Compartir
Publicidad

China usa metamateriales en su caza J-20 para hacerlo indetectable y mejorar sus radares

China usa metamateriales en su caza J-20 para hacerlo indetectable y mejorar sus radares
16 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Solemos hablar de cómo invadimos los cielos a nivel de carrera espacial, pero la carrera que también sigue existiendo es la de construir el mejor avión de combate. Y desde Asia nos vuelven a llegar noticias de que China se pone las pilas con sus cazas, innovando ahora en cuestión de materiales.

Y decimos lo de que volvemos a saber porque no hace mucho hablábamos del KJ-600, un avión que apunta a ser el terror de los aviones furtivos como el F-22 o el F-35 por la tecnología de detección que incorpora. En esta ocasión se trata del Chengdu J-20, que justamente innova además en el sentido contrario: usando metamateriales para ser indetectable.

Para verte mejor (y que me veas peor)

De los metamateriales hemos hablado de manera puntual al tratarse de una línea de investigación relativamente reciente. Los citamos sobre todo al hablar de microrobots y nanorobots, dado que por sus propiedades son muy adecuados para trabajar a esta escala, aunque ahora veremos que tienen su papel también en grandes estructuras.

¿Cuáles son las propiedades de un metamaterial? O, mejor planteado, ¿qué es un metamaterial? Se trata de compuestos creados artificialmente cuyas propiedades conjuntas no se encuentran en la naturaleza, como la capacidad inherente de poder computar o reconocer patrones.

J 20 01

En el caso del avión chino se trata de composiciones de metales y plásticos que tiran de geometría artificial para influir en las longitudes de onda de la radiación electromagnética, así como en los sonidos y las ondas elásticas, como explican en Popular Science. Al parecer se usarán en las antenas y absorbentes, de modo que las primeras podrían ver incrementado su potencia de radiación resultando en radares más precisos y de mayor alcance.

En cuanto a los absorbentes, se trata de que los metamateriales actúen de "trampa" para los radares enemigos evitándolos, aprovechando una de sus propiedades: la absorción de determinadas longitudes de onda. La estrategia sería colocar estas partes en áreas en las que se pudiesen reflejar las ondas de radar, como los estabilizadores horizontales, los compartimentos para el armamento o las boquillas del motor.

Otra posible ventaja de los metamaterales es la mejora de la sensibilidad de los sensores de infrarrojos. De este modo, además de estar más protegido ante la detección de otros aviones, también tendría detectores de aviones y misiles más sensibles.

Metainvestigando ando

Como comentamos en su momento, la línea de investigación de los metamateriales es interesante y prometedora. Además de estas aplicaciones, nanorobots y "trucos" con los radares, está también la evolución en los metamateriales electromagnéticos para lograr una iluminación más eficiente o imágenes térmicas más nítidas.

Veremos si finalmente los vemos aplicados en el J-20. Sería otra innovación interesante como la que vimos para el F-35, aunque en este caso se trataría de un paso importante en el estudio y aplicación de esta nueva rama de materiales en la que trabajan universidades de referencia como Stanford.

Imagen | HispanTV

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio