más destacan por su integración con el despertador y consigue un acabado acorde con el resto, sin sacrificar en ningún momento la visibilidad ni la sencillez para el usuario. En cuanto a funcionalidad es muy útil poder ajustar el brillo de los LEDs pero echamos en falta poder apagar completamente la pantalla y activarla solo cuando nos interese.

En definitiva el Philips Wake-Up Light cumple lo que promete: un despertar más natural mediante luz. La verdad es que tras probarlo podemos decir que el despertar es mucho mejor a la típica y odiosa alarma del móvil, pero hay que recordar un detalle, si eres de los que necesita varios despertadores sonando a todo volumen para levantarte quizá este no sea tu despertador ideal, pero para el resto es una muy buena opción para tener una mañana más relajada. El único impedimento en este caso es el precio, 150 euros un poco alto para un despertador.

Más información | Philips.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos