Compartir
Publicidad

Ordenadores de sobremesa, consejos y recomendaciones II: placa base

Ordenadores de sobremesa, consejos y recomendaciones II: placa base
Guardar
50 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Seguimos con nuestra serie de entradas sobre consejos y recomendaciones para comprar un ordenador de sobremesa, y tras hablar ayer de la elección del microprocesador hoy toca otro de los componentes más importantes: la placa base.

Podríamos definir la placa base, motherboard en inglés o placa madre, como la red de autopistas que comunican todo el ordenador. Por ello, para que exista una buena comunicación será necesario elegir bien el modelo. Aún así, es uno de los componentes más complejos de entre todos los que forman un ordenador, con lo que no es algo trivial.

Esperamos que los siguientes consejos y recomendaciones os ayuden a la hora de elegir una nueva placa base.

Consejos y recomendaciones para comprar un ordenador de sobremesa, resumen

Placa base

La elección de la placa base dependerá de un conjunto de factores y especificaciones. Para el usuario, el rendimiento final varía más bien poco, siempre y cuando nuestra placa sea un modelo decente. Obviamente existen mejores y peores placas, pero a continuación vamos a daros algunos sencillos consejos para seleccionar el modelo óptimo.

Placas base para microprocesadores Intel

Asus Rampage IV

Es difícil saber elegir teniendo en cuenta la ingente cantidad de modelos de procesadores Intel que existen en el mercado, donde tenemos varios sockets y también varios chipsets disponibles. El siguiente es un breve resumen:

  • Partimos de dos sockets diferentes, LGA 1156 y LGA 1366 para procesadores Core i3, i5 e i7-800, y Core i7-900, respectivamente. La elección de la placa deberá depender del modelo de procesador Intel que hayamos escogido.
  • El chipset es una de las piezas fundamentales. El Intel X58 es el único disponible para los procesadores con socket LGA 1366, pero en el LGA1156 nos encontraremos con una mayor variedad: chipsets Intel H55, H57 y Q57, además del ya anticuado P55 (que no recomiendo en ningún caso recomendado sólo en casos puntuales). Las diferencias entre los tres son la gama, siendo los ‘H’ modelos domésticos (básico el H55 y avanzado el H57) y el ‘Q’ un chipset orientado a estaciones de trabajo y equipos más profesionales. Mi recomendación personal es el H55 para procesadores Core i3, dejando el H57 para equipos Core i5 o Core i7.

Placas base para microprocesadores AMD

Gigabyte AM3 Motherboard

En AMD la cosa es más sencilla. Todos los procesadores AMD actuales funcionan con el mismo socket, el denominado AM3, lo cual facilita (y mucho) la labor de elegir un modelo de placa base concreto.

  • Siempre es preferible escoger una placa con AM3, el último socket del mercado. Ojo, porque aún existen muchos modelos de placas base con AM2 y AM2+ que se siguen vendiendo a pesar de estar notablemente obsoletas. La elección de AM3 sobre el resto de sockets existentes es únicamente con el fin de ofrecer la posibilidad de ampliación en el futuro.
  • A pesar de que existe una gran oferta de chipsets, los que mejor suelen funcionar son los chipsets de la propia AMD, que en este caso son los AMD 8-Series. Se dividen en cuatro modelos: 870, 880G, 890GX y 890FX, de menor a mayor potencial. A su vez, cada uno tiene diferentes características (más o menos PCI-E disponibles, disponibilidad de USB 3.0, etc.). Mi opinión es ir a por el AMD 890GX (con un precio que ronda los 100 euros) en equipos de gama baja y media-baja, y acudir al AMD 890FX (por encima de los 150 euros) en la alta y media-alta. Otras opciones son chipsets NVidia o anteriores generaciones de chipsets AMD si queremos una opción barata (ideal para equipos muy básicos).
  • Un aspecto curioso es que las placas base para AMD son bastante más baratas que las fabricadas para modelos Intel, lo cual repercute en que el presupuesto necesario podrá ser menor.

Consejos y recomendaciones para elegir una placa base

Algunos consejos generales a tener en cuenta, independientemente del fabricante del procesador que hayamos elegido:

  • El fabricante de la placa base es algo fundamental. Asus y Gigabyte suelen ser los más reconocidos en todo tipo de placas, los que más fama tienen. EVGA es otro de los grandes, centrado generalmente en modelos de gama alta junto con XFX (que cada vez hace menos placas base). Luego nos encontraremos a MSI, que también tienen muy buenos modelos (y que por cierto, han mejorado notablemente en los últimos años), DFI o ASRock, por citar un par de ejemplos más. El fabricante ya os lo dejo a decisión propia, pero lo que sí recomiendo encarecidamente es que vayamos a por algo conocido, pues nos aportará seguridad y buenos materiales de construcción. Luego cada modelo será un mundo, unos mejores y otros peores.

NVidia GTX 460 Asus

  • Otro dato a tener en cuenta es el número de puertos PCI-Express, pues suele ser recomendable elegir una placa que, al menos, tenga 2 de estos puertos. La razón es simple: ofrecer un slot de expansión adicional que puede ser útil para configurar un SLI de gráficas o para conectar algún periférico que lo requiera. Generalmente todas las placas tienen 2 de estos slots, más en muchos casos.
  • Más recomendaciones, asegurarse de la compatibilidad con SATA 6 Gbps y USB 3.0, tanto de placa como de chipset. ¿Por qué? Porque estos dos estándares ya se encuentran totalmente implantados en el mercado y se espera que 2011 sea el año de su generalización en nuestros ordenadores y dispositivos.
  • Otro aspecto importante, aunque no fundamental, es el tamaño de la placa base. El tamaño ‘normal’ es ATX, aunque hay otro bastante utilizado que es el micro-ATX. Ojo con esto, porque puede que estemos eligiendo una micro-ATX de buenas características cuya placa equivalente en ATX sea bastante más barata.

Asus Maximus Gene III

No obstante, la elección de una placa base es un tema tan complicado o más como el del microprocesador. Los modelos de placas base existentes en el mercado se cuentan por decenas y también gozan de pocas diferencias entre ellos. Como habréis visto no hemos dado modelos concretos, sino consejos más generales para que el abanico de posibilidades ante la elección final sea lo más reducido posible.

Como siempre, los comentarios están abiertos para todo aquél que quiera aportar su fabricante o modelo favorito, sus experiencias y sus alabanzas o críticas en el mundo de las placas base.

En Xataka | Placas Base.
Imagen | Flickr de Ripton Scott.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos