Publicidad

Cómo buscar trabajo en remoto, explicado por trabajadores que llevan tiempo teletrabajando
Otros

Cómo buscar trabajo en remoto, explicado por trabajadores que llevan tiempo teletrabajando

Bien porque lo hayas probado, bien porque has oído hablar mucho de las ventajas (y de los mitos, que también los hay) de esta forma de trabajar. O quizá porque siempre has querido trabajar para una empresa pura de Silicon Valley pero no quieres irte a vivir a San Francisco ni mudarte de tu ciudad.

Si te estás planteando la posibilidad de trabajar en remoto, hemos recopilado los consejos de varios profesionales que llevan trabajando así varios años para que nos cuenten qué debes tener en cuenta, qué empresas y portales debes vigilar y qué otras medidas debes saber antes de dar el salto a este sistema de trabajo.

Miguel Fernández

Senior Data Engineer en Fastly

Miguel Fernández aplicó a dos puestos en su empresa: uno que coincidía con lo que le gustaba y otra que encajaba con su experiencia. Cuando lo vieron en el proceso de selección, “hicieron un triaje”. Fernández pasó por varias entrevistas por teleconferencia. “No hubo una entrevista técnica per se, sino más bien conversaciones técnicas de problemas reales. Fueron más conversaciones para ver mi forma de pensar y trabajar” y, además de hablar con recursos humanos para el acuerdo económico, también pasó por diversas rondas para conocer a más gente para ver si encajaba en la cultura.

Por su experiencia, Miguel Fernández recomienda, antes de trabajar en remoto, prepararse bien para ello. “Puedes trabajar en remoto para una empresa local pero, sobre todo si es para Silicon Valley o de Europa, hay que saber comunicarse muy bien en inglés y de forma escrita. Ser empático y proactivo, asumir buenas intenciones y ser una persona con la que es fácil trabajar”, asegura. La comunicación debe, según él, ser frecuente, concisa, empática.

Foto Miguel

Él reconoce que no recuerda bien cómo se preparó para este momento, pero considera que se necesitan habilidades intrínsecas (cómo afrontas los problemas, si resaltas sobre otros, cómo se transmite eso…). “Hay que saber obtener unas pequeñas directrices (puedas investigar y preguntar) y obtener el contexto para hacer tu trabajo. Ser proactivo en dar feedback y dar información antes de que lo pregunten”, recomienda.

Para él también es importante prepararse psicológicamente. Algo que es más fácil “cuando tu entorno es favorable”, de forma que “el trabajo no sea más importante que lo que debiera”. Además de tener una buena red de hobbies, amigos o familia, recomienda dormir bien, ser regular con los horarios y establecer límites. “Si eres el único remoto en equipo te tienes que adaptar al equipo. Tiene que estar todo documentado. Pero si te ponen una reunión a deshoras, no hay que aceptarla. Hay que flexibilizar pero también establecer límites”, señala

También recomienda tener un sitio donde trabajar que no sea el salón o dormitorio, “que puedas cerrar la puerta y dejar ahí el trabajo”.

¿Dónde se puede buscar trabajo? Si tu objetivo es trabajar en internacional, hay directorios con este perfil, como Awesome-remote-jobs. Algunas empresas que pueden contratar en España son, según nos cuenta,: GitHub, CircleCI, Travis CI, Fastly (donde él trabaja), Elastic, Basecamp, Harvest. Gitlab, Datadog, Automattic y Buffer.

También recomienda ver los salarios que pagan estas empresas, porque algunas los escalan en función de dónde vivas. “Lo mejor es ir a Glassdoor y buscar el perfil de la empresa”, nos explica, pero añade un detalle importante: Glassdoor siempre intenta redirigirte al sitio web para tu país, “y los salarios de referencia para estas empresas están en el portal de US, para verlo, desactiva los servicios de localización, pon el lenguaje del navegador en inglés US, y accede a través de un proxy o vpn americana)”.

Miguel Fernández insiste en que hay empresas para que la localización del puesto remoto tiene un peso muy importante (hasta rebajar el salario un 60% si vives en Madrid frente a un trabajador de San Francisco). "En su propia web los justifican, pero de una forma muy maniqueísta y falaz", según él.

Iván Coronado

Lab Lead en Z1

Iván Coronado es el Lab Lead en Z1. Accedió a su puesto de casualidad aunque lo estaba buscando. “Hace 4 años estaba trabajando para Desigual en Barcelona, pero no estaba muy feliz con mi ritmo de vida”, nos cuenta. Se levantaba temprano y tardaba casi una hora en llegar a su puesto y otra tanto en volver. “Sabía que mi trabajo se podía hacer en remoto y me puse a buscar”. Pero entre que en aquella época “no había mucho trabajo en remoto en español y mi nivel de inglés no era tan alto para el puesto al que yo aspiraba, referente técnico o CTO”, reconoce que tuvo la suerte de que le contactaron por Linkedin desde Z1 (en ese momento llamado Commite) para un proyecto en el que le dejaban trabajar en remoto si quería.

Por eso, y aunque asegura que “años atrás habría recomendado aprender inglés”, creo que a día de hoy ya no es tan necesario aunque “obviamente en inglés optas a muchas más oportunidades”.

Coronado

Si estás pensando en trabajar de forma remota, Coronado insta a que te plantees qué variante de remoto o qué tipo de empresa buscas. “Una empresa puede ser remote-first donde todo el mundo trabaja en remoto o remote-friendly donde podrías trabajar en la oficina o en remoto si lo prefieres. Trabajar siempre desde casa durante mucho tiempo puede llegar a ser monótono, yo prefiero compaginar periodos de full remoto con periodos de ir a la oficina y remoto puntual”, explica.

También cree que es importante la experiencia previa. “Si eres muy junior no te recomendaría empezar trabajando en full remoto a no ser que encuentres una empresa que lleve mucho tiempo haciéndolo y sepas que su onboarding y procesos están muy bien definidos”, detalla. En cualquier caso, cree que la opción más viable “sigue siendo buscar una empresa que tenga un política flexible y puedas ir consiguiendo este derecho conforme te ganes la confianza”.

Y, eso sí, “que te asegures que saben lo que hacen y hagas preguntas en las entrevistas sobre su manera de trabajar y porque han decidido trabajar en remoto”.

Para buscar estos puestos, Iván Coronado recomienda huir de los generalistas (aunque sean de trabajos remotos) porque “son demasiado abiertos y aplica muchísima gente” y optar por buscar o bien job boards más específicos de tu profesión “donde tienes claro lo que sabes y a que puesto aplicas” o hacer una búsqueda activa de empresas y gente que trabaja ya en remoto por Twitter o Linkedin. “Piensa que a día de hoy una empresa que tenga una cultura remota seguramente tendrá una buena estrategia de comunicación en redes sociales y no debería ser difícil encontrarlos”, expone.

Eso sí, antes debes aprender a ser proactivos y a comunicar bien de manera escrita. “Al trabajar de manera asíncrona no puedes quedarte esperando todo el rato que te digan lo que tienes que hacer. Necesitas desarrollar tu habilidad de avanzar incluso con ciertas incertidumbres y, además, aprender a comunicar bien lo que estás haciendo, lo que vas a hacer y qué es lo que te bloquea. Expresarte de una manera directa y efectiva para que no haga falta estar todo el rato haciendo reuniones y videollamadas que podrían solucionarse con un mensaje”, explica.

Además, considera que es importante tener muy claro cuando estás trabajando y cuando no. “Deben tenerlo claro en las dos direcciones para no trabajar de menos ni trabajar de más (hay que tener un equilibrio). Además, también lo dejaría claro en tu entorno... que estés en casa no quieres decir que estés disponible para todo, todo el rato”, explica.

Con respecto al salario, no cree que haya mucha diferencia entre remoto y no, aunque lo único que si trabajas full remoto ocasionas menos gastos a la empresa y seguramente puedas apurar un poco más con el salario, o si consigues trabajar para un empresa que esté en un país con salarios más altos podrás aprovecharte de eso”.

En otro orden de cosas, recomienda tener un buen ordenador, con una buena webcam y micro y una buena conexión a internet. “Recomendaría también una buena tarifa de datos por si tienes problemas con la conexión principal poder tener una alternativa”.

Belén Albeza

Senior Software Engineer en Mozilla

Belén Albeza tiene este puesto después de haber aplicado desde la misma web de la empresa. Cree que para trabajar de esta forma es importante preparar el entorno adecuado. “Si alguien es introvertido, trabajar desde casa puede ser una opción viable (si se tiene espacio). Si alguien es extrovertido, quizás le iría bien compartir oficina en un co-working”, reflexiona.

Y, además, esta profesional recomienda “intentar seguir la misma rutina que se llevaría yendo a una oficina”. Es decir, cosas tan mundanas como tratar de empezar y acabar de trabajar a la misma hora, si es posible.

Para ella fue sencillo habituarse a este sistema de trabajo porque tenía bastante experiencia trabajando en equipos distribuidos en diferentes partes del mundo, “aunque tuviera que ir a la oficina. Este es un buen "entrenamiento", porque te acostumbras a tener reuniones por videoconferencia, a registrar las decisiones y conversaciones de equipo por escrito para que todo el mundo esté al tanto, a aprender a trabajar de manera asíncrona…”.

Foto Belen

Para Belén, es importante saber las condiciones sobre las que se va a trabajar. Es decir, saber bien “si se trata de un trabajo como autónomo (freelance o contractor), o bien si tendrías un contrato de trabajo español, en el caso de que la empresa tenga presencia fiscal aquí”. Algo que es importante porque “las condiciones varían mucho dependiendo de una modalidad u otra, y hay que ser conscientes de ello”.

Pese a todo, cree que hay que pedir el salario “que se crea conveniente, como en cualquier otro trabajo”. Aunque, eso sí, si se trabaja como autónomo “se debería pedir más dinero para compensar posibles bajas laborales, vacaciones no pagadas, falta de indemnización por despido, etc.”.

Esta profesional recuerda que hay que tener “una buena conexión a internet, una máquina decente (igual que en un trabajo de oficina), y mobiliario ergonómico (a veces la gente que trabaja desde casa decide reutilizar muebles que ya tiene, dando lugar a lesiones más tarde)”.

Raúl Gundín

Principal Engineer en Sngular

Raún Gudín entró para un puesto presencial durante sus primeros años. Pero asegura que en su empresa hay bastantes proyectos donde los equipos trabajan de forma distribuida con el cliente, abarcando varias provincias o incluso varios países dependiendo del caso. “Al final el 100% remoto es algo que vas ganándote día a día, demostrando que tu rendimiento es como mínimo igual que estando presencialmente”. Es más, asegura que trabajar en remoto no ha sido un impedimento para su desarrollo profesional “aunque en puestos con otros requisitos más presenciales puede llegar a serlo”.

Para él, el mayor reto es mejorar la comunicación en ambos sentidos, especialmente si no es un equipo 100% remoto. “Cuando estás sentado junto a tu equipo es fácil saber con qué está cada uno, o que te pidan un cambio por el pasillo y estar todos en la misma línea. En cuanto hay gente en remoto, hace falta por parte de todos una disciplina para documentar las cosas y dejar por escrito las comunicaciones importantes”, explica. Y, por eso, cree que hay que hacer un “esfuerzo extra para comunicarte bien y que los demás se comuniquen mejor contigo”.

Además, recomienda ser organizado para trabajar en remoto. “Hay que adaptarse en lo posible a los horarios del equipo con el que estás trabajando para facilitar la comunicación e intentar respetarlos al máximo. Tener un horario estable ayuda a mantenerse concentrado en las horas de trabajo y también a saber cuándo hay que parar. Estando en casa es muy fácil seguir pensando en el trabajo en cualquier momento, pero a la larga no es sostenible”, señala.

Foto Raul

A partir de ahí, reconoce que “cada uno tiene sus pequeñas costumbres: hay gente que de vez en cuando trabaja desde un coworking para no perder contacto con la gente, o sale a comer fuera para despejarse”, explica.

Raúl Gundín asegura que hace tiempo que no busca empleo activamente, pero recomienda Manfred. “Da la sensación de que en España el puesto 100% remoto todavía es bastante raro de encontrar, al menos ofrecido así, y se trata caso a caso con la empresa”, explica.

De cara a negociar un trabajo en remoto, cree que es fundamental tener claros “cuáles son tus objetivos a cumplir y cómo se miden. Esto aplica a cualquier modalidad, pero en remoto es especialmente importante porque tu trabajo solo se puede valorar basándose en los resultados, no al tiempo que estás sentado en tu sitio”. Además, recomienda “tener una actitud proactiva y enfocarse en dar resultados. Si en algún momento no hay objetivos claros, proponerlos y no dejar que las cosas se enquisten”.

Y, por supuesto, es imprescindible, según él, tener un ordenador, un móvil y una buena conexión a Internet. “También ayuda reservar un lugar de tu casa donde puedas trabajar sin distracciones y que actúe a modo de "oficina": cuando estás ahí enfocas tu mente en el trabajo y cuando te vas, lo dejas ahí hasta el día siguiente”.

En cuanto al salario, este profesional cree que a veces existe la idea de que el "privilegio" del trabajo 100% remoto o de vivir en una zona más barata que una gran ciudad “hay que pagarlo con un sueldo inferior a un puesto equivalente presencial. Bajo mi punto de vista, si para tu trabajo particular estar en remoto no afecta al resultado final, tampoco debería afectar a la retribución. En resumen: pediría siempre lo que considere justo para el valor que aporto (con base en la realidad del mercado, claro)”.

Orestes Carracedo

Software Engineer en Lighthorse y Navigo

Orestes Carraceo llegó a su actual posición echando una mano en un proyecto. “Éramos un equipo de contractors, tres de ellos se conocían de otros trabajos previos. Uno de ellos había sido mi socio en una startup anterior. Entré para ayudarles temporalmente, y cuando llevábamos unos meses trabajando y llevándonos muy bien, decidimos incorporar la empresa de consultoría en Idaho. Sin haber conocido a dos de ellos en persona jamás. Fue bastante curioso. Ese verano estuvimos juntos unas semanas en USA para hacer team-building y conocernos en persona finalmente”, nos cuenta.

En su opinión, para trabajar de forma remota hay que ser una persona muy comunicativa “y que deje un buen registro de cuál es su estado/progreso. Si vas actualizando tus tickets o issues, subiendo tu código o archivando tu trabajo en un área donde seas visible para todos será mucho más fácil coordinar tu rol dentro del equipo”, argumenta.

Foto Orestes

Cree también que la mayor parte de la gente está preparada, especialmente la que se dedica a desarrollo de tecnología, para ser remoto. “Nuestra comunicación suele ser asíncrona (via Slack, e-mail, etc) y bastante específica y contextualizada (issues y Pull Requests con Code Reviews)”, aunque reconoce que hay personas que necesitan el contacto humano que se da al trabajar en una oficina, y que se adaptarían peor a trabajar desde su propio espacio. “En mi caso la solución a esto es acudir a meetups locales de tecnología (u organizarlos), viajar bastante, hacer desk surfing cuando alguien me acoge como mis amigos de ByteDefault e incluso hacer videollamadas con mis compañeros solo para charlar y relajarnos un rato”.

En cualquier caso, cree que “la responsabilidad recae sobre la empresa. Es vital tener procesos adecuadamente diseñados y controlados, que eviten cosas tan sencillas como que la gente no se acose a preguntas una a otra interrumpiendo constantemente su concentración, por ejemplo. También creo que el onboarding de empleados en equipos remotos debe incluir formación sobre cómo se trabaja en el equipo, y estar abierto a críticas constructivas y propuestas de mejoras”, detalla.

Si quieres encontrar un trabajo en remoto pero sin ninguna condición especial, recomienda seguir StackOverflow, pero también otros especializados como remoteok.io que también tienen mucha variedad. “Además de las míticas empresas que son transparentes y hablan mucho sobre trabajo remoto y cómo se organizan, yo creo que prácticamente cualquier empresa que merezca la pena hoy en día estaría abierta a contratar gente deslocalizada”, añade. “Si tienes un buen perfil, es muy probable que puedas tocar en la puerta de una empresa, que le gustes mucho y "haga el esfuerzo" de contratarte en remoto porque no quiere perderse la oportunidad de trabajar contigo”, asegura, aunque cree que hay un cierto riesgo en esto: que la empresa realmente no esté preparada para gestionar a su plantilla de esta manera.

Orestes Carracedo cree que también es importante la forma de contratación. “Hay mucha gente que tiene que ser "trabajador autónomo" en España para poder trabajar para empresas extranjeras. Esto las pone en una situación de debilidad y falta de estabilidad”, señala.

Además, recomienda pactar el calendario laboral con anterioridad, “al igual que las vacaciones y extras. En mi caso trabajo casi todos los festivos que hay en España, lo cual impide que pueda planear algunas cosas como quisiera”. Y, además, cree que es importante informarse sobre otras formas de compensación como acciones de una empresa que cotiza en bolsa, y cómo deben tributar en España y en qué momento.

Hablando de compensación económica, este desarrollador asegura que los salarios para trabajadores deslocalizados es un tema “especialmente delicado”. “Somos personas con unos gastos diferentes entre nosotros ya que vivimos en diferentes regiones, y la empresa puede jugar con esas diferencias para poder permitirse pagar menos a un empleado que está en una región menos competitiva, a cambio de contratar a otro en una con unos salarios mejores. Para mi este es un problema complicado de distribución de riqueza, y además de sostenibilidad de una empresa. La misma persona haciendo el mismo trabajo aporta el mismo valor, que es por lo que recibimos un salario”, argumenta. “Yo defiendo la igualdad salarial en base a ese valor aportado. Si no tienes dinero para pagar ingenieros en San Francisco porque tienes que competir con ese mercado, contrata gente en otra parte. Pagar menos a otros de tus empleados por tus decisiones estratégicas me parece reprochable”.

Por eso, lo primero que aconsejaría sería no ser el primero en decir un número. “Las empresas saben cuanto pagan a sus empleados, cuanto se pueden permitir y cual es el salario medio para un puesto en un área. Si alguien te dice que debes darles un número, yo les respondo que es responsabilidad es suya tener esos datos y adaptarse al mercado”, argumenta.

Acto seguido, recomienda no quedarse nunca con la primera oferta. “Siempre hay condiciones mejorables, tanto respecto al salario en sí, como a días de vacaciones, ayudas y otros "perks" que las empresas ofrecen a sus empleados”. Pero, claro, “tampoco se puede abusar y hay que tener tacto a la hora de negociar, pero no pecar de inocentes”.

Para contar con datos fiables sobre cuáles son los salarios y condiciones actuales en puestos similares en esa y otras empresas, Carracedo recomienda echar un ojo a portales como Glassdoor sabiendo que “tampoco nos podemos fiar al 100% de sus datos. Lo mejor sería preguntar directamente a alguien que trabaje dentro (o conozca a alguien que lo haga”).

Por último, hemos querido saber cuál es, en su opinión, la infraestructura básica para poder trabajar en remoto. En su opinión, esto es una cuestión bastante personal. “Como me gusta viajar, dar charlas y organizar eventos, siempre llevo conmigo auriculares para poder hacer llamadas mientras voy en el tren o estoy esperando en el aeropuerto. Además siempre llevo una batería externa para cargar móvil y portátil, y para cargar mi router LTE, que me salva el pellejo constantemente cuando no hay Wi-Fi en algún sitio”, explica.

Pero, cuando cuando no viaja, reconoce tener una oficina dedicada en sucasa. “Utilizo una Aeron de Herman Miller que me permite estar sentado durante horas sin ninguna molestia. Tengo una buena cámara y un buen micrófono, parezco un YouTuber. La realidad es que cuanto mejor calidad de vídeo, audio y velocidad de conexión, más agradables van a ser tus videollamadas con tu equipo o tus clientes. No hay nada peor que estar en una llamada entre varios y que una persona tenga ruido de fondo, eco, cortes constantes, etc.. Hace que trabajar con esa persona sea muy frustrante”, señala.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios