Compartir
Publicidad
Publicidad

ATi HD Radeon 4850 y 4870

ATi HD Radeon 4850 y 4870
Guardar
10 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Tiempo antes de que ATi lanzase las Radeon HD 4850 y 4870 al mercado, muchos estábamos bastante preocupados por saber si su rendimiento estaría o no a la altura de, al menos, las 9 Series de NVidia. Parece que su lanzamiento no defraudó, ofreciendo un rendimiento notable con precios más asequibles que las gráficas NVidia que ya vimos cómo habían bajado los precios oficialmente.

En esta entrada vamos a describir un poco los dos nuevos modelos que ATi ha lanzado al mercado hace unas pocas semanas. Son las ATi Radeon HD 4850 y 4870, dos gráficas de gama media-alta con las que AMD quiere jugar en el ámbito del rendimiento/precio.

Ambas gráficas están basadas en la GPU ATi RV770, con conexión PCI-E x16 y memoria GDDR3 en el caso de la 4850, y GDDR5 (las primeras que montan este tipo de memoria) en la 4870, en cantidades que dependen del fabricante que haya montado la placa.

Tal y como también nos ocurrió con las nuevas GTX de NVidia, las 4000 Series de ATi también necesitan alimentación extra, y aunque la 4850 es larga pero no ocupa doble slot, la 4870 requiere espacio adicional.

¿Dónde está la diferencia de ATi respecto de NVidia?. Mientras NVidia está demostrando su potencia máxima, ATi, que recordemos tiene detrás a AMD, ha conseguido una excelente relación calidad/precio, pudiendo encontrar gráficas de rendimiento muy similar al de algunas gráficas NVidia por unos 100 euros más baratos.

ATi Radeon HD 4850

La 4850 es menos potente que su hermana mayor, la 4870. La primera la podemos encontrar por unos 170 euros, dependiendo del fabricante, mientras que la segunda llega a los 240 o 250, también dependiendo de tienda y modelo. Son precios muy asequibles para gráficas que ya demostramos que tienen rendimientos muy cercanos a la 9800 GTX y la GTX 280, y para alguien que vaya a utilizar el ordenador algo más que para usar el Word, le merecerá la pena.

Como los precios de ambos modelos no son tan altos como algunos otros modelos de la competencia, también podemos pensar en instalar un CrossFire de 4850 o 4870, que viene a ser un par de gráficas sobre la misma placa. Esta configuración, similar al SLI de las NVidia, puede salirnos por unos 400 o 500 euros aproximadamente dependiendo de los modelos escogidos, y es una opción para los que no tengan suficiente potencia con una sola gráfica. Por ejemplo, se pueden ver unos benchmarks de unas 4850 en Crossfire en Guru3D, donde se demuestra que la ganancia de fps depende del videojuego al que juguemos, y no sólo del sistema. En el Call of Duty 4 se llega a duplicar el rendimiento de una gráfica, mientras que por ejemplo en el Crysis la diferencia es bastante pobre.

Force 3D HD Radeon 4850

Como en otras ocasiones, hay que tener en cuenta que para instalar una gráfica de nueva generación, sea ATi o NVidia, siempre es recomendable tener una máquina actualizada, preferiblemente con un procesador al menos de doble núcleo, un par de gigas de RAM, y un chipset decente. Si cumplimos estos requisitos, el rendimiento que le sacaremos a la nueva tarjeta gráfica será mucho mayor que si actualizamos un ordenador de hace unos cuantos años con una gráfica nueva.

Con el repaso que el lunes le dimos a las gráficas NVidia y con este pequeño resumen de lo que ya hemos hablado de ATi, la próxima entrada será un pequeño resumen y algunos consejos sobre lo que al fin y al cabo más nos interesa: ¿qué tarjeta gráfica de nueva generación comprar?

Más información | ATi.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos