Compartir
Publicidad
Publicidad

Usar el GPS para hacer ejercicio

Usar el GPS para hacer ejercicio
Guardar
4 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Siguiendo con el especial de otros usos para el GPS, hoy vamos a centrarnos en usar el GPS para hacer ejercicio.

La tecnología GPS puede ser también una gran aliada de los deportistas. Nos va a servir para conocer nuestra posición en todo momento, con mayor o menor exactitud, lo que nos deja datos sobre la distancia recorrida y velocidad. Si le unimos un sistema de control cardíaco, ya tenemos un equipo completo para planificar y conocer a fondo nuestro día a día deportivo. Aunque no seamos unos profesionales.

El uso del GPS en el deporte comienza con los equipos navegadores que se usan en montaña o senderismo. Son sistemas GPS que tienen la particularidad de ser más robustos y resistentes a agentes como el agua o el polvo, y que vienen con mapas topográficos y detalles de ríos y lagos por ejemplo. El Garmin Oregon es uno de ellos.

garmin_edge_705-peque.jpg

Luego existen modelos específicos para deportes como el ciclismo, pero estos últimos años, los usos del GPS en el deporte se han centrado especialmente en los corredores. Los clásicos son los relojes de pulsera con GPS, pero hoy en día es casi más habitual usar un teléfono móvil con posicionamiento global para entrenar y, muy importante, hacer un seguimiento posterior del mismo. Son muchos ya los teléfonos que integran un chip GPS, por lo que con programas, los diversos fabricantes nos están convenciendo para usar sus equipos como acompañantes deportivos. Y si encima son capaces de reproducir nuestra música preferida, pues genial. Eso sí, ten en cuenta que la batería sufrirá de lo lindo.

La clave o lo más interesante de los teléfonos móviles que nos ayudan a hacer ejercicio, y también podemos incluir pequeños accesorios como el Nike+ SportBand, es su integración con otros equipos o incluso con elementos externos de nuestro entrenamiento, como pueden ser las cintas de correr del gimnasio.

Internet y el ordenador también han propiciado la mejora de estos equipos, adquiriendo un aspecto social básico en el deporte. Si correr puede ser una actividad deportiva más o menos solitaria (depende de cómo nos lo planteemos), ¿por qué no quedar a correr online con otros aficionados o plantear retos en nuestra ciudad?

cf-lg1.jpg

Los accesorios de tipo iPod+Nike o móviles como el Samsung MiCoach presumen precisamente de ello. El toque social tan manido.

Podemos introducir programas de entrenamiento, música especialmente creada para nuestras carreras, o lo que más me gusta, descargar tras el entrenamiento la información de nuestra carrera o entrenamiento, analizarla, sacar gráficas, ver retos y compartirlos con otros aficionados en Internet.

Yo soy de los partidarios absolutos de que la tecnología me acompañe en el ejercicio, pero entiendo quién no está de acuerdo. ¿Verdad? Por cierto, si os habéis quedado con ganas de saber más sobre los diferentes gadgets que nos ayudan a hacer ejercicios, tenemos ya casi listo una selección de los que consideramos más interesantes. Ya no tendrás excusa para levantarte del sofá o de la silla.

Tras el repaso que hemos hecho a la parte más deportiva de la tecnología GPS, nos queda todavía ver algunos usos menos populares pero que ganan adeptos: posicionamiento de fotos y vídeos y aplicaciones sociales.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos