Compartir
Publicidad

G.fast, el sucesor de las líneas DSL, ofrecerá 1000 Mbps sobre el par trenzado

G.fast, el sucesor de las líneas DSL, ofrecerá 1000 Mbps sobre el par trenzado
58 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La ITU ha iniciado el proceso de aprobación de un nuevo estándar llamado G.fast que permitirá alcanzar velocidades de transferencia de hasta 1.000 Mbits por segundo sobre las tradicionales líneas telefónicas de cobre.

Este estándar --su nombre completo es ITU-T G.9701-- se plantea como una alternativa más sencilla de implantar que la fibra óptica, y será la sucesora perfecta a unas líneas DSL que comienzan a flaquear ante la oferta de la fibra y el cable. En 1999 la ITU estandarizó las líneas ADSL (G.DMT), que eran capaces de ofrecer en sus inicios 8 Mbps de bajada y 1,3 Mbps de subida en la línea telefónica convencional. Las mejoras en la modulación y el uso de otras bandas de frecuencia permitió crear versiones mejoradas: VDSL2, por ejemplo, es un estándar teóricamente capaz de llegar a los 200 Mbps, pero las limitaciones físicas impiden implantarlo de forma masiva.

Llega G.fast

Es lo que pretende resolver el estándar G.fast, que será capaz de llegar a 1.000 Mbps usando un ancho de banda de 106 MHz. Aunque probablemente las velocidades comercializadas serán de unos 500 Mbps combinadas (subida y bajada), la mejora es dramática.

Aún quedan algunos problemas por resolver, como el hecho de que en uno de los extremos del rango de frecuencias G.fast interfiere con las frecuencias utilizadas en la radio FM (87.5 a 108 MHz), pero la ITU ya está desarrollando equipos que evitan esas interferencias.

El otro gran hándicap es la distancia que puede cubrir este estándar para garantizar esa velocidad, y que será de unos 250 metros. Eso lo convertirá en una alternativa real a la conocida FTTH (Fiber To The Home), las redes de fibra óptica que muchos usuarios disfrutan hoy en día en nuestro país. Así, G.fast se utilizará en el último tramo hasta el hogar, pero a su vez estará conectado a veloces redes de fibra que se usan en la red central del proveedor de Internet.

Eso permitirá ahorrar ingentes cantidades de dinero frente a la fibra, ya que esa famosa "última milla" que hace que la fibra llegue a los hogares tiene un coste muy alto --se estima que el 80% del total de la infraestructura de la fibra--.

Se espera que la espeficicación G.fast se complete en 2014, a partir de lo cual irán apareciendo dispositivos y equipos --routers, módems-- capaces de aprovechar estas líneas que, lógicamente, tendrán que comenzar a ser implantadas por las operadoras de telefonía. No es probable que eso ocurra antes de 2016, pero aún así, G.fast plantea unas opciones muy interesantes sobre todo en zonas en las que la cobertura de fibra no es factible de momento.

Vía | ExtremeTech En Xataka | Máxima velocidad de descarga en ADSL: tecnología y consejos | Así fue el Meet The Experts "España: país conectado, país desconectado"

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio