Compartir
Publicidad

Guía de compras: recomendaciones y consejos para comprar un ordenador portátil

Guía de compras: recomendaciones y consejos para comprar un ordenador portátil
Guardar
82 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hace unos días ya publicamos nuestros consejos y recomendaciones a la hora de comprar un ordenador de sobremesa. Hoy volvemos con una guía cuya idea es similar, pero esta vez nos centraremos en tu nuevo ordenador portátil.

Al ser más cerrados, comprar un ordenador portátil es una tarea que a priori parece mucho más sencilla. No tendremos que elegir todos los componentes, sino seleccionar una buena configuración de entre los cientos que los diferentes fabricantes tienen disponibles. Aún así, las posibilidades son muy amplias, con lo que siempre es bueno seguir algunas indicaciones.

Ya mismo empezamos con nuestra guía de compras: ordenadores portátiles

Hardware en un portátil

Como ya hemos comentado, lo “bueno” de un portátil es que suelen ser configuraciones cerradas que no podemos personalizar a nuestro antojo. Y lo digo entrecomillado, puesto que tiene sus ventajas y desventajas.

Lo positivo es que no tendremos que comernos la cabeza a la hora de elegir exactamente todos y cada uno de los componentes. Es mucho más complejo elegir el modelo de portátil, tanto debido a su tamaño como por el diseño y las funcionalidades que nos puede traer. Lo negativo es que no tendremos una personalización tan amplia como la que podemos encontrar en un ordenador de sobremesa, y estaremos limitados por lo que los fabricantes nos quieran ofrecer en sus catálogos.

Dejando de lado el tamaño, lo cual trataremos luego, los componentes más importantes que deberemos elegir son los siguientes:

  • Microprocesador.
  • Tarjeta gráfica.
  • Memoria RAM.
  • Disco duro.

Aunque un aspecto fundamental es el tamaño, modelo y fabricante.

Elegir un portátil: cuando el tamaño sí es fundamental

Portátiles

A día de hoy, el tamaño de un portátil es posiblemente lo más importante para elegir un buen dispositivo. Hace unos años todo eran 14 y 15 pulgadas, pero en la actualidad nos encontramos con multitud de tamaños posibles, cada uno de los cuales tiene configuraciones de lo más diversas.

Yo dividiría los diferentes tamaños en tres conjuntos:

  • De 12 a 14 pulgadas: desde mi punto de vista los mejores, más cómodos y más eficientes. Cuentan con procesadores de verdad cuya potencia es más que suficiente para las tareas que podemos realizar en un ordenador. Son pequeños, ligeros y muy cómodos, y además cuentan con autonomías realmente altas.
  • 15 pulgadas: es el tamaño estándar para un ordenador portátil, del que más modelos hay. Desde mi punto de vista son demasiado grandes para tener un ordenador que queremos mover constantemente, aunque a su favor se puede decir que existen modelos de todo tipo y color, tanto con características buenas como con otras que casi dan vergüenza ajena. Suelen ser también los más asequibles.
  • De 16 a 18 pulgadas: hablamos de ordenadores que denominamos portátiles porque tienen batería, pero que más bien son transportables debido a su enorme tamaño. En este rango nos encontraremos auténticas bestias en términos de potencia, pero sacrificando la duración de la batería. Aunque suelen ser muy caros, pueden ser una buena opción para el usuario que quiera un ordenador de sobremesa normal y que sólo vaya a moverlo en ocasiones muy puntuales.

Antes de empezar… ¿realmente necesitas un portátil?

Los portátiles están de moda, y es por ésto por lo que existe una gran confusión en cuanto a la potencia de un portátil en comparación con la de un ordenador de sobremesa.

Un portátil es mucho menos potente que un ordenador de sobremesa en todos los aspectos.

Si lo que buscas es una máquina potente, para jugar o ejecutar aplicaciones de corte profesional, entonces un ordenador de sobremesa es tu solución. Échale un vistazo a la respectiva guía de compras si finalmente te decantas por esa opción.

En general, un portátil es mucho más caro que un sobremesa si hablamos en términos de rendimiento/precio. En otras palabras, podemos comprar dos ordenadores, uno sobremesa y otro portátil por el mismo precio, pero el sobremesa siempre será muchísimo más potente que el portátil. Es decir, que si buscas potencia entonces huye de los portátiles y acude a un sobremesa. También tienen otras ventajas, como la personalización máxima o la posibilidad de ampliación en un futuro, cosa que en los portátiles es algo muy limitado.

También hay mucha gente a la que un ordenador portátil le puede venir bien en vez de un ordenador de mesa. Un portátil es mucho más pequeño y compacto, y sobretodo, no tiene tantos cables. Si lo que quieres es un ordenador para navegar por Internet y poco más, un portátil puede ser una magnífica solución, te ocupará un espacio bastante reducido y sin el siempre molesto cableado de un ordenador de sobremesa.

El microprocesador del portátil

Intel Arrandale

Entramos ya con el hardware puro de un ordenador portátil, y empezaremos con la pieza clave de todo ordenador: el microprocesador.

A pesar de que existen procesadores para portátil de los dos grandes fabricantes, Intel y AMD, sólo uno de ellos está dominando esta parte del mercado.

Intel tiene unos magníficos productos, muy por encima de lo que llegan a alcanzar los de AMD. Además, sus últimos procesadores de la familia Core i están recién estrenados en el mercado, y son de lo más interesante que hay.

Intel Core i5 GPU
Los Intel Core i3, i5 e i7 son procesadores excelentes, que siguen el proceso de fabricación de 32 nanómetros e integran GPU en el mismo chip en la mayoría de los casos. No obstante, sobre la GPU y las capacidades gráficas hablaremos más adelante.

Podemos elegir el microprocesador de nuestro portátil dependiendo de tres categorías:

  • Intel Core i3 para ordenadores en los que no necesitemos una excesiva potencia. Un Core i3 funciona a la perfección con las tareas más convencionales: navegar por Internet, paquetes de ofimática e incluso determinados videojuegos. Eso sí, no le exijamos mucho porque es una gama de procesadores con la que se pretende mantener un bajo consumo (que equivaldrá a una larga autonomía) a la par que una potencia decente, pero no sobresaliente.
  • Intel Core i5 o las gamas bajas de los i7 para ordenadores donde queramos tener algo más de potencia, incluyendo la suficiente como para videojuegos, edición de vídeo o incluso aplicaciones profesionales. Son realmente buenos y una interesante opción para usuarios algo más avanzados.
  • Gamas altas de Intel Core i7 para portátiles cuyos usuarios sean totalmente exigentes con su aparato. En otras palabras, si lo que quieres es el portátil más potente del mercado, entonces su procesador tendrá que ser un Core i7.

De todas formas, el mercado y los propios fabricantes sólo ofrecen determinados modelos de procesadores según el tamaño del portátil:

  • Intel Core i3 para portátiles sobre las 13 pulgadas.
  • Intel Core i3, i5 o i7 para portátiles sobre las 15 pulgadas.
  • Intel Core i5 o i7 para portátiles sobre las 17 pulgadas.

En otras palabras: no encontrarás un ordenador de 12, 13 o 14 pulgadas con procesador Intel Core i7, ni una máquina de 18.3 pulgadas con un Intel Core i3. Al menos no a día de hoy.

En la siguiente tabla encontraréis los principales modelos de microprocesadores de la familia Intel Core que hay en el mercado. Todos ellos pertenecen a la última hornada de presentaciones de Intel en Enero, y faltarían añadir algunos modelos que se presentaron allá por septiembre:

Intel Core i7 Mobile Specs

AMD Turion
Muchos os preguntaréis por qué no hemos hablado de AMD. La razón es muy sencilla: en CPUs de portátil AMD está muy por debajo de Intel en todos los aspectos, aunque a lo largo de 2010 esperamos una nueva familia de micros de AMD para este campo.

Sí existen unos cuantos modelos de portátil que utilizan procesadores de AMD, aunque son bastantes pocos en comparación con la enorme mayoría que supone el uso de los modelos de Intel. ¿Sirven para algo los chips de AMD en portátil? Aunque mi recomendación sería ir a por un procesador Intel, uno de AMD puede ser muy válido si lo que buscamos no es una gran potencia.

Tarjeta gráfica

NVidia GPU

En tarjetas gráficas la cosa se complica respecto de los ordenadores de sobremesa. En ellos, la soberanía plena es para ATi, mientras que aquí está mucho más reñido. ATi 5000 Series y NVidia GT300 ya están en el mercado, aunque la opción de ATi es mucho más mayoritaria y se encuentra con mayor facilidad en el mercado.

¿Cuál elegir? Antes de nada tenemos que plantearnos la necesidad de una buena tarjeta gráfica en un portátil.

Mi opinión es rotunda y radical: las tarjetas gráficas en portátiles son totalmente prescindibles, y con una integrada tendremos más que suficiente, salvando unas pocas excepciones que dependerán del uso que vaya a darle el usuario.

Si quieres un portátil para jugar o para trabajar en el renderizado 3D, entonces sí tendrás que optar por una buena GPU. De lo contrario, si eres un usuario normal que juega con su consola o su sobremesa, o que trabajas en el sobremesa con 3DMax o Autocad y usas el portátil para leer el correo y editar texto, entonces con una gráfica integrada tendrás potencia de sobra.

No necesito una gran potencia, quiero una GPU integrada

Intel GPU

Lo tienes fácil: la GPU de los procesadores Intel Core es excelente. Con ella podrás realizar el 90% de las tareas de una forma eficaz y totalmente fluida, incluyendo la reproducción de contenido en alta definición (sí, 1080p también) e incluso algunos videojuegos bien configurados.

Y fin, ya que no hay más opciones.

Necesito mucha potencia, quiero una GPU dedicada

NVidia ATi

Me complicas las cosas. Lo primero, ¿ATi o NVidia?.

Hay que reconocer que ambos fabricantes están a la par, ofreciendo funcionalidades y un rendimiento excelente para un ordenador portátil. A favor de NVidia, la compatibilidad nativa con CUDA y PhysX, mientras que ATi tener precios más asequibles.

NVidia 360M
Un aspecto importante es que la numeración se mantiene dependiendo del nombre del modelo. Entender esto es tan sencillo como decir que la ATi 5870 es más potente que la 5850, la cual a su vez es más eficiente que la 5650, y ésta mejor que la 5450. En NVidia ocurre una cosa similar.

Sin embargo, el principal problema viene cuando intentamos enfrentar un producto ATi con uno de NVidia, cosa que rara vez se da en un mismo modelo de portátil (por ejemplo, un Dell Inspiron 15 sólo permite elegir entre gráficas de ATi o de NVidia, pero no entre las dos a la vez).

En éste punto la respuesta es muchísimo más compleja de lo que parece, y sería necesario tratar cada caso de forma individual. De forma muy general podrían diferenciarse las siguientes tres gamas.

  • ATi 5450 y NVidia 310M son gamas bajas, más potentes que una integrada pero que desde mi punto de vista no merecen la pena.
  • ATi 5650 y NVidia 330M, unas gamas medias más que dignas y que podrán con casi todo lo que las eches. Están realmente bien, y existen portátiles que las usan por precios más o menos asequibles.
  • ATi 5870 y NVidia 360M, con ellas conseguirás la mayor potencia existente en un ordenador portátil. Si quieres jugar a la mayor calidad, debe ser tu elección.

ATi Mobility
Aunque en realidad cada uno de estos tres puntos engloban a su vez otros muchos modelos, es una generalización válida para entender a de un rápido vistazo cómo es el panorama de las gráficas en los ordenadores portátiles.

También es necesario comentar que es complicado encontrar portátiles de 13 pulgadas con gráficas dedicadas, aunque alguno existe si nos vamos a gamas muy altas. En tamaños mayores es mucho más sencillo, aunque también tendremos dificultades en encontrar uno de 15 pulgadas con una 5870 o una 360M, dos gráficas de gama alta que por ejemplo están casi limitadas a su uso en ordenadores de 17 pulgadas o más. Por ésto comentábamos antes que elegir el tamaño es fundamental para luego poder tener un mayor abanico de posibilidades en los distintos componentes.

Memoria RAM

Kingston HyperX

Lo tenemos fácil, pues los ordenadores portátiles suelen incluir de serie los 4 GB de RAM.

¿Necesitamos más? Con los sistemas operativos actuales y las aplicaciones que tenemos, no. De hecho, 2 GB es suficiente para la gran mayoría de tareas. Podríamos ampliar a 6 u 8 GB, pero el precio que los fabricantes piden es excesivamente alto por una cantidad de memoria a la que no le vamos a sacar partido en absoluto.

Disco duro

WD Scorpio Black

En la elección del disco duro ocurre algo similar a lo que hemos visto en la memoria RAM. Salvo unas pocas excepciones los portátiles suelen tener un único disco duro, con lo que la elección del disco duro en u portátil depende de dos únicas variables:

  • Capacidad: ¿cuánto necesitamos? 500 GB es a día de hoy una cifra bastante habitual de encontrar, aunque algunos modelos ofrecen más y otros algo menos. Piensa en si realmente necesitas una capacidad tan alta.
  • Velocidad de giro: generalmente nos encontraremos con discos de 4.200 o 5.400 rpm, aunque en algunos casos podremos tener 7.200 rpm. Ten en cuenta que a mayor velocidad obtendremos un mayor rendimiento, pero el consumo energético es mayor y nuestra batería durará menos.

Un punto a tener en cuenta son los SSD. Estas unidades están empezando a tener una importancia cada vez mayor, aunque los fabricantes aún no las utilizan ni permiten su configuración más que en unos pocos modelos. Por ahora no entraremos en mayor detalle, pero en un futuro próximo (1-2 años) jugarán un papel fundamental en nuestros ordenadores portátiles.

Otros

notebook Battery

Algunos otros componentes no tan fundamentales pero que sí pueden tenerse parcialmente en cuenta:

  • Conectividad: generalmente todos los portátiles incluyen WiFi y bluetooth, con lo que no deberemos preocuparnos por estos aspectos. Adicionalmente podemos buscar equipos con eSATA o USB 3.0, que poco a poco ya empiezan a aparecer en el mercado.
  • Batería: lo más usual es encontrarnos con portátiles cuya batería es de 3 o 6 celdas. Adicionalmente podemos comprar una de 9, más grande pero con una duración mucho mayor. Si necesitas una autonomía máxima es una opción a tener en cuenta, aunque os adelanto que no son nada baratas.
  • Fabricante: es una elección fundamental. Tenemos que elegir un fabricante con el que nosotros estemos cómodos, y que además sepamos que de buenos resultados, ya se por conocidos o por análisis por la red. Cada uno tenemos nuestros favoritos.
  • Garantía: prácticamente todas las tiendas ofrecen garantías adicionales y seguros, más allá de los dos años que por ley el fabricante está obligado a dar. Dale una pensada, aunque yo no soy muy partidario de este tipo de sacacuartos y considero que con un poco de cuidado cualquier portátil puede tener una vida mucho más longeva.

Consejos para comprar un ordenador: conclusiones

Packard Bell dot m

Finalizamos ya nuestros consejos y recomendaciones para comprar tu nuevo portátil con algunos detalles generales:

  • Piensa bien qué tipo de portátil quieres, dependiendo del uso que le vayas a dar: pequeño o grande, esa es la base para luego elegir el resto de componentes.
  • Los últimos procesadores Intel Core i3, i5 e i7 son excepcionales en comparación con el resto del mercado. Yo la considero la mejor opción.
  • Coge un portátil bonito y de buen diseño. Si puedes, pruébalo antes para comprobar la comodidad del teclado y cómo se comporta.
  • Una buena funda o maletín es fundamental. A mi particularmente me encantan las fundas de neopreno.

No obstante, cada portátil debe ajustarse a las necesidades de su usuario, igual que ocurre con prácticamente cualquier gadget. Hay que tener muy en cuenta que no existe el portátil perfecto para todo el mundo.

Como siempre, los comentarios están abiertos a cualquier tipo de sugerencia o consejo adicional que queráis ofrecer.

En Xataka | Guías de compras.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos