Compartir
Publicidad
Publicidad

El plan final para acabar con el roaming en la UE ya está aquí y es un auténtico lío

El plan final para acabar con el roaming en la UE ya está aquí y es un auténtico lío
Guardar
22 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Pocos culebrones están teniendo tantos capítulos como el esperado fin del "roaming" en la Unión Europea, entendiendo como tal el fin de que las operadoras te cobren precios astronómicos cada vez que quieres usar tu tarifa móvil en el extranjero. La idea es que en junio de 2017 cualquier ciudadano comunitario pueda usar su tarifa en otro país de la Unión sin pagar más. En la práctica, todo esto va a ser bastante complicado de implementar y, de hecho, la Comisión ya ha presentado varias propuestas.

Hoy por fin hemos conocido algún detalle más de la versión definitiva, sobre la que ahora votarán los Estados miembros. Como decíamos hace tiempo, ya no hay una limitación fija de días para que puedas usar tu tarifa fuera de tu país de origen (lo cual puede considerarse bueno para el consumidor), pero el control queda ahora en manos de las operadoras para decidir cuándo alguien está aprovechándose del fin del roaming. Sí, eso significa que no podrás contratar una tarifa barata en Polonia y usarla desde España.

Qué incluye la nueva propuesta

El fin del roaming no está pensado para que una persona residente en la Unión Europea pueda contratar la tarifa de cualquier país, sino que va dirigido, según insiste la Comisión, "a la gente que viaja dentro de la Unión Europea por trabajo u ocio". Una vez aprobada la propuesta, todos los operadores que ofrecen roaming deberán incluir en su catálogo de tarifas una opción, a la que llaman "Roam like at Home", que permita el roaming sin coste adicional.

La nueva propuesta de la Comisión es muy compleja de entender incluso cuando ellos la explican (ya veremos cuando tengamos acceso a la redacción definitiva)

Esto no significa que, si tienes 20GB de datos contratados en España, vayas a tener esos mismos 20GB una vez sales del país. Lo cierto es que los documentos que ha publicado hoy la Comisión no lo explican demasiado bien, pero ofrecen los siguientes ejemplos:

  • Para clientes prepago: si tienes una tarifa prepago de 20 euros (con datos, llamadas y SMS) y cuando sales de viaje te quedan 13 euros, podrás usar el equivalente a esos 13 euros al precio que fije la UE (y que se está debatiendo ahora mismo). Por ejemplo, si el precio fijado fueran 0,85 cent/MB, podrías gastar los 13 euros que te quedan a ese precio, consiguiendo algo más de 1,5GB.
  • Para clientes de contrato con tarifas ilimitadas o tarifas competitivas con muchos datos que están por debajo del precio mayorista por MB: Si no tienes límite de llamadas, SMS y datos en tu país, fuera de tu país se mantienen las llamadas y los SMS ilimitados, pero no los datos. En este caso, y si pagas por ejemplo 70 euros al mes, los datos que puedes gastar son el doble de los que puedas comprar con ese dinero a un coste de 0,85 cent/MB (pendiente de confirmar este importe), es decir, unos 16GB. En el caso de una tarifa no limitada, y este ejemplo ya es nuestro, si pagas 20 euros en España, significa que podrás gastar 4.704MB fuera al mes (el doble de lo que puedes comprar por 0,85 cent/MB.

Nos queda la duda de qué ocurrirá con tarifas de contrato que no sean limitadas y cuyo precio del MB esté por encima del establecido por la Comisión, y además todavía se tiene que fijarse ese coste del MB del que dependerán todos los límites que acabamos de mencionar.

Sin límite de días, pero con las operadoras "controlando"

Pero ¿cómo evitarán que la gente aproveche este sistema para acceder a tarifas más baratas de fuera? En su día habían planteado que el roaming gratuito estuviera limitado a 90 días al año, pero pronto dieron marcha atrás. En su resumen, la Comisión Europea contempla las siguientes medidas para "proteger a los consumidores y a los mercados":

  • Para que tu operador te ofrezca roaming sin coste adicional, éste puede pedirte pruebas de que resides en el país en el que estás contratando la tarifa.
  • Para comprobar cuántos datos "gasta" un usuario fuera de su país y compararlo con lo que "gasta" en casa, sólo podrán usar los datos de consumo que ahora mismo recolectan.
  • Si en un periodo de cuatro meses el usuario ha pasado más tiempo fuera del país que en su país de residencia y ha consumido más datos fuera que en su país, el operador podrá enviar un mensaje de advertencia. El usuario tendrá 14 días para justificarse, o pasarán a cobrarle cargo por roaming.

Como decimos, se trata de un borrador que ahora deberán votar los Estados miembros. La votación está prevista para el 12 de diciembre, por lo que es posible que el próximo lunes tengamos más detalles.

Más información | Comisión Europea
Imagen | fdecomite (CC)

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos