Compartir
Publicidad

Esta hamburguesa vegana está cerca de saber igual que una de carne

Esta hamburguesa vegana está cerca de saber igual que una de carne
112 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La industria alimentaria lleva años buscando formas de crear carne de forma alternativa. Hace tiempo vimos cómo con una impresora 3D y tejidos celulares de vacas y cerdos se lograba replicar algo parecido a un solomillo. Impossible Foods, una startup americana, también está trabajando en esta dirección y ha sido la última en anunciar un avance importante: replicar el sabor de la carne roja.

El secreto para crear una hamburguesa vegana que sepa como una con carne está en un compuesto sintético que ellos han denominado como sangre de planta. Un líquido rojo con un grosor y sabor parecido al líquido que corre por nuestras venas pero que sin embargo es un derivado de una molécula de nuestra hemoglobina. Según el fundador de esta empresa: esta es la clave para obtener el característico sabor de este tipo de carne.

Captado el sabor, ahora toca aromas y texturas

Impossible Foods nace con una filosofía muy clara: el ganado es una tecnología antigua. Así lo cree Patrick Brown, un profesor de la universidad de Standford que hace unos años decidió convertirse en emprendedor creando una empresa para crear, como su nombre indica, alimentos imposibles.

Esta compañía ha despertado el interés de muchos inversores, entre ellos Microsoft o Beyond Meat, una empresa que también trabaja en crear piezas de "pollo" y "carne" con soja y proteínas vegetales. A día de hoy han recaudado 75 millones de dólares en financiación y de momento su producto final anda muy lejos de nuestros paladares.

Si bien es cierto que han logrado un sabor parecido al de la carne roja, Impossible Foods está trabajando en conseguir la misma textura y los olores tanto cuanndo la estamos cocinando como degustando. Sus investigadores trabajan captando cada olor de una carne roja real para poder añadirlo a su experiencia vegana.

Su próximo reto es conseguir una textura parecida a la de un filete de carne roja. Quienes han probado el producto de Impossible Foods dicen que de momento se asemeja más a una hamburguesa de pavo que a una de verdad pero hay que tener en cuenta que no es la versión final. De hecho, seguramente su coste se reducirá también ya que producir cada uno de estos filetes cuesta 20 dólares.

Todavía queda mucho camino por delante para ver si Impossible Foods llega a gran escala o se convierte solo en un producto de nicho. Lleguen a ese punto o no, lo único cierto es que los cultivos de ganados actuales son insostenibles y es bueno que se planteen alternativas para seguir consumiendo carne sin consumir tantos recursos y de forma más responsable.

Vía | WSJ

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio